'Dialogar con los criminales' proponen obispos en México para acabar con la violencia

·1  min de lectura

Monseñor 'Chuy' aprendió a lidiar con las bombas en Israel y sobrevivió a un atentado de narcotraficantes. "Curados de espantos", él y monseñor Rangel defienden el diálogo con los criminales para pacificar una de las regiones más violentas de México.

Tras coincidir en Tierra Santa hace dos décadas, el destino de estos obispos mexicanos vuelve a cruzarse por voluntad del papa Francisco, quien nombró a José de Jesús González en la Diócesis de Chilpancingo-Chilapa en reemplazo del jubilado Salvador Rangel.

En esta zona del estado de Guerrero (suroeste) los descuartizamientos eran cotidianos en años recientes, por una guerra entre cárteles que se disputan la producción de goma de opio, amapola y marihuana en sus vastas serranías, y el acceso a puertos del Pacífico como Acapulco.

Para frenar el baño de sangre, Rangel, excustodio del Santo Sepulcro de 75 años, abrió un diálogo con los jefes de esas bandas tras asumir como obispo en 2015.

Ahora monseñor 'Chuy' (por Jesús y como le gusta que lo llamen) quiere seguir los pasos de su antiguo confesor, a quien conoció cuando estudiaba teología y refugiaba a jóvenes palestinos.

"Hace siete años se sentía muy fuerte (la violencia). Ahora es diferente. La gente tiene esperanza de que se continúe" dialogando con los "malos", dice a la AFP González, de 57 años, tras posesionarse el pasado martes.

De un pico de 117 asesinatos denunciados en Chilapa en 2017, la cifra bajó a 14 en 2021, según el gobierno. En Chilpancingo -capital de Guerrero- cayó de 159 a 50 en igual período.

- Acusaciones -

En sus gestiones, Rangel pedía a los capos cesar los homicidios y el cobro de extorsiones, y liberar a secuestrados.


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.