Barcelona respira: en medio de las malas noticias, le ganó con lo mínimo a Dinamo y depende de sí mismo en la Champions League

·4  min de lectura
Ansu Fati festeja el único gol del partido que le dio el triunfo a Barcelona ante Dinamo Kiev
SERGEI SUPINSKY

Una sonrisa entre tanta amargura. Barcelona se recuperó en Ucrania luego de una semana turbulenta y derrotó por 1 a 0 a Dinamo de Kiev, en uno de los duelos por la cuarta fecha de la Champions League. Ansu Fati, el nuevo heredero de la número 10, y que le dedicó el gol a Sergio Agüero, fue el autor del único tanto del partido que lo tuvo como protagonista, pero que al final sufrió con algunas llegadas de su rival. La salida del DT Koeman y la arritmia del Kun Agüero fueron golpes duros en el equipo español los últimos días, por eso, esta victoria sirve para aliviar el panorama.

Los catalanes debían ganar para seguir con vida en la competencia y no solo cumplieron con la victoria, sino que aprovecharon la dura derrota de Benfica frente a Bayern Munich por 5 a 2. La combinación de resultados colocó a los Blaugranas en la segunda posición del grupo y ahora dependen de sí mismo para acceder a los octavos de final. Lo cierto es que los dirigidos por Sergi Barjuán tendrán que jugar el próximo 23 de noviembre frente a los portugueses en su estadio con la posibilidad de sellar la clasificación. Una verdadera final, porque en la última fecha los catalanes deberán visitar en Alemania a Bayern Munich.

Jordi Alba traslada la peloa durante el partido de la Champions League entre Dinamo Kiev y Barcelona
SERGEI SUPINSKY


Jordi Alba traslada la peloa durante el partido de la Champions League entre Dinamo Kiev y Barcelona (SERGEI SUPINSKY/)

Durante los primeros minutos del partido Barcelona fue el claro dominador del partido. Las llegadas de Ansu Fati y también de Memphis Depay, fueron las claras muestras de que el equipo español sentía la obligación de tener que llevarse los tres puntos.

Sin embargo, con el transcurso de los minutos, los españoles dejaron de ser profundos. Tuvieron el control de la pelota, de la posesión y además pisaron el área en varias ocasiones, aunque sin el peligro con el que lo hicieron en el arranque.

Lo mejor del partido

Dinamo aprovechó los espacios y un rival con una defensa adelantada para salir de contraataque. Primero, Ter Stegen salvó un remate de Carlos de Pena con la pierna. Minutos después, Mykola Shaparenko quedó mano a mano con el arquero y falló en su definición.

A pocos minutos del cierre de la primera parte el equipo de Sergi Barjuán tuvo una situación clara e insólita. Un centro desde la derecha fue directo a la cabeza del juvenil Nico González, que cabeceó con destino de gol, pero su propio compañero Memphis Depay se interpuso y la pelota no ingresó al arco. Al cabo de los primeros 45 minutos, el visitante mereció un poco más.

Jordi Alba lucha por la pelota con Serhiy Sydorchuk durante el partido de UEFA Champions League que disputan el Dynamo Kiev y el Barcelona
SERGEI SUPINSKY


Jordi Alba lucha por la pelota con Serhiy Sydorchuk durante el partido de UEFA Champions League que disputan el Dynamo Kiev y el Barcelona (SERGEI SUPINSKY/)

La segunda parte comenzó similar a lo que fue el arranque del partido. Barcelona fue dueño de la pelota, pero sus llegadas no fueron tan punzantes como en el inicio. A los 18, una situación de riesgo terminó en una supuesta falta sobre Ansu Fati. El árbitro del partido, Ovidiu Hategan, cobró penal, pero luego de la revisión en el VAR cambió su fallo.

Sólo pasaron seis minutos para que Barcelona tome respiro en el partido y también en la Champions League. La jugada comenzó con Mingueza enviando un centro al área, un desvío por parte de un defensor de Dinamo Kiev le quedó a Ansu Fati, que con un derechazo infernal sacudió el arco para establecer el 1 a 0.

El juvenil, que desde su regreso a las canchas tras su lesión disputó 7 partidos y anotó 3 tantos, le dedicó el festejo de su gol a Sergio Agüero con la típica seña que hace el argentino con su mano. Además, en declaraciones tras el encuentro, expresó: “La dedicatoria es para el Kun por lo que le pasó; nos aporta mucho y ahora va a estar un tiempo parado. La victoria va para él y ojala este pronto con nosotros”.

Tras el gol, Barcelona no fue el mismo. Perdió la pelota ante un equipo que sin ideas iba al frente. Una enorme salvada de Ter Stegen a 10 minutos del final fue la única llegada que tuvo el equipo ucraniano, que en cuatro partidos sumó una unidad y convirtió un solo tanto.

Barcelona sigue vivo. A partir de este envión será momento de buscar enderezar su rumbo en la Liga de España, en la que merodea la mitad de la tabla con apenas 16 unidades en 11 partidos disputados. Luego vendrá el parate por la fecha FIFA para encarar la última parte del año con jugadores recuperados y, quizás, comenzar 2022 con un nuevo entrenador y las ilusiones renovadas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.