Deuda. Vence el plazo con el Club de París y el Gobierno aguarda una prórroga

·3  min de lectura
En la Casa Rosada esperan el visto bueno al plazo de gracia de 60 días que evite el default por los 2400 millones de dólaresFoto: Fabian Marel
Fabian Marelli

El Gobierno se mostró ayer confiado en que el Club de París active hoy la prórroga de dos meses que evite caer en el default, al vencerse el primer plazo para pagar los 2400 millones de dólares que adeuda la Argentina.

En la Casa Rosada aludían ayer al “buen diálogo” con los miembros del Club de París, para fundar sus expectativas.

Ayer, LA NACION anticipó que desde los países miembros del Club de París no aparecen razones para negarle a la Argentina el “tiempo puente” que necesita para organizar la reestructuración de su deuda de 2400 millones de dólares, pero con condiciones sobre el futuro acuerdo.

Ni en la Argentina ni en Europa esperan un comunicado oficial del Club de París que ratifique el otorgamiento de los 60 días de gracia para que reestructure sus pagos. Así, la fecha se activaría automáticamente y el default oficial recién comenzaría a regir en dos meses, tras vencerse el plazo de hoy.

La Argentina viene de reestructurar algo más 100.000 millones de dólares con acreedores privados entre agosto y septiembre último, después del noveno incumplimiento soberano.

La reestructuración no consiguió alejar la desconfianza de los inversores, que se refleja en los niveles del riesgo país, ante cotizaciones de bonos nuevamente con precios en áreas de default.

En este contexto, el Gobierno espera una señal positiva del Club de París para ganar tiempo, en busca de una renegociación.

“Vamos bien”, era el comentario del fin de semana en la Casa Rosada frente a las tratativas con el Club de París, que están en manos del ministro de Economía, Martín Guzmán.

El titular del Palacio de Hacienda quedó debilitado tras intentar, sin éxito, desplazar al subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, quien resistió con el apoyo de Cristina Kirchner.

La situación de vulnerabilidad de Guzmán también es observada desde Europa, al momento de confiar en las promesas del gobierno nacional sobre el futuro de la deuda.

El pago de 2400 millones de dólares es producto de la negociación que protagonizó Axel Kicillof como ministro de Economía, en 2014. Y que ahora un gobierno, también de signo kirchnerista, quiere renegociar.

Por lo pronto, en el Ministerio de Economía confirmaron ayer que hoy no habrá un pago al Club de París.

En el Palacio de Hacienda buscaron también desestimar el vencimiento de hoy como la fecha límite, y confiaron en que en los 60 días de compás de espera habrá un acuerdo que evitará el default soberano.

El lugar del FMI

Uno de los puntos que reclamaron los líderes europeos a los que visitó Alberto Fernández fue que cerrara un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Se trata de un punto que resiste el sector más duro del kirchnerismo, que responde a la vicepresidenta Cristina Kirchner, y que se plasmó la semana pasada en una “proclama” a favor de no pagar la deuda.

El gobierno nacional sigue sin aclarar cuál sería el camino para llegar a una solución definitiva con la deuda del Club de París, que permita al país postergar los pagos sin caer en default ni disparar los punitorios que quedaron establecidos luego de la negociación de Kicillof. Desde Washington, en tanto, las autoridades consideran que la resolución del Club de París debe ir de la mano de un entendimiento con el Fondo Monetario Internacional.ß

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.