La dieta de Mercedes Milá es una "temeridad"

·5  min de lectura
Una vez al año Mercedes Mila se somete a una estricta dieta a base de zumos, infusiones y café. La periodista ha explicado que acude a un centro especializado para someterse a este tipo de
Una vez al año Mercedes Mila se somete a una estricta dieta a base de zumos, infusiones y café. La periodista ha explicado que acude a un centro especializado para someterse a este tipo de "limpiezas". (Foto: Pablo Cuadra/Getty Images)

Ha vuelto a pasar. En cuanto empieza el calor proliferan las noticias sobre las dietas de los famosos para perder peso rápido. Esta vez le ha tocado a Mercedes Milá, que presume de hacer una estricta dieta durante siete días.

Existen varios tipos de dietas “detox”. No obstante, muchas de ellas comparten algunos postulados, como largos periodos de ayuno entre las ingestas.

La dieta de la periodista periodista consiste en tomar solo zumos, infusiones y café. Lo ha contado ella misma a la revista Lecturas, y lo peor es que dice que es un hábito saludable que le ayuda a mantenerse en perfecto estado de salud a sus 71 años. Algo con lo que no están de acuerdo ni médicos ni endocrinos.

Que no te cuenten milongas. Aunque esta es una de las dietas más buscadas en internet ya que promete bajar de peso casi milagrosamente, además de desintoxicar y depurar el organismo, no cumplen ninguna función depurativa ni médica y no existe evidencia alguna de ello.

Alimentarse solo a base de un alimento, por muy sano que sea, no es nada recomendable, y aún menos en ciertas etapas de la vida. Además, es imposible llevarlas a cabo durante mucho tiempo porque resultan muy aburridas, monótonas y difíciles de llevar. Pero sobre todo, en relación con la salud y a nivel nutricional seguir una dieta de estas características es una "temeridad", tal y como afirma en Twitter Miguel Ángel Lurueña, doctor en ciencia y tecnología de los alimentos y divulgador científico.

La periodista cuenta que descubrió este método hace unos años en Francia, cuando todavía presentaba Gran Hermano, en un centro en el que se practicaba yoga, se meditaba, se desconectaba y se ayunaba.

"Vas allí y te tomas unos zumos los días que decides que te vas a quedar", cuenta Milá. "La primera vez que lo hice pensaba que me iba a morir de hambre y para nada, no tienes hambre en ningún momento".

La presentadora asegura que tras esta experiencia "estás más limpia. La sensación que te da es que has dado a tu cuerpo la oportunidad de limpiar lo que tiene que limpiar, y eso es muy sano".

"Haces ejercicio y descansas, entonces tu cuerpo se va limpiando, regeneras tejidos y el sistema circulatorio", señala Milá, al tiempo que afirma que es capaz de mantener esa rutina varias jornadas sin ingerir alimentos sólidos.

El grave problema de este tipo de dietas es el propio concepto 'detox', explica el nutricionista Juan Revenga: "Es falaz, erróneo y engañoso. Los nutricionistas que recomiendan este tipo de dietas son una minoría".

Nos gustaría creer lo contrario, de verdad, pero no existe ningún alimento que por sí mismo tenga esa capacidad depurativa. Para esto tenemos el hígado y los riñones. "Nuestro organismo se limpia solo gracias a estos y otros órganos", apunta Lurueña.

Además, en este caso concreto, aunque las verduras y frutas tienen gran cantidad de vitaminas y minerales, hay muchos nutrientes esenciales que únicamente encontramos en otros grupos de alimentos (pescado, carne, legumbres).

Los defensores de las denominadas dietas “detox” afirman que el cuerpo humano acumula sustancias y que no es capaz de eliminarlas completamente por medio de mecanismos propios, por lo que las toxinas permanecen en varias zonas del organismo de manera intacta causando nauseas, migrañas y una sensación constante de cansancio físico y mental.

Están basadas en una premisa errónea, ya que la única manera de eliminar toxinas del organismo es a partir de la acción de órganos como el hígado, el riñón, la piel y los pulmones. Además, incrementan notablemente los niveles de cortisol, pueden provocar efectos como náuseas, vómitos, fatiga, temblores, insomnio, ansiedad y dolores de cabeza.

La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) insiste en que el efecto beneficioso de las dietas 'detox' no ha sido comprobado. “Hay muy pocos estudios que hayan evaluado en humanos la eficacia de estas pautas y, en general, la calidad metodológica no es la adecuada. La mayor parte de los estudios han sido realizados en animales, con variables y dosis muy variadas, por lo que estos resultados no se pueden extrapolar a los humanos. Una revisión sistemática recientemente publicada en la revista de la Asociación Británica de Dietética concluye que no hay evidencia científica que apoye la utilización de las dietas 'detox' para favorecer la eliminación de toxinas o el mantenimiento del peso”.

Por otro lado, estamos cansados de escuchar a los expertos en nutrición decir que un zumo, por muy natural que sea, nunca será tan sano como tomar las frutas o verduras enteras. Al exprimir la fruta, sus azúcares intrínsecos (los que están de forma natural en las frutas, que sí son saludables) se ‘liberan’ convirtiéndose en azúcares libres, cuya ingesta es preciso limitar según la OMS. Y es que el consumo de dichos azúcares libres está asociado a determinadas dolencias como diabetes tipo 2, obesidad, problemas dentales, etc.

Aitor Sánchez, nutricionista de ‘Mi Dieta Cojea‘, solo ve pegas: “estos planes 'detox' nos prometen de todo, resultan muy caros, y ahora se suman planes semanales o de más días. Pero estos zumos no se diferencian de los zumos o batidos que tú te hagas en casa. Las propiedades nutricionales no difieren nada de lo que te tomas en una naranja, o incluso un gazpacho. Pero ni siquiera la fruta entera. Además, en tu organismo al no tomar la pulpa tomas más azúcar; no nos saciamos y encima no tomamos fibra”.

Es obvio que sí se pierde peso, principalmente porque son dietas con muy pocas calorías, lo que puede ocasionar riesgos para la salud. En caso de consumir productos con efecto diurético y laxante hay riesgo de deshidratación y por otro lado, cuando se beben líquidos en exceso se produce una dilución especialmente baja de sodio y otros minerales en sangre, que se conoce como 'hiponatremia' y puede llegar a producir complicaciones fisiológicas (edema cerebral, fallo renal, cardiaco).

La SEEN añade que "una dieta hipocalórica debe aportar una cantidad suficiente de proteínas para prevenir la pérdida de masa muscular y otros problemas. Además de las proteínas, este tipo de dietas pueden ser deficitarias en otros nutrientes, como zinc y calcio, entre otros".

Más historias que te pueden interesar:

VIDEO: El ayuno intermitente contribuye a la pérdida de peso

Por qué los endocrinos están en contra del ayuno intermitente para perder peso

Perder peso rápido: así sufre el cuerpo con la dieta de las 500 calorías

Dinner cancelling: el plan para adelgazar y mantener peso que cada vez se usa más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.