Confirman la muerte de un niño en el naufragio de barco en Japón y sube a 11 el número de muertos

·2  min de lectura

Rescatistas japoneses confirmaron el lunes la muerte de un niño en el naufragio el sábado de un barco turístico, en las agitadas y glaciales aguas del norte del país, lo que elevó a 11 el número de fallecidos en el percance.

Para la mañana del domingo se había confirmado la muerte de 10 personas y la guardia costera anunció por la noche que había encontrado a un niño, cuya muerte fue confirmada el lunes.

Las primeras diez víctimas mortales son siete hombres y tres mujeres.

Pese a una meteorología que se anunciaba mala, el barco Kazu I se hizo a la mar el sábado por la mañana con 26 personas a bordo para bordear un flanco de la península de Shiretoko, un sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por su naturaleza prístina, ubicada al noreste de la gran isla septentrional nipona de Hokkaido.

"Era obvio que el estado del mar iba a empeorar y les dije que no salieran" relata el operador de otro barco turístico a la cadena de televisión NHK. "Pese a todo, salieron".

El barco "Kazu 1" envió una llamada de socorro a las 13H15 hora local (04H15 GMT) del sábado y advirtió que se estaba hundiendo, con una parte inclinada a 30 grados.

La guardia costera solo llegó al lugar al cabo de tres horas, y ahora participa intensamente en las labores de búsqueda junto a helicópteros policiales y militares y embarcaciones pesqueras locales.

- Aguas heladas -

La televisión nacional NHK mostró imágenes de un helicóptero y de barcos patrulleros explorando el borde de la península, así como a socorristas en tierra escrutando una costa muy accidentada, con altas olas estrellándose contra las rocas.

El barco transportaba a 24 pasajeros, incluyendo dos niños, además de dos tripulantes.

Todos llevaban chalecos salvavidas, pero la temperatura de las aguas durante el día era de dos a tres grados centígrados, y de hecho algunos barcos pesqueros regresaron temprano al puerto por el mal tiempo, según informes locales.

"Estaba previsto que las olas fueran cada vez más altas. Yo no me habría hecho a la mar en esas condiciones" había asegurado el sábado a la agencia Kyodo una persona del mismo sector turístico local.

El Kazu I ya había tenido una avería durante una excursión en junio pasado al golpear los fondos cerca de su puerto base, según los medios japoneses.

El incidente no causó heridos, pero fue abierta una investigación por la policía sobre el capitán del barco por negligencia.

La Unesco declaró la península de Shiretoko Patrimonio de la Humanidad en 2005 por su particular vida silvestre, que incluye el león marino Stellar, en peligro de extinción, además de aves migratorias y osos pardos.

Los barcos turísticos son populares en la zona entre los visitantes que acudan a ver ballenas, aves y otras especies.

hih-etb/ag/me/zm/ag

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.