Las diez noticias más importantes del año 2021 en Afganistán

·5  min de lectura

Kabul, 27 dic (EFE).- La vuelta al poder de los talibanes el pasado agosto, precedida de una rápida ofensiva que desterró toda posibilidad de un proceso de paz, y las crisis humanitaria y económica agravadas por el bloqueo de fondos internacionales centraron la actualidad de 2021 en Afganistán.

VUELTA DE LOS TALIBANES AL PODER TRAS 20 AÑOS

Los talibanes tomaron el control de Kabul el 15 de agosto después de casi veinte años de guerra, con la entrada de sus combatientes en la capital sin encontrar resistencia, mientas el presidente afgano, Ashraf Ghani, abandonaba Afganistán para evitar "un derramamiento de sangre" entre la población.

Los fundamentalistas se hicieron con el poder de Afganistán tras una rápida ofensiva en la que, en prácticamente una semana, capturaron casi la totalidad de las 34 capitales de provincia afganas.

CAOS EN EL AEROPUERTO

La victoria de los talibanes desató el caos en el aeropuerto de Kabul, causando escenas de pánico y la muerte de varias personas, mientras miles de personas desesperadas trataban de huir del país abordando los vuelos de repatriación.

La mayoría eran civiles desesperados que se dejaron llevar por la idea de que Estados Unidos, que estaba evacuando a su personal en el país, iba también a sacar a cualquier afgano.

Entre los fallecidos durante el caos inicial, al menos dos personas murieron al caer de un avión de las fuerzas estadounidense en el que habían logrado subir antes de que despegara del aeropuerto.

MASACRE DEL EI EN EL AEROPUERTO DE KABUL

Con miles de afganos agolpados en el aeropuerto de Kabul en los últimos días de agosto, tras la captura de Kabul por los talibanes y a la espera de salir del país en alguno de los vuelos internacionales de evacuación, el grupo yihadista Estado Islámico (EI) llevó a cabo un devastador atentado suicida que causó 170 muertes.

El ataque tuvo lugar el 27 de agosto, días antes de la fecha límite impuesta para que los estadounidenses abandonasen el país.

LA RETIRADA FINAL DE ESTADOS UNIDOS

El 31 de agosto, apenas semanas después de que los talibanes se hiciesen con el poder, Afganistán amaneció por primera vez en casi dos décadas sin la presencia de las tropas de Estados Unidos en su territorio.

El último avión estadounidense partió antes de la medianoche del aeropuerto de Kabul, completando el proceso de retirada de las fuerzas extranjeras tras veinte años de ocupación en el país tras los acuerdos de Doha firmados en febrero de 2020 entre la Administración del entonces presidente estadounidense Donald Trump y los talibanes.

CAE EL ÚLTIMO BASTIÓN DE RESISTENCIA

Los talibanes clamaron el 6 de septiembre la conquista de la provincia norteña de Panjshir, la única región del país que no había caído en manos de los islamistas.

La región había registrado intensos combates entre los insurgentes y las fuerzas opositoras, una resistencia dirigida por el exvicepresidente afgano Amrullah Saleh, autoproclamado nuevo presidente de Afganistán tras la huida del exmandatario Ashraf Ghani del país durante la toma de Kabul, y Ahmad Massoud, hijo del difunto comandante afgano Ahmad Shah Massoud, "el león del Panjshir", una leyenda por haber hecho frente a los soviéticos y a los talibanes.

GOBIERNO INTERINO DE LOS TALIBANES

El relativamente desconocido mulá Hassan Akhund se convirtió el 7 de septiembre en el primer ministro del Gobierno interino de Afganistán, un líder que figura en la lista negra de Naciones Unidas.

Se trata de un Gobierno sin presencia de mujeres y cuyos miembros pertenecen en su gran mayoría a la formación islamista, lo que ha desatado críticas internacionales por su falta de inclusividad.

UN PAÍS AL BORDE DEL COLAPSO

La captura del poder de los talibanes empujó a Afganistán al borde del sanitario y financiero tras el corte del flujo de la ayuda internacional, mientras la cercanía del invierno extremo no hace más que disparar las alarmas.

Los fondos de la comunidad internacional suponían alrededor del 43 % del PIB anual del país, según los datos del Banco Mundial, pero la llegada de los talibanes al poder el pasado 15 de agosto supuso su suspensión inmediata, desencadenando el cierre de bancos, la pérdida de empleos o el duro impacto en la actividad comercial.

Los países del G20 acordaron a mediados de octubre una serie de ayudas dirigidas a paliar la catástrofe humanitaria en Afganistán, aunque asumieron que para ponerlas en marcha será inevitable hablar con el nuevo Gobierno talibán, aunque eso no implique su reconocimiento internacional.

LAS MUJERES RELEGADAS A UN SEGUNDO PLANO

A pesar de las repetidas promesas de cambio de los talibanes, un decreto especial emitido el pasado 3 de diciembre sobre los derechos de las mujeres se limitó a aspectos básicos relacionados con la libertad de decisión, el matrimonio o la herencia.

Así, el esperado anuncio de los talibanes en el que se permite la educación y el trabajo femenino se mantiene en suspenso.

El régimen fundamentalista ha insistido desde su llegada al poder que las mujeres podrán volver en un futuro a sus puestos de trabajo o a la escuela, pero antes deberá crearse un marco para que se de ese paso dentro de los límites que marca la sharía o ley islámica.

80 MUERTOS EN ATENTADO DEL EI ENTRE OPERACIONES

Un atentado suicida contra una mezquita chií reivindicado por el EI dejó a mediados de octubre ochenta muertos y unos cien heridos en el norte de Afganistán.

El ataque, que se suma a otros perpetrados por el EI en Afganistán desde la captura del poder de los talibanes, llevó a analista y expertos a afirmar que la formación yihadista podría convertirse en un problema mayor para Afganistán si los fundamentalistas no se apresuran en ponerles freno.

EXENCIONES DE AYUDA INTERNACIONAL

Naciones Unidas y Estados Unidos anunciaron la semana pasada exenciones para el envío de ayuda humanitaria a Afganistán, para sortear las sanciones internacionales contra el régimen talibán, varios de cuyos líderes y actuales figuras del Gobierno interino figuran en la lista negra.

El Tesoro estadounidense anunció además un mecanismo para que la ayuda humanitaria enviada por gobiernos y organizaciones pueda esquivar las sanciones, permitiendo que los fondos estadounidenses, de la ONU y de organizaciones no gubernamentales lleguen a la población afgana.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.