La dificultad de hallar actores autóctonos en Québec

*La directora de "Una Colonia" habla sobre su acercamiento a las comunidades indígenas 

Por Cristóbal Torres

México, 29 de febrero (Notimex).— Geneviève Dulude-De Celles es una directora de cine con un largo recorrido produciendo trabajos para televisión, pero que en 2018 realizó Una colonia, la cuarta entrega de su filmografía que incluye dos cortometrajes (Chers amis, 2010, y La coupe, 2014) y un documental (Bienvenue à F.L., 2015), teniendo como uno de sus temas más recurrentes la juventud.

      Fue en en su segundo cortometraje, La coupe, en el que trabajó con una protagonista de 12 años; “se encontraba entre dos etapas de su vida: ya estaba dejando la infancia, pero apenas entraba a la adolescencia; eso me dio ganas de retomar un personaje similar para Una colonia”, explicó la realizadora en entrevista con Notimex.

      Este largometraje es un retrato “del paso que hay entre la infancia y la adolescencia”, detalló al señalar que este proyecto nació a partir del trabajo que realizó en Wapikoni Mobile, una institución que a través de talleres y proyecciones busca poner en el mapa a las culturas indígenas de Québec.

      Explicó que en ese sitio “yo capacitaba en cuestiones de cine, iba a comunidades indígenas autóctonas durante un mes para hacer cortometrajes con los jóvenes de ahí”, y esta experiencia le permitió aprender bastante acerca de sus costumbres al grado de que “decidí integrarlo en mi largometraje, de hecho inspiró al personaje de Jimmy, un miembro originario de la tribu Abenaki”.

      Trabajar con jóvenes no fue fácil para la directora; tuvo que pasar por un largo periodo de pruebas y búsqueda de talentos, “fue un casting bastante largo; trabajamos durante seis meses ese aspecto, entrevistamos aproximadamente 600 jóvenes porque estábamos buscando más allá de las agencias”.

      La idea de Geneviève era tener jóvenes que fueran de esas regiones, “que se acercaran lo más posible a los mismos personajes”, dijo al anotar que en ninguna agencia pudo encontrar a un actor de origen autóctono, “tuvimos que ir a las comunidades a buscarlo”, lo que dio frutos cuando halló a Jacob Whiteduck-Lavoie, un miembro de la reserva Kitigan Zibi.

 

Cine quebequense con poca exposición

Conseguido lo anterior, pasó dos meses trabajando con su equipo, “tuvimos que realizar ensayos y después capacitarlos para darles una primera formación actoral”, pero todo el proceso valió la pena. “Hoy en día Jacob ya tuvo otros papeles en televisión; fue nominado a mejor actor en dos ocasiones y estoy muy orgullosa de lo que pudo hacer él y los demás jóvenes que empezaron su carrera cinematográfica a través de mi película”.

      No obstante que Una colonia ganó el premio a mejor largometraje en la séptima edición de los Canadian Screen Awards (galardón entregado por la Academia Canadiense de Cine y Televisión) y Geneviève consiguió una nominación a mejor directora, su película tuvo muy poca exposición en su país.

      La directora lamenta que “desafortunadamente en Québec y Canadá es muy difícil tener salas para el cine quebequense, específicamente el cine de autor; la verdad le tengo envidia a los mexicanos por eso: porque en Québec hay que estarse peleando todo el tiempo con el cine estadunidense, que domina nuestras salas de cine”.

      Señaló que su película logró una corrida de 15 salas durante un mes y aunque podría parecer una cifra muy reducida, “hay que tener en cuenta que en Québec somos siete millones de habitantes, entonces debemos verlo proporcionalmente; para nosotros eso fue mucho”. Añade que la película tuvo una corrida en Francia de 45 pantallas, “tal vez para ese país pueda parecer muy poco, pero para mí es enorme”.

      A pesar del complejo panorama, Geneviève reconoce que actualmente “tenemos en Québec una industria cinematográfica muy rica. Hacemos aproximadamente 50 largometrajes al año, y eso sólo en Québec; además, nuestras películas siempre tienen difusión internacional, se van a festivales”.

      Explica que “casi no hay financiamiento privado, en su mayoría trabajamos con financiamiento público, porque nuestras películas no son rentables en taquilla”, lo que ha permitido “tener una gran vitalidad; hay una comunidad muy fuerte e inspiradora de donde están emergiendo muchas voces nuevas: jóvenes que vienen de un trasfondo multicultural, lo que la vuelve una comunidad cinematográfica muy hermosa".

NTX/CTM/RML