Las dificultades del oficialismo para apuntalar la campaña en el último tramo antes de las PASO

·4  min de lectura
Victoria Tolosa Paz y Leandro Santoro en el acto del Frente de Todos en Tecnopolis
Tomás Cuesta

“Anárquica”, “desordenada”, “reflejo de la gestión” son palabras y definiciones que surgen sobre la campaña electoral del Frente de Todos. Los conceptos emanan desde los distintos actores de la coalición así como desde diferentes analistas y conocedores de la escena política. Las distintas voces consultadas ubican la difusión de la foto de los festejos en Olivos, en plena cuarentena, como el punto que rompió aún más la relación entre las distintas fuerzas que componen el oficialismo, lo que dividió en apariciones y ausencias erráticas a sus principales actores.

Lo que se ve es algo espasmódico y no organizado. Y parece que se olvidaron uno de los axiomas principales de Perón, que decía que la organización vence al tiempo”, deslizó un analista.

Padrón Electoral 2021: dónde voto en las PASO y en las generales

“Nos ayuda Juntos, que tiene más problemas que nosotros”, fue la definición con la que sintetizó el momento que atraviesa la fuerza una fuente de la campaña bonaerense, en diálogo con LA NACION. “Ellos se están matando entre ellos y tienen más frentes que nosotros, eso nos ayuda en este momento”, completó. Tras lo que admitió que se está ante una campaña “desdoblada”, en la que cada espacio de la coalición juega sus propias fichas por su cuenta.

A los conceptos y definiciones se suma la realidad que muestra, entre otros hechos, episodios como los últimos actos que parecieron dejar plasmadas esas dificultades para mostrar la pretendida unidad que desde el oficialismo buscan instalar desde hace meses. El mismo viernes, el presidente Alberto Fernández se mostró en Berazategui acompañado por Sergio Massa y poco después, el gobernador Axel Kicillof estuvo junto a Máximo Kirchner, en la zona norte del conurbano. Mientras que Cristina Kirchner hace días que no aparece públicamente y se espera su reaparición en el cierre, el jueves próximo, en La Plata.

La única candidata presente en ambos actos fue Victoria Tolosa Paz, en lo que fue interpretado como una muestra de equilibrio político en medio de un escenario complejo. Tolosa Paz fue también quien, al empezar la semana, protagonizó una polémica con sus dichos, que en el oficialismo confían en que pudo haber permeado en el sector de los jóvenes, tan esquivo en estos comicios como anhelado por todas las fuerzas políticas.

El manual de campaña

La campaña también tuvo un manual que rápidamente quedó en desuso. Surgido públicamente a comienzos de agosto, la mayoría de las voces consultadas coinciden en señalar como un quiebre en su vigencia, la aparición de la foto de los festejos del cumpleaños de la primera dama, Fabiola Yáñez. Creen que ese fue el punto de inflexión que obligó a un cambio de dirección y fungió como una bifurcación en los caminos de los distintos sectores. “Suerte que el papel es reciclable, porque unos escriben, pero en el medio pasa la realidad y el papel ya no sirve más”, ironizó una fuente.

“Hubo una serie de errores no forzados, falta una cabeza”, admitió otra fuente sobre lo que sucede al interior de la campaña, en las que hay dardos cruzados sobre todo desde el kirchnerismo duro hacia el albertismo.

La foto del cumpleaños de Fabiola Yañez en Olivos, el 14 de julio de 2020
La foto del cumpleaños de Fabiola Yañez en Olivos, el 14 de julio de 2020


La foto del cumpleaños de Fabiola Yañez en Olivos, el 14 de julio de 2020

“Es una campaña peronista, no me vengas con un manual en un contexto político en el que la gente no se puede abrazar con sus viejos hace un año”, completó una fuente de la campaña bonaerense. “Hay que hacer un poco más de peronismo”, agregó. “Andá a decirle a un intendente del conurbano, que son la primera red de contención, que hay que articular con el manual”, completó.

Malestar con el Gobierno y malos presagios para Cristina Kirchner en el control del Senado

A la difusión de la foto le siguió una serie de desaciertos presidenciales que profundizaron el impacto de la imagen y a eso, el propio Fernández, también le sumó otras intervenciones, que complicaron las jornadas. La defensa de la docente de La Matanza que increpó a un alumno que defendió al macrismo, no hizo sino exacerbar los errores sino también la distancia con buena parte de los sectores que componen el Frente de Todos.

Cerca del mandatario lo defienden y consideran que es parte de su personalidad, a quien definen como “un hombre común” y hacen alusión a su frase: “Soy un hombre común y a veces no tengo en cuenta que soy el Presidente y debo dar el ejemplo”.

Sobre la definición, en el peronismo, pero no en el albertismo, también ironizan con el tema: “¿un hombre común? ¿qué hombre común festejó en plena cuarentena el cumpleaños de la mujer con 10 invitados, mozos y una torta de 10 lucas?”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.