Diáspora venezolana organiza Cumbre Nacional este sábado 17 de abril para promover camino a la ciudadanía para beneficiarios de TPS y DACA

Yvonne H. Valdez, South Florida Sun Sentinel
·9  min de lectura

La diáspora venezolana está luchando arduamente para que sus compatriotas se inscriban en el Estatus de Protección Temporal (Temporary Protected Status o TPS) y adicionalmente luchen unidos para lograr un estatus legal permanente que les asegure la ciudadanía.

Este sábado 17 de abril, se estará llevando a cabo una Cumbre Nacional virtual para informar sobre cómo los venezolanos en Estados Unidos y sus aliados nacionales y locales se han unido y están luchando para pedir apoyo bipartidista para el proyecto de ley SECURE Act.

El proyecto de ley SECURE, presentado en el Congreso por el senador demócrata Chris Van Hollen de Maryland en 2019, daría un camino hacia un estatus permanente para los beneficiarios del TPS, incluyendo a unos 320,000 venezolanos, cuya mayoría vive en Florida.

Esta ley daría estatus permanente a los ciudadanos de los 12 países que actualmente participan en el TPS y a los beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) y Salida Obligatoria Diferida (DED).

El evento virtual tendrá lugar el sábado a las 11 a.m. Es gratuito y las personas deben conectarse a través de este enlace: https://www.facebook.com/events/156068203085995

Este martes, miembros de la diáspora venezolana realizaron una conferencia de prensa virtual sobre las acciones que están tomando para pedir a los senadores demócratas y republicanos que aprueben la Secure Act, que proporcionaría protección permanente a los titulares de TPS de 12 países, incluido Venezuela, Haití, Honduras, Nicaragua y El Salvador.

La SECURE Act necesita un patrocinador republicano en el Senado y 10 republicanos para evitar un obstruccionismo, indican.

Los participantes indicaron que se han comunicado con el senador Rick Scott para pedirle ayuda para que copatrocine el proyecto, pero que aún no han recibido respuesta. Además, se necesitan que otros 10 senadores republicanos apoyen esta iniciativa ya que se require 60% del respaldo en el Senado para que una ley sea aprobada.

“Esta ley brindaría estabilidad y un camino a la ciudadanía para las familias con TPS que huyen de la violencia y que han construido sus vidas en los Estados Unidos”, dijo al iniciar la conferencia Kathy Bird Carvajal, directora ejecutiva de Impact Fund, Florida y miembro de la American Business Coalition.

Además de Bird, participaron en la conferencia Maria Antonieta Diaz, de Venezuelan American Alliance; Denise Rincón, Directora de Venezuelan Association of Massachusetts, Inc; Leopoldo Martínez, de Center for Democracy and Development in the Americas (CDDA); Al Cárdenas, ex presidente del Partido Republicano de Florida y copresidente de la American Business Immigration Coalition e IMPAC Fund y Evelyn Perez Verdia, de We Are Más.

“Soy un venezolano americano que vine a los Estados Unidos perseguido políticamente por el régimen chavista. Mi familia y yo encontramos afortunadamente un camino para la residencia y eventualmente la ciudadanía. Desafortunadamente para muchas otras familias, entiendo los problemas de muchas familias y el por qué vinieron acá. Sé de primera mano la motivación que tuvieron cuando escaparon de la situación de Venezuela... por eso ahora como ciudadano americano quiero ser parte de esta coalición”, dijo Martínez, uno de los conferencistas del evento del sábado.

“Tenemos ahora afortunadamente el TPS para proteger a los venezolanos... pero necesitamos más que el TPS, tenemos que darles a estas familias una seguridad a largo plazo”, dijo Martínez, quien es también presidente del comité nacional de Latino Victory.

“Los venezolanos serán una gran adición para este país, son trabajadores duros...”, agregó.

Se estima que hay 200,000 venezolanos elegibles para TPS solo en Florida.

A pesar de ser una parte integral de nuestras comunidades, dicen quienes participaron en la conferencia, los titulares de TPS viven en un estado constante de incertidumbre.

Los participantes hicieron hincapié en el peso que representa para los venezolanos tener que renovar cada 6 a 18 meses el TPS y volver a pagar las altas tarifas.

“Me siento feliz y muy agradecida con esta oportunidad que tenemos los venezolanos de poder aplicar a la TPS. Pero el TPS no es permanente. Necesitamos una protección permanente que nos dé un camino a la ciudadanía. Es muy costos tener que renovar. Los costos son altos...”, dijo por su parte Janeth Galvis, solicitante de TPS y coordinadora de la Línea de Ayuda de la Coalición de Venezolanos en Florida. Galvis dijo haber llegado huyendo del régimen en busca de “una seguridad para mis dos hijas y para mí”.

El cubano americano Al Cárdenas, otro de los conferencistas de este sábado, destacó, entre otros, que la inestabilidad previene que muchos se establezcan abriendo negocios o comprando viviendas. Además de compartir su solidaridad tras haber vivido una situación similar al salir de Cuba.

“Quiero decirles a todos que yo como cubano americano llegué con mi familia en circunstancias muy similares a las que llegaron los venezolanos... pudimos obtener un estatus similar al que queremos lograr para los venezolanos. El resultado es que los cubanos ya no se sentían como huéspedes. Es muy difícil sentirte que tienes las maletas abiertas ‘por si las moscas’ como decimos nosotros...”, dijo Cárdenas sobre la seguridad de poder estar en este país y criar a la familia acá y contribuir al sueño americano. “No tener un estatus permanente no te permite tomar decisiones a largo plazo como comprar una casa, o arrancar un negocio...”.

“La mayoría de los que tienen el estatus del TPS residen en Florida por eso estamos promoviendo con tanta energía ese estatus permanente desde acá”, agregó.

En el sur de Florida

El TPS es un estatus migratorio temporal que se otorga a los ciudadanos de ciertos países que experimentan problemas que hacen que sea difícil o inseguro que sus ciudadanos sean deportados allí.

El Secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, designó a Venezuela para el Estatus de Protección Temporal (TPS) por 18 meses, desde el 9 de marzo de 2021 hasta el 9 de septiembre de 2022.

Con base en un memorando presidencial del 19 de enero de 2021, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) también está implementando la salida forzada diferida (DED) para Venezuela hasta el 20 de julio de 2022 para los ciudadanos venezolanos y las personas sin nacionalidad que hayan residido habitualmente en Venezuela por última vez.

Los ciudadanos venezolanos y las personas sin nacionalidad que hayan residido habitualmente en Venezuela por última vez pueden presentar un registro inicial solicitud bajo la designación de TPS para Venezuela durante el período de registro de 180 días.

El registro comenzó el 9 de marzo de 2021 y finaliza el 5 de septiembre de 2021. Quienes soliciten el TPS puede pedir también un Documento de Autorización de Empleo (EAD). Una vez que se le otorga el TPS a un beneficiario, se le autoriza a trabajar.

En el sur de Florida, los líderes comunitarios están igualmente luchando para que los venezolanos se inscriban en el TPS.

La población de personas con ascendencia venezolana en Broward, Palm Beach y Miami Dade aumentó un 250 por ciento entre 2000 y 2013, según muestran las cifras del censo, a más de 80,000.

Se estima que 421,000 hispanos de origen venezolano residían en los Estados Unidos en 2017, según un análisis del Pew Research Center de la Encuesta sobre la Comunidad Estadounidense de la Oficina del Censo de EEUU.

Los venezolanos son la decimotercera población más grande de origen hispano que vive en EEUU, representando menos del 1% de la población hispana de EEUU. En 2017. Desde 2000, la población de origen venezolano ha aumentado un 352%, pasando de 93,000 a 421,000 hasta el 2017.

La asociación AMAVEX (Asociación Multicultural de Activistas Voz y Expresión), Alma Llanera en Broward, We The People y Nacidos en el Pavimento, han estado llevando a cabo talleres para informar y ayudar a la comunidad. El quienes estarán dando información sobre sobre el mas reciente tuvo lugar en Coral Springs a principios de abril.

“Para nosotros es primordial que la comunidad entienda que sí lo pueden hacer [solicitar el TPS]. Y si tienes otro proceso de inmigración, sí lo puedes hacer. Les vamos a enseñar a seguir el camino correcto”, dijo Helena Villalonga, presidenta y fundadora de AMAVEX. “No solo van a recibir ayuda y orientación de líderes comunitarios sino de dos abogados. Siempre me acompañan abogados porque me gusta que la gente pueda recibir puntualmente asesoría”.

Villalonga es conocida, entre otros muchos logros, por su lucha después de que su hijo Juan Correa-Villalonga fuera deportado. Su hijo fue el primero en convertirse en ciudadano americano luego de haber sido reportado y haber retornado legalmente a Estados Unidos.

Villalonga dice que el primer y segundo taller tuvieron lugar en Doral, pero que ahora tiene planes de realizar uno en Weston y otro en Homestead, después del de este sábado. También dice haber sido invitada a Tampa y Orlando, donde planea celebrar talleres en el futuro.

En el taller de Coral Springs participó el abogado Irving Joseph González, con oficina en Miami, quien espera que las personas tengan cuidado en llenar bien los formularios. De acuerdo con González, uno de los errores más comunes es el llenar erróneamente los documentos.

“Si tienen dudas, pregúntenle a un profesional que hable inglés para estar seguros y también quiero que las personas que han sido arrestadas sepan que no tienen que mentir y muchos menos ocultar información”, dijo.

Pero, el error más común que cometen las personas con el TPS, según su experiencia, es tener problemas con la justicia, DUI o cualquier problema en general.

“Eso puede descalificar a las personas”, dice.

Igualmente González destaca que el tiempo es vital.

“Traten de hacerlo lo más rápido posible. Que se demore 15 o 30 días en llenar no hay problema, pero no esperes seis meses porque siempre hay demoras en estos procesos”.

En cuanto a los viajes, González dice ser conservador.

“Si no tienen permiso de viaje, no pueden viajar. Yo diría que es más seguro que viajen dentro de los 48 estados contiguos, incluyendo Puerto Rico. No viajen fuera de EEUU si no tienen permiso. Y a un lugar donde no deben viajar es a Venezuela. Especialmente si la persona solicitó asilo político”, dijo.

yvaldez@sunsentinel.com, 954-825-7827, @yvonnehvaldezz en Facebook, Twitter.

Dale like a @elsentinelsur en Facebook, Twitter e Instagram o visita sunsentinel.com/elsentinel