Rusia podría desbloquear las exportaciones de granos ucranianos la próxima semana

·8  min de lectura
© Ministerio de Defensa Turco

Rusia y Ucrania podrían firmar un acuerdo la semana que viene para reanudar las exportaciones de granos ucranianos que se encuentran bloqueadas por Moscú. Esto como resultado de una reunión entre militares rusos y ucranianos, bajo la mediación de la ONU en calidad de observadora, para tratar de avanzar en la exportación de cerca de 22 millones de toneladas de grano que se encuentran atrapadas en los puertos de Ucrania en medio de la invasión rusa.

El acuerdo incluiría controles de los países en conflicto para monitorear lo granos ucranianos en los puertos, mientras que Turquía se encargaría de garantizar la seguridad de las rutas de exportación del Mar Negro y de establecer en su territorio un centro de coordinación entre Ucrania, Rusia y Naciones Unidas para las exportaciones.

António Guterres, secretario general de la ONU, quien estuvo presente en las conversaciones, aseguró que se dieron pasos importantes hacia adelante para garantizar la exportación segura de los productos alimenticios ucranianos y celebró que por fin aparezca “un rayo de esperanza para aliviar el sufrimiento humano y el hambre en todo el mundo” sobre todo para las personas más vulnerables.

“Hubo acuerdo de fondo en muchos aspectos, en las cuestiones relacionadas con los mecanismos de control, el sistema de coordinación y con las cuestiones de la minería en muchos aspectos concretos, diría de fondo. Pero por supuesto, esta fue una primera reunión. El progreso fue muy alentador. Esperamos que ahora las delegaciones estén regresando a sus capitales, y que los próximos pasos nos permitan llegar a un acuerdo formal", expresó el secretario general.

Además, expresó su optimismo ante la reunión que realizarán la próxima semana y espera que allí se llegue a un acuerdo final, confiando en “la buena voluntad y el compromiso de todas las partes”, que según su parecer fue demostrada en la jornada de este miércoles.

Guterres resaltó que a pesar de que son muy importantes los avances de la reunión para contribuir con la estabilidad del sistema alimentario mundial, no se puede olvidar que las conversaciones se realizan en medio de un conflicto en donde la gente sigue muriendo.

“Inspirémonos en ese rayo de esperanza para ayudar a iluminar el camino hacia una solución negociada de paz que se necesita desesperadamente de acuerdo con la carta de la ONU y el derecho internacional”, manifestó la máxima autoridad de la ONU.

Lamentó además que las partes no mostraran posibilidades próximas a un acuerdo de paz: “Creo que, en cualquier caso, esto demostró que las partes pueden tener un diálogo constructivo, y esto es, por supuesto, una muy buena noticia. Pero para la paz, todavía tenemos mucho camino por recorrer”.

Kiev espera que con todas estas gestiones se elimine la congestión de barcos y se pueda aumentar la exportación mensual de grano en 500.000 toneladas.

Zelenski reacciona

Ante los resultados de las conversaciones, el presidente de Ucrania expresó su agradecimiento con Naciones Unidas y Turquía por los esfuerzos realizados para avanzar en los diálogos.

“El éxito de esta historia es necesario no solo para nuestro estado, sino sin exagerar para todo el mundo. Si se puede eliminar la amenaza rusa a la navegación en el Mar Negro, se aliviará la amenaza mundial de una crisis alimentaria. La delegación ucraniana me ha informado que hay un progreso. En los próximos días acordaremos los detalles con el secretario”, puntualizó Zelenski.

Además, el mandatario ucraniano reaccionó al reconocimiento de la República Popular Democrática de Corea a la independencia de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, pertenecientes al Dombass.

“Por supuesto, responderemos con mucha dureza en todos los niveles. Pero esta es una noticia tal que ni siquiera necesita más comentarios. Todo es obvio. En qué camino estamos y hacia dónde pueden estar conduciendo los ocupantes" aseveró Zelenski.

Lamentó además el ataque ruso de este miércoles a la ciudad de Chasiv Yar, informando que la lista de personas fallecidas alcanza las 48, entre ellas un niño.

“El número de rescatados, lamentablemente, no ha cambiado: 9 personas. Los rescatistas continuarán trabajando en el sitio hasta que se retiren todos los escombros. Este fue uno de los ataques rusos más brutales durante toda la guerra: tantas víctimas... Mis condolencias a sus familias y amigos" manifestó el titular del Ejecutivo.

Antes de la invasión rusa, aproximadamente el 80% de los productos agrícolas de Ucrania, el “granero de Europa” como se le conoce al Estado, se exportaban a través de puertos marítimos. De ahí que el objetivo del encuentro sea discutir el funcionamiento de los corredores marítimos para la exportación del grano, como lo ha señalado el jefe de la Oficina del presidente de Ucrania, Andriy Yermak.

Ucrania es uno de los mayores exportadores mundiales de trigo, maíz y aceite de girasol, pero la invasión por parte de Rusia perturbó la producción y frenó los envíos, poniendo en peligro el suministro de alimentos en varios países en desarrollo, especialmente algunas naciones africanas, y contribuyendo al aumento de los precios.

Turquía se ha ofrecido a proporcionar corredores seguros en el Mar Negro y ha trabajado con la ONU, Rusia y Ucrania para llegar a un acuerdo. La ONU establecería un centro en Estambul para controlar los envíos, avanzaron funcionarios turcos.

Este anuncio vino luego de las gestiones del ministro de Defensa de Turquía, Hulusi Akar, que ya había adelantado que las conversaciones previas al encuentro de este miércoles entre las partes se “habían desarrollado positivamente”.

Akar declaró que “después de todas estas reuniones, los cereales que esperan en los puertos ucranianos serán enviados a los mercados internacionales por vía marítima. Las delegaciones militares de los Ministerios de Defensa de Turquía, Rusia y Ucrania y la delegación de las Naciones Unidas llevarán a cabo negociaciones para su entrega en condiciones de seguridad."

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, en entrevista con la agencia AP, dijo que se debe garantizar la seguridad de los propietarios de los buques, de los propietarios de carga y de Ucrania antes de que el grano pueda exportarse de forma segura.

Kuleba agregó que el deseo de Rusia de eludir las sanciones está poniendo a "millones de personas" en riesgo de inanición.

"Esto es lo que hace que toda la situación sea tan cínica", dijo Kuleba, "están jugando su juego del hambre", agregó.

Las condiciones de Rusia para el desbloqueo

Con el bloqueo de Rusia de los puertos del Mar Negro y el Mar de Azov en Ucrania, el destino de la próxima cosecha está en duda. Funcionarios rusos y ucranianos han intercambiado acusaciones sobre los envíos de granos atascados.

Pese a este control y a las evidencias del bloqueo de cereales, Rusia ha reiterado que no obstaculiza la salida de barcos comerciales extranjeros de puertos ucranianos y ha asegurado estar dispuesto a asistir en el desbloqueo, pero bajo la condición de que Ucrania elimine las minas marinas en el puerto de Odessa.

Pyotr Ilyichev, director del departamento para relaciones con organizaciones internacionales del Ministerio de Exteriores ruso, apuntó que el ejército de Rusia había declarado repetidamente su voluntad de permitir corredores de transporte marítimo seguro en el Mar Negro.

70 buques de 16 países han permanecido atrapados en puertos ucranianos, dijo Ilyichev, alegando que las autoridades ucranianas les habían prohibido salir.

"Nuestras condiciones son claras: necesitamos tener la posibilidad de controlar y verificar los barcos para evitar cualquier intento de contrabando de armas y Kiev debe abstenerse de cualquier provocación", dijo la agencia de noticias Interfax.

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha trabajado durante meses para asegurar un acuerdo que permitiría a Ucrania exportar trigo y otros productos básicos desde Odessa, el puerto más grande del país, y también permitiría a Rusia exportar granos y fertilizantes a los mercados mundiales.

"Estamos trabajando duro, de hecho, pero todavía hay un camino por recorrer”, señaló Guterres antes de la reunión de este miércoles.

El suministro de alimentos para decenas de países sigue en peligro

Los funcionarios ucranianos han culpado al bloqueo naval ruso por detener las exportaciones y causar una crisis alimentaria mundial. Kiev señala que esa “buena voluntad” manifestada por Rusia para negociar es manipulación, teniendo en cuenta que las fuerzas rusas continúan "atacando instalaciones de infraestructura crítica y embarcaciones civiles en el mar Negro".

Ucrania insiste en el desbloqueo de los puertos marítimos porque la capacidad de transporte a través de los puertos del Danubio, el ferrocarril y por carretera hacia la frontera occidental no es suficiente para reemplazar la vía marítima.

Rusia tampoco ha sido capaz de transportar su grano. Moscú argumenta que las sanciones occidentales a sus industrias bancarias y navieras hacen imposible que Rusia exporte alimentos y fertilizantes y están asustando a las compañías navieras extranjeras para que no los transporten.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) dice que la guerra está poniendo en peligro los suministros de alimentos para muchas naciones en desarrollo y podría empeorar el hambre de hasta 181 millones de personas.

La retoma de la Isla de las Serpientes, respiro para exportar parte del grano

Hace dos semanas, la retirada rusa de la estratégica Isla de las Serpientes, a 45 kilómetros de las costas ucranianas, ha permitido que Ucrania retome el control sobre la parte noroeste del mar Negro y el sur de Ucrania.

La importancia del repliegue ruso de esta Isla radica en que Ucrania ha vuelto a utilizar desde el domingo el estuario Bystroye en la desembocadura del río Danubio en el mar Negro para exportar parte del grano desde tres puertos.

Antes de la recuperación de la isla, las navieras globales debían utilizar puertos del Danubio, por medio del canal rumano de Sulina, lo que provocó, según Kiev, la acumulación y congestión de una gran cantidad de embarcaciones.

El Ministerio de Infraestructura de Ucrania ha afirmado que, hasta el 12 de julio, 16 barcos comerciales que llevan productos agrícolas ucranianos a mercados extranjeros ya han pasado por el estuario Bystroye y esperan a ser cargados de cereal. Más de 90 buques esperan además su turno para entrar en puertos ucranianos en el canal de Sulina. Un total de 135 barcos están en ruta.

En junio, Ucrania logró exportar 2,5 millones de toneladas de productos a través de las rutas logísticas disponibles, cuando la necesidad asciende a 8 millones al mes.

Con EFE, Anadolu y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.