Le diagnosticaron cáncer terminal tras una cesárea: “No quería encariñarme con mi hijo”

·2  min de lectura
Lois Walker y su esposo a pocos minutos del parto
Lois Walker y su esposo a pocos minutos del parto

La historia de Lois Walker, de 37 años, está dando vueltas al mundo luego de que la mujer que vive en Barnsley, Reino Unido, contara que tuvo dolor de estómago durante 12 meses, pero los médicos le dijeron que se debía a la ansiedad. Sin embargo, le diagnosticaron cáncer terminal cuando ingresó en el hospital para dar a luz a su tercer hijo.

La mujer aseguró que recién en el momento del parto por cesárea de su hijo Ray, el año pasado, los médicos detectaron que tenía cáncer en los ovarios en etapa 4, la última. Además, detectaron que tenía células cancerígenas en el revestimiento del abdomen y los ganglios linfáticos.

Según contó a la cadena BBC, Walker también presentó una queja, aún no una denuncia, a su médico de cabecera que evitó responder los contactos de la prensa. Lo mismo sucedió con el Hospital Barnsley que tampoco quiso hablar hasta que se presentara una queja formal.

En diálogo con la cadena británica, la madre narró que visitó, en varias oportunidades, a los médicos de Dove Valley Practice en Worsbrough and Barnsley Hospital, y que las respuestas que recibía ante su planteo por fuertes dolores abdominales era que podría ser que padecía el síndrome del colon irritable o que, simplemente, era hipocondríaca (obsesión por tener una enfermedad grave y no ser diagnosticada).

“No sé qué más podría haber hecho. Era como si nadie quisiera escuchar”, aseguró Walker a BBC y agregó: “Les dije ‘siento que me voy a morir’. Quería que me tomaran en serio. Sentía que algo andaba muy mal”.

Lois Walker
Lois Walker


Lois Walker

Tras la cesárea supo la verdad: “Mi abdomen estaba tan enfermo, tumores por todas partes. Dijeron que era como una bolsa de arena que se había abierto y se había ido por todas partes”.

Walker, que tiene tres hijos, dijo que el diagnóstico significaba que le preocupaba encariñarse con su hijo recién nacido. “Ha sido muy, muy difícil”, dijo y agregó: “No quería encariñarme con él, pero él es mi rayo de sol. Mis hijos son mi propósito. Quiero concentrarme en crear recuerdos. Si el amor pudiera salvarme, nunca moriría”.

Por otra parte, su pareja pidió: “Esto podría haberse detectado antes de lo que fue. Es un poco repugnante, especialmente con los niños. No sabemos qué nos traerá el futuro ahora”.

El último mensaje que quiso transmitir la mujer fue que las personas escuchen su cuerpo y pidan ayuda cuando se sientan mal. “Si hay un solo médico que lee esto y piensa ‘debemos hacerlo mejor’, eso es todo lo que quiero”, dijo y cerró: “No quisiera que nadie pasara por lo que estoy pasando yo”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.