Dibujo animado se impone al dinero para incentivar la vacunación de latinos

·5  min de lectura

Miami, 20 ago (EFE News).- Las autoridades han probado todo tipo de incentivos para lograr una mayor vacunación de la población hispana contra la covid-19, inclusive regalar dinero en efectivo; pero la solución más eficaz parecen ser los consejos de un dibujo animado llamado “Abuelina”, que se ha popularizado en el condado de Montgomery (Maryland) y podría repetirse en otros estados.

Abuelina es una combinación del sustantivo abuela con el nombre Lina, y es un personaje creado por la iniciativa hispana de salud der Montgomery para llegar mejor a los inmigrantes y combatir el problema de la desinformación que prevalece entre ellos y los mantiene alejados de los puestos de vacunación.

Muchos latinos todavía le temen a la vacuna, pero Abuelina, con voz calmada y acento salvadoreño, ha logrado revertir esta situación en Montgomery con sus mensajes en que insta a usar mascarilla, lavarse las manos y, sobre todo, vacunarse.

Los resultados han sido extraordinarios, declaró a Efe el vicepresidente del consejo directivo del condado, Gabriel Albornoz, cuyos padres son oriundos de Chile y Ecuador.

En Montgomery, con 1,2 millones de habitantes, de los cuales 22 % son hispanos mayoritariamente centroamericanos, los inmigrantes pasaron al primer lugar de los vacunados con una tasa de poco más de 74 %, en comparación con el 65 % de los residentes blancos.

La campaña realizada por televisión, redes sociales, posters y visitas a parques, eventos deportivos y otros sitios donde se reúnen los latinos, logró “conectarse con la comunidad” de una forma no lograda en otros lugares.

“Todos tenemos una Abuelina en nuestras familias. Esa imagen de la abuela bonachona, con anteojos y de hablar pausado, cariñoso, pero también severo, me hace recordar a mi tía Luli y a mi madre Marisol”, señaló Albornoz en español.

El éxito ha sido tal que a Abuelina se sumaron otros personajes como Don Carlos y los nietos Valentina y Alex, de 12 y 16 años, que pronto podrían hacerse populares en otros estados como Florida y Virginia, que se interesaron en la campaña.

PERSISTE EL REZAGO

Según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), más del 25 % de las personas que iniciaron el proceso de inmunización contra el virus en las últimas semanas son latinos. En general, las minorías étnicas y raciales se han vacunado más últimamente, pero aun así continúan rezagadas a nivel nacional.

Ante la aparición de la variante delta, más infecciosa, muchos estados dieron marcha atrás al relajamiento del distanciamiento social y el uso de tapabocas, en especial en recintos cerrados. Al mismo tiempo, buscan de todas las maneras posibles que nadie se quede sin recibir las dosis necesarias de vacunas.

La ciudad de Nueva York, por ejemplo, ya repartió 5 millones de dólares en efectivo entre los primeros 50.000 residentes que aceptaron el incentivo de 100 dólares para vacunarse. De ellos, según informó el alcalde Bill de Blasio, 43 % eran latinos.

También se reparten entradas para el Zoológico del Bronx, el Jardín Botánico de Brooklyn y el Centro Lincoln. Del otro lado del río Hudson, en Nueva Jersey se ofrece cerveza gratuita a los recién vacunados.

La ciudad de Chicago (Illinois) regala entradas a un parque de diversiones, Detroit (Michigan) ofrece una tarjeta de débito de 50 dólares a quien lleve a una persona a un centro de vacunación, sin límite en las cantidades, y en el condado de Harris (Texas), donde se asienta la ciudad de Houston, se aprobaron 250.000 dólares que se repartirán como incentivos a la vacunación.

LUCHA CONTRA LA DESINFORMACIÓN

Pero en Arizona “estamos atrasados, luchamos contra la desinformación y no contamos con incentivos para atraer a la gente”, dijo a Efe Josué Andonaegui, de la organización Poder Latinx.

En su estado, de los 3,8 millones de personas que han recibido al menos una dosis, solo 16,4 % son latinos, según datos del Departamento de Servicios de Salud de Arizona.

Según el activista, los inmigrantes sin estatus legal pueden ser reacios a recibir la vacuna por temor a que se les pida información personal, pero también pesaría la información “fantasiosa” que reciben por internet y redes sociales sobre un presunto “chip rastreador” que se les inyectaría para que Inmigración localice a los indocumentados.

Poder Latinx exige más información en español sobre la pandemia, fundamentada por médicos que hablen sobre los beneficios de la vacuna y también sobre historias de otras enfermedades que causaron grandes estragos a la humanidad y fueron derrotadas, como la viruela.

“La gente tiene miedo y no entiende lo de las variantes del virus. Se pregunta por qué vacunarse si igualmente pueden contagiarse. No entiende que al estar vacunados el cuerpo reacciona mejor ante el virus”, dijo Andonaegui.

Quienes también reclaman información en su lengua son los indígenas indocumentados, que en gran parte provienen de México y Guatemala.

Odilia Romero, cofundadora de Comunidades Indígenas en Liderazgo (CIELO), dijo a Efe que la barrera del idioma es muy grande porque solamente en el condado de Los Ángeles se hablan 31 lenguas diferentes, y el mensaje no les llega.

“El problema del idioma invisibiliza nuestra existencia. Los indígenas no existimos, no tenemos servicios; las consecuencias son graves y sufrimos muertes, encarcelamientos y deportaciones. No tenemos derecho al debido proceso en nuestro idioma”, dijo Romero, que es zapoteca de la sierra norte de Oaxaca (México).

Aun así, “el pueblo vela por el pueblo” y se ha logrado vacunar a 3.000 indígenas en el condado, concluyó.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.