Diputadas "chocan" por medida sobre violencia política de género

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 17 (EL UNIVERSAL).- Diputadas locales del PAN y Morena 'chocaron' por una medida cautelar dictada por el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) en contra del Grupo Parlamentario de Morena por violencia política de género.

Hace unos días, la Comisión de Quejas del IECM dictó una medida cautelar en contra del Grupo Parlamentario de Morena y del diputado Nazario Norberto por una supuesta violencia política de género en contra de la legisladora panista Luisa Gutiérrez.

Diputadas de Morena, en voz de su coordinadora Marta Ávila, precisaron que esta resolución aplica a todas y todos los diputados de su partido en condición de agresores y revictimizadores de una diputada.

Precisó que esta medida cautelar les ordena a que se abstengan de realizar cualquier conducta intimidatoria, de molestia o cualquier otra que menoscabe la dignidad o afecte la integridad física, emocional, moral o patrimonial de la denunciante.

"La decisión vil, de responsabilizarnos de estas acusaciones, tan graves, pero infundadas, solo puede encontrar motivación en la venganza, en intereses políticos y personales y, posiblemente, en el tráfico de influencias con el Instituto Electoral de la Ciudad de México. Estos infames y calumniosos señalamientos realizados por una diputada no concitan sororidad, a pesar de que diputadas de nuestro grupo parlamentario brindaron esa misma sororidad a la denunciante", apuntó durante la sesión de este jueves.

Asimismo, dejó claro que como Grupo parlamentario no han atentado contra la dignidad de ninguna diputada, y que personalmente y, como mujer, se siente apenada y lamenta mucho que este tipo de acciones y prácticas lastimen severamente la credibilidad de mujeres denunciantes víctimas de diversas violencias.

Como respuesta, Luisa Gutiérrez, quien fue arropada por sus compañeras de partido, lamentó que Morena la revictimice.

"La posición que adoptan es bajo cualquier perspectiva misógina, cobarde, violatoria de mis derechos, y sobre todo sienta un precedente terrible en un país en el que, de por sí, las mujeres no denuncian las agresiones sexuales que sufren por miedo a que su denuncia no prospere, en el mejor de los casos, y a que sufran represalias, en el peor", puntualizó.