Diócesis de Cuernavaca convoca a candidatos a firmar pacto de unidad

·2  min de lectura

CUERNAVACA, Mor., abril 21 (EL UNIVERSAL).- El vicario general de la Diócesis de Cuernavaca, Tomás Toral Nájera, convocó a los candidatos a diferentes cargos de elección popular a crear un pacto de unidad para evitar agresiones, atender el bien común y dejar a un lado sus intereses personales o particulares.

Ante el inicio de campañas para los comicios del próximo 6 de junio, Toral Nájera dijo que cada candidato y cada partido político presentará sus propuestas, pero la invitación de la iglesia es a que atiendan el bien común, dejen de sembrar división y eviten la concentración de personas en eventos masivos porque podrían aumentar los contagios por Covid-19.

Toral Nájera convocó a los candidatos a diferentes cargos de elección popular a crear un pacto de unidad para evitar agresiones, atender el bien común y dejar a un lado sus intereses personales o particulares.

El también rector de la Catedral pidió a los candidatos realizar sus campañas electorales por medio de las redes sociales y evitar aglomeración de personas como lo indican los protocolos sanitarios.

"Ojalá que las campañas se lleven a cabo de acuerdo a lo que se requiere este tiempo de pandemia y cumplir con los protocolos en relación a la aglomeración de personas en actos masivos lo cual no está permitido en este color del semáforo", refirió Toral Nájera.

El sábado pasado los candidatos del Partido Movimiento Alternativa Social (MAS), PRD), Movimiento Ciudadano, Redes Sociales Progresistas (RSP), Armonía por Morelos, y Bienestar Ciudadano, se reunieron para acordar un pacto de Civilidad previo al arranque de las campañas electorales por la alcaldía de Cuernavaca, con el propósito de evitar una guerra sucia.

Por otra parte, el obispo de la Diócesis de Cuernavaca, Ramón Castro Castro, convocó a los católicos a participar en la décima marcha por la vida que se realizará este sábado de manera virtual porque, dijo, se viven momentos difíciles y hay realidades estratégicas en peligro del ser humano que los cristianos deben saber defender y no permanecer tranquilos cuando la vida está amenazada.