El diálogo entre el Gobierno y los indígenas en Ecuador termina con algunos avances

Quito, 10 nov (EFE).- La segunda reunión de diálogo entre el Gobierno y el movimiento indígena de Ecuador terminó este miércoles sin acuerdos concretos, aunque con avances en varios temas, por lo que las partes volverán a conversar en 15 días, cuando el Ejecutivo dé respuesta al pedido de bajar los precios de los combustibles.

Así lo informó el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Leonidas Iza, en una declaración en el Palacio de Gobierno en Quito, sede de la reunión de diálogo, donde señaló que trasladará el resultado de las conversaciones a las bases del movimiento.

Iza reconoció que en la cita, que se llevó a cabo a puerta cerrada por orden del Gobierno, se registraron avances en los seis puntos que la Conaie y otros colectivos sociales habían presentado ya en una primera ronda de conversaciones el pasado 4 de octubre.

Sin embargo, dijo confiar en que en los próximos 15 días, como ha ofrecido el Ejecutivo, se pueda conocer "la respuesta en el tema de los combustibles".

LOS COMBUSTIBLES PRIMERO

"No hay acuerdo mientras no se resuelva el tema de los combustibles", remarcó el líder indígena, tras precisar que su movimiento ha propuesto que el precio del diesel baje a 1,5 dólares el galón (3,7 litros) y el de la gasolina extra o regular a 2,1 dólares.

El pasado 22 de octubre, el presidente del país, Guillermo Lasso, había anunciado la congelación del precio de los combustibles, pero lo hizo con un último incremento que elevó a 1,9 dólares el precio del diesel y a 2,55 el de la gasolina regular.

La reunión se produce casi dos semanas después de que la Conaie y otros grupos sociales protagonizaran dos jornadas de protesta, los días 26 y 27 de octubre, con una marcha en Quito y el bloqueo intermitente de carreteras en una decena de provincias del país.

Ello a raíz de la negativa del mandatario a bajar el precio de los combustibles tras un incremento progresivo este año por un cambio introducido en la fórmula de cálculo por su predecesor Lenín Moreno.

Iza recordó, además, que la Conaie ha propuesto al Gobierno otros asuntos como la moratoria al pago de las deudas bancarias por un año, mejorar los precios de los productos agrícolas de campesinos, limitar la minería, frenar la precarización laboral y la aplicación de 21 derechos colectivos.

De su lado, la ministra de Gobierno (Interior), Alexandra Vela, dijo que se han producido coincidencias en tres de los seis temas propuestos por las organizaciones sociales.

"Tenemos todavía diferencias de opinión en dos puntos, y una revisión interna (sobre los combustibles), y manejaremos un mecanismo de diálogo" para llegar a una definición en un lapso de entre dos y tres semanas, apuntó Vela.

Se han registrado "coincidencias en temas" como el de los créditos bancarios, el manejo de precios de los artículos agrícolas, en la lucha contra el contrabando de productos agrícolas y en la educación intercultural, agregó la ministra.

MÁS ESTRATEGIA DE DIÁLOGO

La reunión de este miércoles se pudo celebrar gracias a que el Ejecutivo nacional asumió una nueva postura de diálogo con la oposición, tras verse bloqueado en la Asamblea Nacional (parlamento) en sus reformas para reactivar la economía y también ante el escándalo de los papeles de Pandora, en los que aparecieron bienes de Lasso antes de 2017.

Y también se llevó a cabo pese a los fuertes intercambios verbales y acusaciones del último mes entre Lasso e Iza.

El dirigente sindical Nelson Erazo, del Frente Popular, destacó la voluntad de diálogo de las organizaciones populares y reclamó al Gobierno "voluntad política" para resolver los problemas que afectan al pueblo ecuatoriano.

Sobre todo, dijo Erazo, debe haber voluntad de resolver el tema de los precios de los combustibles, cuyo incremento sostenido "ha conducido al aumento de la pobreza y de la extrema pobreza".

La jornada de diálogo entre el movimiento indígena y el Gobierno estuvo precedida por un cierto ambiente de tensión, ya que el presidente Lasso había increpado al líder de la Conaie y le había acusado de tener intenciones de desestabilizar la democracia.

Grupos de indígenas y de sindicatos se concentraron en las inmediaciones del Palacio presidencial de Quito en una "vigilia" del diálogo, custodiados por la Policía, aunque no se registraron incidentes.

No obstante, a la llegada de la comitiva indígena a la Casa de Gobierno, se registró un forcejeo entre guardias de seguridad del Palacio y el presidente de la Conaie, quien fue empujado a la reunión cuando era abordado por periodistas.

La Secretaría de Comunicación de la Presidencia de la República pidió disculpas por el episodio que involucró también a varios periodistas de canales de televisión.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.