Darío Barassi dejó el piso de 100 argentinos dicen indignado con su productora

·1  min de lectura
Darío Barassi abandonó el piso del programa para repetirle una pregunta sencilla a una de las mujeres que producen el programa, que no le supo contestar
Captura ElTrece

Darío Barassi conduce 100 argentinos dicen (eltrece) con un estilo desacartonado y divertido que ya es su sello distintivo. Pero en la emisión del martes llevó su accionar un poco más allá. Fue cuando salió del piso de grabación en plena emisión para reprender a una de sus productoras, que no le había respondido una sencilla pregunta sobre su propio embarazo. “Ya no es buena madre”, dijo el conductor.

Susana Giménez compartió imágenes del asombroso jardín de su mansión en Punta del Este

La situación que lo llevó a romper la cuarta pared, como se dice habitualmente, fue una pregunta que les hizo a los participantes, que tenía relación con el peso de los bebés al año. Como los concursantes respondieron un peso muy bajo -dos kilos-, Barassi se rio, y dijo: “Pero dos kilos pesan al mes cuatro, o cuando están todavía acá (se señaló su panza)”.

Inmediatamente después de ese comentario, el conductor miró fuera de cámara para dirigirse a su productora, que está embarazada, y le preguntó: “¿Rita cuánto pesa ya, Gise?”, y como la respuesta no llegaba, Barassi perdió la calma -siempre en tono de broma. “Hablá. Si te hago una pregunta, ¿Por qué no me la contestás, Gisela? No es gracioso”.

!00 argentinos dicen, conducido por Dario Barassi
!00 argentinos dicen, conducido por Dario Barassi


!00 argentinos dicen, conducido por Dario Barassi

Mientras decía esto último el actor y conductor abandonaba el piso de grabación para dirigirse al lugar donde, según mostraron las cámaras, estaba la productora sentada con un teléfono celular, y aparentemente tentada de la risa.

“¿De qué te reís? ¿Qué es lo gracioso? -insistió Barassi- ¿Cuánto pesa tu bebé? ¿Qué estás viendo en el celular?”.

Bill Gates recomendó tres series para ver en Netflix, Disney+ y Prime Video

Indignado ante las falta de respuesta de la productora, que reía y hacía gestos inexplicables, el conductor regresó al piso mientras decía: “No puedo creer. No es una buena madre. Ya no es buena madre”.