Comuna, co-housing, kibutz, ¿conoces la diferencia entre estas comunidades?

Entre ellas se parecen, pues parten de ser comunidades, pero no es lo mismo un kibutz que una comuna, que una comunidad co-housing, que una eco-aldea. Te contamos qué las diferencia para que no te confundas.

Las eco-aldeas se enfocan en ser autosustentables, pero también respetan a la tierra. Foto: Robert Nickelsberg/Getty Images

Kibutz

Arrancamos con este modelo de comunidad colectiva exclusivo de Israel que habría comenzado en 1910. El origen habría sido crear una comunidad propia, basada en la agricultura, que fuera independiente y sin motivaciones económicas. Cabe mencionar que los primeros años fueron los más difíciles, pues las tierras adquiridas requirieron de trabajo arduo para ser fértiles.

En los kibutz todo se comparte por el bien de todos, y cada quien tiene su propia tarea, ya sea la agricultura, la cocina, el cuidado de los niños, etc. Originalmente los niños no viven con sus padres aunque sí conviven con ellos varias horas al día, pero habitan en casas comunales con un cuidador.

Los kibutz han cambiado con los años, llegando a ser unos 270 al día hoy con miembros mucho más educados, a los que hoy se les permite incluso tener trabajos fuera del kibutz. Muchos ya no son solamente enfocados en la agricultura, sino también en la manufactura de productos y forman una parte importante de la economía. Hay algunos que incluso tienen un formato abierto al turismo, para poder experimentar lo que sería uno de verdad, pero durante un tiempo limitado.

También te puede interesar: Viajar es para todos, y estas plataformas lo demuestran

Comuna

Algunos podrían decir que se trata de la forma norteamericana del kibutz, pues comparten gran parte de la estructura. Sin embargo ya en 1978 el diario El País explicaba que estas habrían nacido en los años 60 como parte del movimiento estudiantil y los hippies, que buscaron un nuevo estilo de vida y un distinto modelo de familia, en contra, principalmente, de la comunidad estadounidense.

En pocas palabras, son comunidades autosustentables, con sus propias reglas, economía, y con un modelo de autogestión y autogobierno separado de la sociedad, como una emancipación. Así, cada comuna tiene una filosofía central, que puede ser en torno al respeto a la tierra, al socialismo, a la libertad sexual, a una práctica religiosa.

Así, son como un kibutz, donde todos trabajan por el bien de todos, pero con una filosofía central que los aísla del resto del mundo.

Eco Aldea

Se trata de asentamientos sustentables en medios urbanos o rurales, aunque en Europa se han popularizado aquellos que rescatan viejos poblados abandonados. Las primeras habrían nacido en Dinamarca, creando la primera organización de eco-aldeas en 1991, y de las que nació la base de todas las demás, uniendo la ecología con la espiritualidad en un concepto de comunidad.

Entre sus principios rectores está: tener construcciones ecológicas con materiales locales y no tóxicos, restaurar la naturaleza, cuidar el agua, ocupar energías renovables, evitar el transporte, tener una economía sustentable, cuidar de la salud, que sus alimentos sean biorregionales y logren cubrir hasta el 80% de sus necesidades, proporcionar educación y formación cultural, fomentar una sociedad enfocada en la paz y la conciencia global.

Co-housing

Este concepto de vivienda compartida nació también en Dinamarca hacia 1967. El propósito es que se unan o construyan un grupo de viviendas con espacios privados, pero otros compartidos, como lavandería, oficinas, internet y comedores. Así, todos los individuos tienen libertad económica externa, pero deben compartir algunas tareas dentro de la comunidad, lo que hace que los precios de alquiler o compra sean más económicos. En algunos casos, los residentes también participan en el diseño y operación del vecindario.

Pero el co-housing también se refiere a un grupo de personas que adquieren una misma propiedad, como una casa grande, donde cada quien tiene su habitación, pero comparten el resto de la casa y las obligaciones. Este concepto se ha vendido con la idea de crear comunidades para envejecer con amigos.

También te puede interesar: Tiendas de segunda mano: trucos para triunfar y a dónde ir en CDMX

Cottage Neighborhoods

Este es quizá el concepto menos conocido de la lista, siendo Cottage Company  los líderes del movimiento, hasta ahora. Lo que ofrecen es que al comprar uno de sus hogares, estás en realidad entrando a formar parte de una comunidad y un estilo de vida particular, en la que todo se ha planeado, especialmente el uso de la tierra, para ello. 

El concepto base es que un grupo de casas existen alrededor de un patio o un jardín compartido, y las áreas de transporte están a las afueras. Existen algunos espacios comunes, como lavandería y comedores, lo que obliga a que todos los vecinos se conozcan, aunque todos con sus propias vidas y actividades económicas independientes, de ahí que su nombre se traduzca como “vecindario de cabañas”.

@travesabarros