Dinamarca se encamina al primer juicio político en 3 décadas contra la exministra de Integración

Agencia EFE
·2  min de lectura

Copenhague, 14 ene (EFE).- Dinamarca se encamina a su primer juicio político en tres décadas después de que este jueves se haya confirmado que una mayoría parlamentaria apoya un proceso contra la controvertida exministra de Integración liberal Inger Støjberg.

Tanto el Partido Socialdemócrata, en el poder, como el Partido Liberal, las dos principales fuerzas políticas, anunciaron que apoyarán la moción para procesar a Støjberg cuando esta sea sometida a votación a principios del mes que viene.

Una comisión parlamentaria había concluido hace unas semanas que Støjberg dio instrucciones ilegales a sus subordinados y mintió al Parlamento en un caso relacionado con la separación de los cónyuges en matrimonios entre menores de edad de solicitantes de asilo.

Støjberg anunció en febrero de 2016 en un comunicado, en medio de la crisis de refugiados en Europa, que todos los matrimonios de peticionarios en los que uno de los cónyuges fuese menor debían ser separados sin excepciones y llamó expresamente a la Dirección General de Extranjería para que se ejecutasen sus instrucciones.

La medida afectó a 23 parejas, la mayoría compuestas por personas de edades similares, aunque Støjberg había denunciado en su día que había muchas formadas por niñas y hombres mucho mayores.

Tras ganar una pareja el caso en los tribunales, el Defensor del Pueblo investigó el caso y concluyó que Støjberg había ignorado las advertencias de su departamento de que podía haber una ilegalidad, la misma resolución a la que llegó luego una comisión parlamentaria.

IMPULSORA DE CONTROVERTIDAS LEYES

El caso provocó hace semanas la dimisión como vicepresidenta del Partido Liberal de Støjberg, forzada por el secretario general, Jakob Ellemann-Jensen, con quien meses antes se había disputado el liderazgo de la principal fuerza opositora.

Ellemann-Jensen aseguró hoy que no había otro camino que apoyar el proceso, aunque dio libertad de voto a sus diputados, mientras Støjberg se mostró "decepcionada" y aseguró que volvería a hacer lo mismo, aunque admitió haber cometido "fallos".

Inger Støjberg fue cara visible de la dura línea en inmigración del gobierno de derecha de Lars Løkke Rasmussen (2015-2019), lo que la convirtió en una figura muy controvertida y popular en Dinamarca.

Durante sus años como ministra impulsó leyes como la de confiscar bienes a los solicitantes de asilo y el proyecto de confinar en una isla a criminales extranjeros pendientes de expulsión.

PENAS DE HASTA DOS AÑOS DE CÁRCEL

El proceso político contra Støjberg (equivalente al proceso de destitución o "impeachment" en Estados Unidos), que se enfrenta a hasta dos años de cárcel si es condenada, sería el sexto en la historia de Dinamarca, en la que solo dos casos acabaron en condena.

El último precedente se remonta a 1995, cuando el exministro de Justicia conservador Erik Ninn-Hansen fue condenado a cuatro meses de prisión incondicional por haber negado la reagrupación familiar a refugiados tamiles, un caso que años antes había causado la dimisión del entonces gobierno del también conservador Poul Schlüter. EFE

alc/jam/ig

(c) Agencia EFE