El dinero corre durante Art Basel y Miami Art Week. Los negocios locales también se benefician

Un auto deportivo se detiene frente a uno de los kioscos de un valet parking del Miami Design District y salen seis personas, dispuestas a recorrer una de las zonas más efervescentes de la ciudad. De inmediato les entregan una guía que detalla las instalaciones artísticas, murales, esculturas y galerías que ofrecen una programación especial en Miami Art Week, que comenzó el 28 de noviembre y se extiende hasta este domingo 4 de diciembre.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

A unos pasos están las boutiques de Gucci, Fendi, Dior y Balenciaga y otras firmas de moda de alcance mundial. Se escucha a los paseantes hablar en italiano y portugués; un saxofonista toca frente a una de las galerías que inaugura exposición el primero de diciembre y los animales azules del artista Marcantonio –parte del proyecto Love impulsado por Armani– están en varias plazas de una de las zonas comerciales más exclusivas de Miami.

Marcas como Bulgari, Dior, Pucci y Hublot tienen sus boutiques en Palm Court en el Miami Design District, donde el proyecto Love de Armani, realizado por el artista Marcoantonio, se ubica junto a la esfera de Buckminster Fuller, Fly’s Eye Dome, que se expone durante Miami Art Week.
Marcas como Bulgari, Dior, Pucci y Hublot tienen sus boutiques en Palm Court en el Miami Design District, donde el proyecto Love de Armani, realizado por el artista Marcoantonio, se ubica junto a la esfera de Buckminster Fuller, Fly’s Eye Dome, que se expone durante Miami Art Week.

Es la semana en que las celebridades gastan millones en Art Basel y que entrar en el tráfico, ya de por sí congestionado de Miami, es una pelea en una pista de carreras. También son esos días en que los negocios, desde los más grandes hasta los kioscos y food trucks, experimentan un tráfico que, si no trae grandes ganancias, al menos les permite presentar nuevos productos, exponer marcas y darse a conocer a un público internacional.

Más de un millón de visitantes se espera que pasen por el Aeropuerto Internacional de Miami hasta el 6 de diciembre, según el Miami Convention and Visitors Bureau. La ocupación hotelera se calcula que sobrepase el 80 por ciento y las habitaciones tienen un precio promedio de $670.

No es difícil comprobar que Art Basel crea un entorno de abundancia y de interés en lo que ofrece esta ciudad que llega mucho más allá de Miami Beach.

“Behind the Curtain’, de Spiridonakou, en el Miami Design District, donde se unen la moda y el ballet en el trabajo de la diseñadora y ex bailarina Andrea Spidonakos.
“Behind the Curtain’, de Spiridonakou, en el Miami Design District, donde se unen la moda y el ballet en el trabajo de la diseñadora y ex bailarina Andrea Spidonakos.

En estos días parece que hay una competencia por mostrar quién tiene más. Floyd Mayweather se ha gastado $1.7 millones en obras de Andy Warhol, Alexander Calder y Robert Indiana; Rihanna y A$AP Rocky alquilaron un restaurante de South Beach para ellos solos y una ATM en medio de Art Basel invita a los asistentes a sacar dinero para establecer un ranking de los más acaudalados. Los resultados se presentan en una pantalla a la vista de todos. Es la pieza de arte ATM Leaderboard, de un colectivo de artistas de Brooklyn.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En esta avalancha de billetes que parece tocarlo todo hay más oportunidades para los negocios. Douglas Elliman Development Marketin regresa por noveno año a Art Basel para mostrar su portafolio de propiedades de lujo. Panther Coffee promociona sus nuevas latas de bebidas frías to-go –el año pasado las ventas subieron 53 por ciento en su sede de Wynwood durante la Semana del Arte– y el carrito de helados japoneses Japow, en una plaza junto a una supertienda de Gucci en la calle 41 y la avenida primera del NE, encanta a una buena cantidad de paseantes.

“Las personas están buscando experiencias nuevas, están abiertas a conocer diferentes restaurantes y comidas, y eso nos ayuda mucho durante Art Basel”, dijo la dueña de Japow, Lily Naranjo.

María Elena Fonseca sirve helado japonés en el carrito de Japow en el Miami Design District durante la semana de Art Basel, cuando los negocios reciben más clientela y pueden presentar sus productos a un público internacional.
María Elena Fonseca sirve helado japonés en el carrito de Japow en el Miami Design District durante la semana de Art Basel, cuando los negocios reciben más clientela y pueden presentar sus productos a un público internacional.

Esa noche Naranjo estaba de paseo por una de las ferias de arte, pero habló por teléfono con el Nuevo Herald gracias a la gestión de su empleada, María Elena Fonseca, que además explicó el proceso para hacer este hielo raspado japonés que se llama kakigori.

A la pregunta de cuál recomienda, Fonseca ofrece el Matcha Cake, que lleva un topping de espuma de coco vegana y almendras. El menú de sabores muestra “una montaña de pasiflora”, una “avalancha de piña”, un helado de dulce de brownie y otro de chocolate.

Desde la escultura ‘Patria y Vida’ hasta un orbe en el Hotel Betsy, los hoteles de Miami Beach muestran su arte

El carrito blanco de Japow está en el Miami Design District desde el 2019, dice Naranjo, contando que la idea surgió de sus frecuentes viajes a Hawai.

Lily Naranjo, propietaria de Japow, dijo que se inspiró para el negocio establecido en Miami Design District al hacer contacto con la colonia japonesa en Maui, Hawai.
Lily Naranjo, propietaria de Japow, dijo que se inspiró para el negocio establecido en Miami Design District al hacer contacto con la colonia japonesa en Maui, Hawai.

“Originalmente me gustaba mucho el raspado de hielo hawaiano, pero me conecté con la comunidad japonesa en la isla de Maui y empecé a desarrollar mis kakigoris”, dijo Naranjo.

Otro food truck, Yoso Sushi and Poke, también de comida japonesa con una variedad de sushis y de tartate de atún o salmón, tiene una audiencia cautiva en la esquina de la calle 41 y la avenida 1 del NE.

Yoso Sushi and Poke, uno de los negocios del Design District que estaba muy concurrido durante la semana del arte en Miami.
Yoso Sushi and Poke, uno de los negocios del Design District que estaba muy concurrido durante la semana del arte en Miami.

Dos jóvenes en una de las mesas de picnic debajo de la instalación Music Pavillion, de Frei Otto, conversan sobre lo “busy” que están estos días. Cuando terminan de comer, al levantarse es que se nota que llevan puesto delantales negros. Son camareros en los restaurantes de la zona.

Hay muchos empleados trabajando, como el señor que va con un carrito recogiendo la basura, cerca de una de las piezas de la instalación de Germane Barnes, Rock/Roll, con piezas de colores dispersas por todo el distrito de diseño.

Un trabajador que se ocupa de mantener la limpieza en el Miami Design District pasa junto a una de las esculturas del artista Germane Barnes, que están en numerosos puntos del distrito del diseño en el noreste de Miami durante la semana del arte.
Un trabajador que se ocupa de mantener la limpieza en el Miami Design District pasa junto a una de las esculturas del artista Germane Barnes, que están en numerosos puntos del distrito del diseño en el noreste de Miami durante la semana del arte.

Mientras, un grupo de personas se toma selfies y fotos junto a una instalación permanente de Paula Crown, Jokester 2, un gigantesco vaso de plástico machucado que invita a abandonar el uso de recipientes de este material por el daño al medio ambiente.

Como la esfera transparente que está en el Palm Court, el duomo del arquitecto Buckminster Fuller, Jokester 2 es parte de la colección de arte público en las calles del Design District que se puede apreciar todo el año.

La tienda de relojes Hublot es una de las que está en Palm Court, junto a las boutiques de Pucci y Dior.

Corby Heath (al frente), vendedor de la tienda de relojes Hublot, dijo que para la firma es importante darle más exposición a la marca durante Art Basel.
Corby Heath (al frente), vendedor de la tienda de relojes Hublot, dijo que para la firma es importante darle más exposición a la marca durante Art Basel.

Corby Heath, uno de los vendedores que atienden la sala, explica que para la firma lo fundamental no es cuantificar las ventas durante Art Basel, sino reforzar la marca y el estilo de vida que quieren recrear para su clientela.

“Es muy importante para la marca tener una presencia en Art Basel, por eso tenemos Hublot Love Football, Hublot Love Art”, dice Heath sobre dos campañas que están en consonancia con la Copa del Mundo en Catar y las ferias de arte en Miami.

Si en algún lugar se refleja la intensa actividad que hay en el Design District durante Miami Art Week es en los puntos donde funciona el valet parking de la compañía Reef, que atiende el distrito.

El servicio resulta casi imprescindible en un momento en que los estacionamientos como Museum Garage, una obra de arte en sí mismo del arquitecto miamense Terence Riley, se van llenando a capacidad desde por la mañana.

“Tengo alrededor de 80 empleados de valet parking, y esta semana traemos unos 60 extra”, dijo Evelgis Acosta, de Reef Parking.

“Estamos bastante ocupados porque los restaurantes y tiendas están haciendo eventos y vienen celebridades”, añadió Acosta, explicando que en las mesas junto al valet parking se entregan las guías que listan los restaurantes, tiendas e instalaciones de arte para que los visitantes puedan elegir lo que les interesa.

Jokester 2, de Paula Crown, instalación en la esquina de la calle 40 y la avenida 1 del NE en el Miami Design District.
Jokester 2, de Paula Crown, instalación en la esquina de la calle 40 y la avenida 1 del NE en el Miami Design District.