Los médicos advierten sobre una erupción provocada tras cortar los hidratos de carbono en una dieta

Mónica De Haro
·7  min de lectura
El 'prurigo pigmentosa' o enfermedad de Nagashima aparece en tronco o cuello, principalmente en mujeres jóvenes. Se ha asociado con la dieta y la cetosis; de ahí su apodo (sarpullido Keto). Los médicos aclaran su vínculo real con la comida, y afirman que puede salir por la diabetes y el embarazo. (Foto: Twitter)
El 'prurigo pigmentosa' o enfermedad de Nagashima aparece en tronco o cuello, principalmente en mujeres jóvenes. Se ha asociado con la dieta y la cetosis; de ahí su apodo (sarpullido Keto). Los médicos aclaran su vínculo real con la comida, y afirman que puede salir por la diabetes y el embarazo. (Foto: Twitter)

Lo que ves en la imagen se llama 'prurigo pigmentoso' (PP) o enfermedad de Nagashima y puede ser tan problemático que incluso a veces interrumpe el sueño. 

Los médicos afirman que suele afectar a mujeres jóvenes que hacen dieta estricta y entran en cetosis. También puede aparecer en casos de ayuno prolongado o intermitente) o tras una cirugía de estómago, y en mujeres con diabetes y embarazadas. 

Es decir que el cambio dietético es uno de los factores predisponentes (algunos especialistas afirman incluso que "podemos adivinar las restricciones dietéticas de un paciente si tiene esta erupción"), pero no el único. De hecho, el mal llamado 'sarpullido Keto' suele responder a una una alteración del microbioma intestinal provocada por el tipo de alimentación, y a menudo se confunde con eczema. 

El 'prurigo pigmentoso' es una dermatosis inflamatoria caracterizada por episodios recurrentes de sarpullidos o erupciones (pápulas eritematosas y pruriginosas en el argot médico) que evolucionan hacia una intensa pigmentación en forma de red. Según la literatura médica, es bastante más frecuente en mujeres adultas jóvenes en Japón, pero cada vez se describen más casos en Estados Unidos y en Europa debido a los cambios en la alimentación occidental. 

Existen varios artículos médicos sobre el tema, pero solo algunos estudios recogen este síntoma en pacientes españolas jóvenes que desarrollaron una dermatosis pruriginosa. Una enfermedad inflamatoria distintiva de la piel que afecta dos veces más a las mujeres que a los hombres. 

Sin embargo, los dermatólogos cada vez tratan a más pacientes con este problema que se suele asociar a una de las dietas más populares y buscadas de las últimas décadas, la dieta cetogénica o keto. Pero en realidad, el 'prurigo pigmentoso' solo se ha vinculado a personas que se encuentran en un estado de cetosis. Y hacer esta dieta no es la única forma de experimentar la cetosis; las personas que están a régimen, ayunan o controlan la diabetes pueden ser más propensas a tener los niveles elevados de cetona.

Cortar los carbohidratos, independientemente del régimen alimenticio que sigas, también puede provocar este proceso. Como bien sabrás, en cetosis, tu cuerpo quema grasa (en vez de hidratos) para obtener combustible. Y ojo porque si te pasas, puedes tener problemas. Se dice comúnmente que es ‘un envenenamiento’, con síntomas como inapetencia, dolor de estómago, nauseas, dificultad para respirar, migraña, la boca seca, etc.

Antes de llegar a esto, unas manchas en la piel o un picor excesivo pueden ser el primer indicio. Así lo explican los especialistas en redes para concienciar a la población sobre cómo afecta a la piel limitar la ingesta de ciertos alimentos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Para reconocer el sarpullido los especialistas se fijan en si las pápulas eritematosas tienen un aspecto similar a la urticaria (urticariforme), y en si están dispuestas en líneas quebradas; a este patrón lo llaman reticular o en forma de red. Es decir, la erupción puede extenderse y repetirse y tener pápulas inflamadas (puntos rojos en relieve que salpican la piel).

El lugar donde aparecen esas protuberancias rojas y su distribución puede ayudar mucho en el diagnóstico. En concreto, los médicos analizarán si están distribuidas de manera simétrica, con localización preferente en el centro de la espalda, cara posterior del cuello, zona media del tórax y región lumbosacra.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

También observan si hay otras lesiones o marcas menos visibles, con hiperpigmentación postinflamatoria (ese pigmento pardusco que ves). Esto indica que existen otras lesiones más antiguas que se han resuelto.

No todas las personas tienen las mismas probabilidades de desarrollar esta erupción cutánea, de hecho es más frecuente en mujeres asiáticas entre los veinte y los treinta años. No obstante, se ha descrito prurigo pigmentoso en personas de todas las edades, sexo y etnias. Y es frecuente en pacientes con enfermedades sistémicas como el síndrome Sjogren y trastornos alimenticios como la anorexia nerviosa. También se ha descrito en personas con atopia, así como en el embarazo.

Es común que se confunda con eccemas, por su picazón y manchas rojas en el cuello, pecho, espalda, brazos y axilas. Con el tiempo, como indican los especialistas, esas manchas pueden volverse marrones.

Es importante remarcar que la dieta cetogénica no causa la erupción necesariamente, solo se ha vinculado a personas que se encuentran en un estado de cetosis, lo que puede provocar cambios en el intestino. Una alteración de la flora intestinal puede causar inflamación en todo el cuerpo, por lo que puede generar una respuesta inmune en la piel y desarrolla esta erupción.

Tal y como señala el doctor Julián Conejo-Mir, jefe de Dermatología del Hospital Universitario Virgen del Rocío en Sevilla, "las personas que están a dieta para adelgazar, ayunando o controlando la diabetes pueden tener más probabilidades de tener un nivel elevado de cetona".

Por su parte, la American Academy of Dermatology Asociation (AAD, por sus siglas en inglés) reconoce que "como ocurre con cualquier cambio drástico en la dieta, puede haber algunos efectos secundarios no deseados. Los efectos secundarios iniciales de la dieta Keto pueden incluir confusión mental, fatiga, desequilibrio de electrolitos e incluso una erupción cetogénica", explica Warren R. Heymann, pero existen otros factores desencadenantes de la PP: fricción de la ropa, dermatitis alérgica de contacto, luz solar y factores nutricionales, incluida la dieta, la diabetes y la cetonuria, una alteración metabólica caracterizada por una alta concentración de cuerpos cetónicos en la orina.

Para salir de dudas se aconseja realizar una prueba de cetonas, que pueden aparecer en la sangre o en la orina. Los niveles altos de cetonas pueden indicar cetoacidosis diabética, una complicación de la diabetes que puede llevar a un coma o incluso a la muerte. La prueba de cetonas en la sangre puede ayudarle a recibir tratamiento antes de tener una emergencia médica.

Por tanto, aunque todavía no hay una investigación suficiente para entender por qué hay personas a las que les sucede, los dermatólogos insisten en que la erupción por cetosis no se relaciona exclusivamente con la dieta cetogénica. No obstante, debido a otras posibles repercusiones, antes de seguir una dieta cetogénica, ponte en manos de buenos profesionales que estudien tu caso en concreto. 

Normalmente este tipo de erupción desaparece por sí sola, pero si tienes algún tipo de problema de la piel y no mejora en dos semanas, es hora de acudir a un dermatólogo. Aunque es poco efectivo, quizás necesites seguir un tratamiento específico para el 'prurigo pigmentoso' que puede consistir en tomar antibióticos como tetraciclina y dapsona durante la fase inflamatoria de la enfermedad. Los antibióticos macrólidos como la eritromicina también son útiles, y los esteroides tópicos pueden ayudar con el prurito, pero tienen poco efecto sobre la erupción en sí. De todas formas, no está claro si la acción antibacteriana de los antibióticos es relevante.

Y que no te extrañe: si finalmente tu médico confirma que tienes 'prurigo pigmentoso', algo que, una vez más, es bastante raro, podría sugerir reintroducir más carbohidratos en tu dieta.

Más historias que pueden interesarte:

¿Puede la dieta Keto causar erupciones y acné?

Qué pasa cuando de repente nos pican los pies

La relación de la vitamina D y la psoriasis

Llega a España una crema de bebé que sirve para cortes, rozaduras, quemaduras, acné y eccemas

Cremas cosméticas con cannabis: ¿colocan o son realmente seguras?

El fármaco para la dermatitis atópica que hace crecer el pelo