El diálogo entre oficialismo y oposición tampoco avanza en la provincia de Buenos Aires

·4  min de lectura
El gobernador Axel Kicillof, con Magario y Otermín
El gobernador Axel Kicillof, con Magario y Otermín - Créditos: @Matías Adhemar

Los atisbos de diálogo entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio que se ensayan a nivel nacional sin éxito tampoco llegan por ahora a buen puerto en la provincia de Buenos Aires, donde el gobernador Axel Kicillof experimenta dificultades para acordar con la oposición y hacer funcionar a la Legislatura bonaerense con una agenda consensuada. En las dos orillas se lanzan culpas por la falta de entendimiento, que se expresa en que la Cámara de Senadores tuvo siete sesiones en lo que va del año, y la de Diputados, apenas una más.

Mientras se espera que el mes próximo ingrese el proyecto de presupuesto provincial 2023, cuyo debate fuentes legislativas calculan para diciembre, en la Legislatura el gobierno bonaerense tiene proyectos pendientes que no logra destrabar. “Estamos trabajando en varios temas. No hay predisposición de la oposición, pero seguimos insistiendo con el diálogo”, dijo a LA NACION una fuente de confianza de Kicillof, que mencionó entre esos temas el “nombramiento de jueces vacantes y el Instituto Biológico Tomás Perón [el gobierno bonaerense quiere transformarlo y potenciar la producción de medicamentos]”. Sumó ahora más incertidumbre su intención de debatir la eventual eliminación de las elecciones primarias PASO.

Las preguntas que siguen sin respuestas

Algunas fuentes de la Cámara de Diputados provincial aspiran a lograr que, el 29 de septiembre, puedan sesionar para aprobar el proyecto del instituto biológico. Hasta ahora, esa Cámara sesionó en ocho ocasiones, pero dos fueron de carácter especial, con los únicos temas de rememorar el golpe de Estado de 1976 y repudiar el ataque que sufrió la vicepresidenta Cristina Kirchner el 1° de septiembre.

Un legislador provincial clave de la oposición indicó que “la Legislatura está parada” y que “no hay nada avanzado” en materia de acuerdos con el oficialismo. En el Frente de Todos, un legislador explicó que “la oposición se queja de que la Provincia viene lenta en el cumplimiento del Fondo de Infraestructura Municipal”.

Hay varios legisladores encargados de las negociaciones. Según pudo saber LA NACION, por el lado opositor están diputados como el radical Maximiliano Abad (jefe del bloque de Juntos) y senadores como el macrista Christian Gribaudo (presidente de la bancada de Juntos) o Agustín Máspoli (UCR). En el oficialismo, tallan Federico Otermín (titular de la Cámara de Diputados) y Rubén Eslaiman (que lidera a los diputados del Frente Renovador). También la jefa del bloque del Senado, Teresa García, y la vicegobernadora y titular de esa Cámara, Verónica Magario. Un alfil de Martín Insaurralde, el vicejefe de Gabinete provincial Juan Pablo de Jesús, es otro de los que estaría entre los negociadores.

Maximiliano Abad
Maximiliano Abad, el radical que hace de nexo entre la oposición y el oficialismo - Créditos: @Twitter @MaxiAbad

“Es un cero a cero, ni ellos ni nosotros sacamos nada. Mi impresión es que se han resignado a no sacar nada. Ellos no se cargan ningún caballito de batalla”, describió un senador provincial opositor, que afirma que tampoco el atentado contra la vicepresidenta Cristina Kirchner provocó acercamientos entre las partes. “En dos años y medio no tuvieron iniciativa de diálogo”, no dudó. El Senado sesionó en siete oportunidades (incluyendo dos sesiones especiales, por el golpe de 1976 y para repudiar el intento de magnicidio contra la expresidenta).

Otra fuente opositora del Senado admitió que la paridad en esa Cámara obliga a que “los temas tengan que ser de ultraconsenso” y que en Juntos piensan “en leyes para el próximo gobierno”, que consideran que será de ellos, por lo que apuntan a no aprobar mayores impuestos ni regulaciones. “El gobernador no nos llamó”, dijo cuando LA NACION le consultó sobre la posibilidad de que se mejore el diálogo tras el ataque contra Cristina y las señales de convocatoria que se hicieron desde algunos sectores políticos.

“Están en una posición más difícil en el Senado. Para qué nos vamos a gastar en Diputados, si después no sale nada en el Senado. Hay que acordar un paquete en las dos cámaras”, opinó un diputado provincial del Frente de Todos. “Abad mantiene el equilibrio y nosotros también tenemos que conversar. Tenemos muy buena relación, pero les bajan línea. Si a los de Pro les dicen sus dirigentes nacionales que no voten las jubilaciones del Banco Provincia, quedan abrochados”, añadió.

“Entre idas y vueltas”, definió al diálogo entre los sectores un senador. En esa Cámara, oficialistas y opositores cuentan con 23 bancas por bando y también se reparten las presidencias y mayorías en las comisiones de trabajo.