Las diez noticias más importantes del año 2021 en Irlanda

·6  min de lectura

Dublín, 27 dic (EFE).- Irlanda entró en 2021, en el "Año I" después de Brexit, con más incertidumbres que certezas, como consecuencia de los problemas económicos, sociales y políticos que ha causado este divorcio en la provincia británica de Irlanda de Norte.

EL CONTROVERTIDO PROTOCOLO IRLANDÉS DEL BREXIT

La consumación de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) el pasado 1 de enero puso en funcionamiento el Protocolo Irlandés, incluido en el Acuerdo de Retirada firmado por ambas partes para mantener abierta la frontera entre las dos Irlandas, clave para sus respectivas economías, altamente conectadas, y el proceso de paz.

A cambio, la UE protege su mercado interior imponiendo controles aduaneros en los puertos a los bienes que llegan a Irlanda del Norte procedentes de la isla de Gran Bretaña (Escocia, Gales e Inglaterra), con una nueva carga burocrática que ha provocado escasez de productos en la región y tensiones políticas.

EL FANTASMA DEL CONFLICTO NORIRLANDÉS

El descontento de la comunidad unionista-protestante fue creciendo durante los primeros meses del año, tras constatar que en los comercios faltaban algunos productos y que la nueva frontera comercial con Gran Bretaña amenazaba su preciada unión con la corona.

El primer aviso serio (y siniestro) lo dieron los grupos paramilitares protestantes aún activos, cuando anunciaron en marzo que retiraban "temporalmente" su apoyo al proceso de paz. O se modificaba el citado protocolo o ellos mismos se encargarían de llevar a cabo su "permanente destrucción".

VIOLENCIA EN LAS CALLES DEL ULSTER Y AMENAZAS POLÍTICAS

Un mes después de la amenaza terrorista, la violencia callejera tomó las calles de la provincia durante casi dos semanas a principio de abril, con enfrentamientos entre jóvenes unionistas y las fuerzas de seguridad, en unos disturbios que resultaron en cientos de policías heridos e importantes destrozos. Los peores en muchos años.

Inevitablemente, el levantamiento unionista se extendió a las zonas nacionalistas-católicas, donde también hubo choques con los antidisturbios, creando un clima de tensión ideal para los intereses de los disidentes del IRA contrarios al proceso de paz, que intentaron -sin éxito- asesinar a un policía en abril.

Los llamamientos a la calma efectuados desde Londres, Bruselas y Dublín surtieron efecto, pero la tensión política no desapareció. Al contrario, ha ido en aumento por las amenazas lanzadas por el Gobierno británico y el mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP), principal entre la comunidad protestante.

Mientras negocia con Bruselas una serie de propuestas diseñadas para afinar el funcionamiento del protocolo, Londres dice que aún puede suspender alguna de sus partes de manera unilateral, lo que podría dar paso a una dañina guerra comercial con la UE.

El DUP, por su parte, advierte de que, si no se modifica radicalmente este mecanismo, abandonará el Gobierno de poder compartido con los nacionalistas, lo que sumiría a la región en su enésima crisis política.

CONTROVERTIDA AMNISTÍA

Por contra, Dublín y Belfast han unido fuerzas en su oposición a una polémica propuesta de ley de Londres con la que quiere conceder una amnistía a los militares que sirvieron en Irlanda del Norte durante el pasado conflicto en la provincia británica.

Esta medida también afectaría a los grupos paramilitares protestantes-unionistas y nacionalistas-católicos, como el ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), responsable de unas 3.000 muertes. No deja contentos a ninguna de las dos comunidades históricamente enfrentadas en el Ulster.

LA CARA POSITIVA DEL BREXIT

No todos son malas noticias respecto al Brexit. Las trabas burocráticas han afectado a las relaciones económicas entre la República de Irlanda y Gran Bretaña, pero el divorcio está teniendo un efecto positiva en el comercio entre las dos Irlandas.

Así, las exportaciones de Irlanda del Norte al sur de la isla crecieron el 60 % en los primeros nueve meses del año respecto a ese mismo periodo en 2020, hasta sumar 2.822 millones de euros, mientras que las de Irlanda a la provincia británica aumentaron el 48 % en el mismo periodo, hasta los 2.600 millones de euros.

También subieron el 23 % respecto a 2020 las exportaciones irlandesas a Gran Bretaña entre los pasados meses de enero y septiembre, hasta los 10.605 millones de euros, si bien las importaciones británicas cayeron el 21 %, hasta los 9.435 millones de euros.

IRLANDA ACEPTA EL ACUERDO GLOBAL SOBRE FISCALIDAD

Este impulso comercial servirá para mejorar las arcas irlandesas, que dejarán de ingresar unos 2.000 millones de euros anuales después de aceptar en octubre sumarse al acuerdo internacional de la OCDE sobre fiscalidad, lo que llevará a Dublín a elevar su impuesto de sociedades del 12,5 % actual al 15 %.

Con esta medida, el Gobierno irlandés pone fin a la política de baja fiscalidad -no siempre bien vista por sus socios comunitarios- que introdujo en 2003, gracias a la cual ha logrado desde entonces atraer a un gran número de multinacionales, sobre todo del sector tecnológico.

EL "GRAN HERMANO" IRLANDÉS VIGILA A LA TECNOLÓGICAS

Con tantas tecnológicas en su territorio, no extraña que la Comisión de Protección de Datos de Irlanda (DPC) sea el principal regulador en el ámbito de la privacidad en la UE.

El pasado septiembre informó de que había multado a WhatsApp Ireland, propiedad de Facebook, con 225 millones de euros por infringir la normativa de protección de datos, la más cuantiosa expedida por la DPC y la segunda más alta impuesta en el bloque comunitario.

FIN DE AÑO CON POBREZA ENERGÉTICA

La reapertura de la economía de la República de Irlanda tras seis meses de confinamiento (desde enero hasta junio) ha estado acompañada por el repunte del precio de la energía, que aumentado en casi el 30 % hasta diciembre, lo que ha contribuido a elevar la inflación hasta el nivel más alto en 20 años, el 5,3 %.

En consecuencia, el Gobierno pagará este invierno unos 112 dólares (100 euros) a cada hogar (2,1 millones) para hacer frente al encarecimiento de la electricidad en el país, una medida que costará unos 236,7 millones de dólares (210 millones de euros) a las arcas públicas.

PANDEMIA Y VACUNACIÓN RÉCORD

Al hilo de la contundencia con la que ha actuado el Gobierno de Dublín durante la pandemia de coronavirus, con largos y estrictos confinamientos, la ciudadanía ha respondido con un alto grado de compromiso con la campaña de inmunización, hasta convertirse en uno de los países líderes en vacunación.

Durante 2021, las autoridades sanitarias han administrado un total de 7.470.266 de vacunas a los mayores de 12 años, un grupo poblacional de 4,8 millones de personas. En total, más del 90 % ha recibido la pauta completa, mientras que en torno al 50 % está ya vacunado con la dosis de refuerzo.

EL DEPORTE

En el ámbito deportivo, los grandes protagonistas en Irlanda volvieron a ser boxeadores, remeros y la selección nacional de rugby, que borró el mal sabor de boca que dejó su tercer puesto en el Seis Naciones con una histórica victoria en los test de otoño ante Nueva Zelanda en Dublín (29-20).

La púgil profesional Katie Taylor defendió con éxito sus coronas mundiales del peso ligero en combates celebrados en mayo, septiembre y diciembre, mientras que Kellie Anne Harrington también brilló en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 al lograr, en ese mismo peso, la medalla de oro, y el boxeador Aidan Walsh se alzó con el bronce en el welter.

Los remeros irlandeses agregaron un oro más en el doble scull ligero y el cuarteto de chicas logró el bronce en la pasada cita olímpica. EFE

ja/vg/ig

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.