Dinamarca le canta a reina Margarita en 80 cumpleaños marcado por coronavirus

·5  min de lectura

Copenhague, 16 abr (EFE).- Desde balcones, parques, patios o el salón de su casa, manteniendo la distancia social y evitando aglomeraciones, miles de daneses le cantaron hoy a la reina Margarita II por su 80 cumpleaños, en una iniciativa popular difundida por las redes sociales que pretendía compensar la suspensión de un amplio programa de actos oficiales por la pandemia de coronavirus.

El cumpleaños de Margarita -48 años en el trono, una cifra solo superada por Christian IV (1588-1648)- suele ser una celebración popular, que tiene su punto culminante cuando la reina (primero sola y luego con su familia) sale a saludar a mediodía al balcón del palacio de Amalienborg en Copenhague a miles de personas concentradas entre hurras y ondear de banderas.

Pero el coronavirus obligó a la Casa Real danesa a cancelar un programa especial que incluía además exposiciones, conciertos, cena de gala con la realeza europea y un recorrido en carroza por la capital.

La cancelación inspiró a Kim Bruhn, un diseñador gráfico de Copenhague, a montar un grupo de Facebook para animar a otros daneses a salir a cantarle a la monarca al mediodía para mantener la tradición.

"Me pareció que era una pena que no se pudiera celebrar un día tan importante. Hablé con algunos amigos sobre crear un grupo y difundí la idea. El mismo día, a medianoche, se habían anotado 50.000 personas", explica a Efe Bruhn, que asegura no ser especialmente monárquico, aunque sí partidario de una institución que apoya cerca del 80 % de la población.

Con la ayuda de una conocida asociación que promueve el canto colectivo, la iniciativa multiplicó su popularidad: más de 180.000 personas se agregaron al grupo, 50 organizaciones y empresas dieron su apoyo y la televisión pública DR organizó un programa especial.

En vez de la habitual concentración en Amalienborg, al mediodía los miembros de la Filarmónica de Copenhague y un coro de adultos y niños interpretaron por separado desde sus casas cuatro canciones elegidas por votación popular, mientras miles de personas se unían al canto desde todo el país y subían a las redes sociales sus aportaciones.

"Gracias por las canciones. Ha sido una experiencia fantástica. Le toca a una el corazón", dijo a DR Margarita, que esta tarde pronunciará un discurso, que será televisado, a sus súbditos, según anunció hoy mismo inesperadamente la Casa Real.

VÍDEOS DE NIETOS Y DE LA REALEZA EUROPEA

Sus ocho nietos se apuntaron también a los festejos enviándole un vídeo de felicitación a la reina, a la que despertó el personal del palacio de Fredensborg (al norte de Copenhague y adonde se trasladó hace un mes) con una canción de cumpleaños, informó la Casa Real, que ha documentado el momento con fotos en las que se ve a la monarca en una rara imagen con el pelo suelto.

Y lo mismo han hecho los reyes y herederos de las principales casas reales europeas -entre ellos, el rey Felipe y la reina Letizia-, con un vídeo colectivo en el que felicitan a "Daisy", como se conoce familiarmente a la monarca danesa, bautizada así por su abuela, sueca pero nacida en Gran Bretaña, donde ese es el apelativo común para las "Margaritas".

Algunos de los retratos más emblemáticos de la reina y tres fotos con su hijo mayor, Federico, y el primogénito de este, Christian, han sido difundidas por la Casa Real para celebrar a una figura cuya popularidad se asienta en la vinculación con sus símbolos de una sociedad con elevado grado de homogeneidad y el pragmatismo de la institución para adaptarse a los tiempos.

Margarita Alejandrina Thorhildur Ingrid, nombre completo de la reina, ha sabido mantenerse al margen de grandes escándalos y los que ha tenido los ha resuelto con naturalidad, incluso el serio revés que supuso que su esposo, el príncipe Enrique (muerto hace dos años), renunciase a ser enterrado en el panteón real en la catedral de Roskilde.

Enrique, que nunca había ocultado su insatisfacción con el rol que le había sido asignado y protagonizó varios desplantes públicos, provocó un revuelo en agosto de 2017 acusando en una entrevista a su esposa de tomarlo por "tonto", a la vez que afirmaba su amor por ella, y anunciando en señal de protesta su voluntad de ser incinerado.

Menos de un mes después la Casa Real anunció que el príncipe tenía demencia y que se retiraba de la vida pública, y en febrero del año siguiente, Enrique murió semanas después de ser ingresado por una infección pulmonar.

"Fue su decisión. Era una persona libre. Y lo respeto", dijo meses más tarde Margarita.

UNA REINA CON INQUIETUDES ARTÍSTICAS

A su condición de reina discreta y cercana, Margarita añade otro punto a su favor: sus inquietudes artísticas, que incluyen desde los decorados y el vestuario de ballet, obras de teatro e incluso películas; al diseño de los monogramas de los miembros de la Casa Real o su afición por la pintura.

Y esa prolífica y duradera actividad es apreciada en Dinamarca, sobre todo por su condición de mujer, a pesar de que reputados críticos de arte hayan puesto en duda la calidad artística de sus pinturas, lo que no ha impedido que prestigiosos museos le dediquen exposiciones.

La monarca danesa también se ha atrevido a ilustrar "El Señor de los Anillos" de J.R.R Tolkien y a traducir al danés "Todos los hombres son mortales", de Simone de Beauvoir, y la trilogía sobre la Caída del Imperio Romano de Stig Strömholm.

La jefa de estado con más tiempo en el poder de toda la Unión Europea, tras la salida del Reino Unido, no se pronuncia sobre política, aunque ello no impide que en sus discursos de Fin de Año aproveche para llamar la atención a los daneses sobre algunas cuestiones, con un tono maternalista.

POLÉMICAS DECLARACIONES SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO

Una entrevista concedida a "Politiken", el principal diario danés, ha generado estos días no obstante cierto revuelo, después de que la reina invitara a no entrar "en pánico" por el cambio climático y a poner en duda que su causa principal sean las acciones de los seres humanos, si bien admitió que jugaban un papel importante.

Pero ni ese ni algún comentario algo controvertido, ni su condición de fumadora (aunque ya no lo haga en público), han hecho que se cuestione la figura de Margarita, quien en reiteradas ocasiones ha asegurado que no piensa abdicar y que la condición de reina es "un deber de por vida".

Anxo Lamela

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.