Dientes podridos y cáncer avanzado, efectos de los retrasos en el tratamiento

Bruce Alpert, Kaiser Health News
·5  min de lectura

Con la reanudación de las visitas médicas entre los pacientes vacunados contra el COVID-19, los proveedores de servicios de salud están empezando a ver las consecuencias de un año de atención preventiva y de urgencias retrasada por la pandemia, ya que se encuentran con cánceres más avanzado y dientes podridos y dañados, entre otros padecimientos.

El doctor Brian Rah, jefe del departamento de cardiología de la Billings Clinic de Montana, estaba confundido en los primeros días de la pandemia. ¿Por qué el repentino descenso de pacientes con infarto en la Billings Clinic? ¿Y por qué algunos de los que acudieron llegaron horas después de sentir por primera vez dolores en el pecho?

Dos pacientes, que sufrieron un mayor daño cardiaco al retrasar la atención, proporcionaron lo que llegaron a ser respuestas típicas. Uno de ellos dijo que tenía miedo de contraer COVID-19 si acudía al hospital. El otro paciente fue a la sala de urgencias por la mañana, se marchó al encontrarla demasiado llena y volvió por la noche, cuando pensó que habría menos pacientes y un menor riesgo de contraer la enfermedad.

"Para un paciente que sufre un infarto, la primera hora se conoce como la hora de oro", explicó Rah. Después de esa hora, aumenta la probabilidad de muerte o de reducción de las actividades y la salud de por vida, comentó.

El doctor JP Valin, vicepresidente ejecutivo y director clínico de SCL Health de Colorado y Montana, dijo que los retrasos en pruebas médicas importantes le "quitan el sueño". "Las mujeres posponen los exámenes rutinarios de mamas, y habrá algunos cánceres ocultos que no se van a identificar, lo que puede retrasar la intervención", dijo.

A Valin también le preocupa que los pacientes no busquen un tratamiento a tiempo cuando sufren síntomas de apendicitis como dolor abdominal, fiebre y náuseas. Un apéndice reventado suele implicar más riesgo y una semana de hospitalización, en lugar de un día de tratamiento para quienes reciben atención rápidamente, comentó.

La doctora Fola May, gastroenteróloga que también es directora de calidad e investigadora de la equidad sanitaria en UCLA Health, se preocupa por las consecuencias de una caída del 80 al 90 por ciento de las colonoscopias realizadas por los médicos del sistema de salud durante los primeros meses del COVID-19.

"De repente, estamos restando importancia a medidas de salud que suelen ser prioritarias, como intentar prevenir enfermedades como el cáncer, para gestionar la pandemia", afirmó May.

Además de agravar los problemas de salud existentes, la pandemia del COVID-19 también ha provocado una serie de nuevos problemas médicos en los pacientes. La población estadounidense saldrá de la pandemia con los dientes desgastados por el rechinamiento, problemas de espalda por encorvarse en oficinas en casa improvisadas y problemas de salud mental por una combinación de aislamiento y estar demasiado cerca de la familia.

La doctora Despina Markogiannakis, dentista de Chevy Chase, Maryland, afirma que los pacientes no discuten cuando les dice que han estado rechinando o apretando los dientes y que podrían necesitar un tratamiento de endodoncia, un implante dental o un protector nocturno.

"Son personas que se quedan en casa todo el día y se sienten solas y con un poco de depresión. Está inducido por el mundo en el que vivimos y por todos los cambios que se producen en nuestras vidas", afirmó Markogiannakis.

Una encuesta reciente de la American Dental Association reveló que más del 70 por ciento de los dentistas miembros informaron un aumento de los pacientes que rechinan o aprietan los dientes desde el COVID. Más del 60 por ciento informó de un aumento de otros padecimientos relacionados con el estrés, como dientes astillados o agrietados.

El doctor Gerard Mosby, pediatra de Detroit, descubre que sus jóvenes pacientes sufren más estrés, depresión y aumento de peso que antes de la pandemia. Están confinados en sus casas, y muchos viven en hogares multigeneracionales o en casas de acogida, o han padecido COVID-19 o la muerte de algún miembro de la familia.

"Como su capacidad para salir es limitada, no pueden desahogarse con amigos u otros familiares. Además, la mayoría no tiene acceso a la salud mental para recibir asesoramiento sobre el duelo", comentó Mosby.

Nancy Karim, consejera profesional con licencia y terapeuta de arte de Bridgeport, Connecticut, dijo que, además de luchar contra el aislamiento, sus pacientes están estresados por vivir demasiado cerca de la gente sin el beneficio de los descansos en los días de trabajo y escuela.

Por su parte, el optometrista Matthew Jones, que ejerce en Blytheville y Osceola, Arkansas, informa del empeoramiento de los padecimientos oftalmológicos de los pacientes, algunos de los cuales dejaron de usar gotas durante la pandemia para afecciones como el glaucoma. También observa mucha más fatiga visual "porque la gente pasa mucho tiempo frente a la pantalla de la computadora" y recomienda a sus pacientes lentes que filtren la luz azul.

Las necesidades de fisioterapia también van en aumento.

"Los pacientes que han pasado a trabajar a distancia suelen trabajar con configuraciones ergonómicas deficientes y pasan mucho más tiempo sentados", explicó Kaylee Smith, fundadora y presidenta de Smith Physical Therapy and Performance Studio en San Diego.

"Estoy observando más dolores y lesiones relacionados con las malas posturas (es decir, dolor de cuello, lumbalgia, etc.) y un aumento significativo de pacientes que acuden con la cadera tensa en relación con el aumento del tiempo que pasan sentados", escribió Smith en un correo electrónico.

Algunos proveedores informan de que por fin se están acercando a los niveles de pacientes anteriores a la pandemia, pero otros todavía se enfrentan a la resistencia por el COVID-19.

"Aunque hemos visto una mejora en las últimas seis semanas, todavía no es mucho", dijo Neville Gupta de Gupta Gastro en Brooklyn y Far Rockaway, Nueva York. "Nuestros pacientes siguen evitando recibir la atención que necesitan, sin importar las precauciones de seguridad establecidas".