Ante las dificultades con los bonistas Axel Kicillof solo busca extender plazos

María José Lucesole

LA PLATA.- El gobierno de Axel Kicillof intenta contener el impacto que tuvo en el mercado la propuesta de extender los plazos de pago de un bono de deuda externa emitido en dólares: "Se está postergando sólo este bono. No es una negociación global", dijo ayer el gobernador. En su entorno se destacó que no se propuso una quita del capital -de 750 millones a pagar en tres veces, entre 2019, 2020 y 2021-. Sólo el aplazo del segundo pago de 250 millones. Del 26 de enero al 1° de mayo.

"Se ha ofrecido no cambiar las condiciones sino posponer el pago" - dijo Kicillof. "Con los intereses que estaban pautados". Es decir la tasa del 10.875%, destacó el gobierno. Es decir, por ahora no se habló de quita, sólo extensión de plazos. Anteayer los el BP21, que se busca refinanciar cayeron un 6,6 por ciento.

Mientras un grupo de acreedores extranjeros ya contrataron un estudio que los represente en la negociación. La firma local será Brochou, Fernández Madero & Lombardi. Esta firma no informó sobre el avance de la negociación, dado que tienen "obligación profesional de confidencialidad".

Los bonos están emitidos con jurisdicción extranjeras. Y en caso de no llegar a un acuerdo los juicios tendrán lugar en Estados Unidos.

El gobierno -que pidió un accionar de buena fe- sabe que no será fácil conseguir consenso del 75 por ciento de los acreedores, que tienen que aprobar la solicitud de consentimiento a los tenedores del bono, emitido en 2011.

No están cuantificados cuántos son los bonistas, pero sí se sabe que un porcentaje está concentrado pero otro porcentaje está disperso. Esto dificulta alcanzar el umbral del 75 por ciento de adhesión al pedido. "Son bonos que cotizan en mercado. En su mayoría en el extranjero. Y el número de bonistas es indeterminado", se informó desde el Poder Ejecutivo.

Este año el gobierno tiene vencimientos por casi 2.900 millones de dólares de deuda. "Esos compromisos no se van a poder honrar como se pautaron" avisó Kicillof ayer. Destacó que sólo un tercio de estos bonos fueron emitidos por los gobiernos anteriores y acusó nuevamente al gobierno de María Eugenia Vidal.

El exministro de Hacienda de la Nación y de la Provincia Hernán Lacunza respondió a Kicillof. "Con los 33 mil de caja que dejó el gobierno anterior, la autorización de deuda por 67.000 millones y 8000 millones de letras más los recursos que provee la ley impositiva provincial y de emergencia nacional, podrían cubrirse los vencimientos de enero para encarar una negociación integral", dijo el ex funcionario.

Mientras Kicillof insistió en culpar al gobierno de Vidal por aumentar la deuda de manera insostenible, Lacunza respondió con un desafío: "El crédito siempre se otorga a futuro, nunca al pasado-dijo. Argentina y la Provincia lo recuperaron en 2015 y terminaron de perderlo después de las PASO. Volver al mercado voluntario para renovar vencimientos depende de la credibilidad que generen políticas futuras", espetó.

Desde el Poder Ejecutivo provincial se buscó acotar el anuncio de reperfilamiento: "No estamos evaluando más que esto", dijo Kicillof. Pero de acuerdo a fuentes del Ministerio de Hacienda "no es la intención abordar el problema pago por pago, sino de manera general, como también la Nacion lo está abordando" se dijo desde el Poder Ejecutivo.

El Gobierno también espera que los acreedores presenten propuestas para refinanciar los vencimientos inmediatos de estos US$250 millones de capital. Pero pagará los 27 millones de pesos correspondientes a intereses, según se precisó.

En cuanto a los nuevos vencimientos pautados hasta marzo el gobierno confirmó que cancelará un vencimiento en euros -que operan el 20 de enero- ya que se trata de interés y no de capital de la deuda.

Este viernes vencen otros 250 millones de dólares de un bono emitido a través del Fondo de Garantía de Sustentabilidad con el Anses, que según se informó ayer serán cancelados.