Anuncios

Los diagnósticos de cáncer en Estados Unidos cayeron abruptamente al inicio de la pandemia

Washington (EE.UU.), 27 sep (EFE).- Los diagnósticos nuevos de los seis principales tipos de cáncer en EE.UU. disminuyeron de forma abrupta a comienzos de 2020, al inicio de la pandemia de covid-19, quizá debido a interrupciones en la atención médica, señala un informe divulgado este miércoles por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI, en inglés).

Los hallazgos sugieren que muchos cánceres no fueron diagnosticados de forma oportuna en las primeras etapas de la pandemia.

Los autores analizaron datos de incidencia (nuevos diagnósticos) de cáncer de 2015 a 2020 procedentes de registros de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) y del NCI, y compararon el número de casos diagnosticados en 2020 con la cifra esperada con base en los datos de años anteriores.

Para el estudio consideraron los cánceres de mama, de pulmón y colorrectal, que a menudo son diagnosticados en exámenes médicos y otras formas de detección temprana que pueden haber sido perturbadas por la pandemia.

También analizaron datos de cánceres de tiroides y próstata, que suelen ser diagnosticados de forma incidental, y de páncreas, que generalmente es diagnosticado cuando el paciente presenta síntomas.

De marzo a mayo de 2020, los casos nuevos de esos seis tipos de cáncer cayeron drásticamente. Para julio, sin embargo, los diagnósticos de todos los tipos de cáncer excepto el de próstata habían regresado a niveles prepandémicos, con pocas diferencias entre las cifras esperadas y observadas en la segunda mitad del año.

En el mismo periodo a principios de 2020, el volumen de reportes electrónicos de patología enviados a los registros de cáncer también disminuyó marcadamente en comparación con las cifras de 2019, antes de regresar a los niveles previos a la pandemia.

Debido a que estos reportes son transmitidos automáticamente a los registros, los hallazgos sugieren que la caída en los nuevos diagnósticos no se debió a retrasos en el envío de reportes sino a citas de revisión perdidas y retrasos en otros procedimientos relacionados con la enfermedad.

Los investigadores también encontraron que por cada tipo de cáncer considerado en el estudio, los nuevos casos detectados en etapas tempranas cayeron más abruptamente que los de etapas avanzadas. Las caídas fueron mayores para los cánceres típicamente diagnosticados en revisión médica (de mama, pulmonar y colorrectal).

Por ejemplo, se esperaba que 7.147 casos de cáncer colorrectal en etapas tempranas fueran diagnosticados en 2020, pero solo se diagnosticaron 5.983, lo que significa que potencialmente el 16 % de los casos de cáncer colorrectal en etapas tempranas no fueron detectados.

"Esas oportunidades perdidas para la detección temprana del cáncer son alarmantes, en particular para los segmentos más vulnerables de la población que siguen encarando obstáculos para el acceso al cuidado por el cáncer", señaló Monica Bertagnolli, directora del NCI.

"Este informe subraya la urgencia de ayudar a todos los estadounidenses a ponerse al día en la atención al cáncer para que evitemos muertes innecesarias y complicaciones por el cáncer", añadió.

Por su parte, Karen Knudsen, directora ejecutiva de la Sociedad Estadounidense Contra el Cáncer, expresó su preocupación por las implicaciones de los diagnósticos tardíos, subrayando que esas demoras típicamente se asocian con cánceres más agresivos y desenlaces más negativos.

"Es imperativo asegurar que recuperemos el terreno perdido en la detección temprana del cáncer, y maximizar así las oportunidades para tratamientos efectivos y mejores tasas de supervivencia", agregó.

Lisa Richardson, directora de la División de Prevención y Control del Cáncer en los CDC, recomendó a su vez que todas las personas retornen al cuidado rutinario de la salud, "incluidos los exámenes de detección del cáncer".

"Es importante también que nos aseguremos de que los niños, los adolescentes y los adultos estén al día con las vacunas para prevenir infecciones con virus como el de la hepatitis B y el del papiloma humano, que pueden conducir al cáncer", señaló.

El estudio es el mayor hasta la fecha que usa datos de los registros centrales de cáncer para evaluar el impacto de la pandemia de covid-19 en la incidencia de cáncer en Estados Unidos.

(c) Agencia EFE