Kicillof mejoró la oferta de canje a sus acreedores, pero fue rechazada y se acerca el desenlace

María José Lucesole
El ministro de Economía, Axel Kicillof, el secretario de Finanzas, Pablo López, concluyeron una nueva emisión
El ministro de Economía, Axel Kicillof, el secretario de Finanzas, Pablo López, concluyeron una nueva emisión

LA PLATA.- A once meses del inicio del proceso de negociación con sus acreedores externos, la provincia de Buenos Aires no logra cerrar un acuerdo para el canje de la deuda en moneda extranjera, por US$7148 millones. El viernes expira un nuevo plazo fijado para acordar, hasta ahora sin éxito.

El gobierno de Axel Kicillof informó que mejoró los términos de la oferta inicial, en conversaciones “de buena fe” que mantuvo con GoldenTree Asset Management LP, el principal acreedor de la provincia.

La enmienda propuesta incluye eliminar la quita de capital, elevar el valor de los cupones y disminuir la vida promedio de los bonos de más de 13 años a 11 años. Adicionalmente, se planteó reconocer los intereses contractuales devengados por los bonos elegibles durante todo el proceso, en los términos y condiciones de los nuevos bonos, a aquellos inversores que aceptaran participar de la invitación.

Así, el gobierno provincial indicó que dedicaría pagos por casi US$1800 millones por encima de la oferta original al repago de los bonos bajo legislación extranjera en el período 2021-2030. La oferta no fue aceptada.

“Pese a la mejora en el valor total del paquete, los bonistas continúan reclamando concesiones que en nada aportarían a la solución real del problema de la deuda provincial -informó el gobierno de Axel Kicillof-. Se han solicitado términos y condiciones que son imposibles de aceptar para la provincia, incluyendo tasas de 7,5%, valor equivalente al cupón promedio de la deuda que se está reestructurando”, detalló en un comunicado.

El Ministerio de Hacienda y Finanzas reiteró que cualquier acuerdo tiene que estar alineado con la realidad fiscal y la capacidad de pago genuina de la provincia, contemplando el contexto macroeconómico. “El nuevo perfil de vencimientos debe procurar volver sostenible la deuda en términos financieros y sociales, descartando acuerdos con meros alivios de corto plazo que impliquen volver a encontrar a la deuda provincial en la misma situación dentro de unos años”, dijo la cartera que conduce Pablo López.

El gobierno de Kicillof insiste: “Tenemos numerosas deudas a afrontar; los datos de pobreza e indigencia del primer semestre de 2020 dan cuenta de que casi la mitad de las personas que viven en los partidos del Gran Buenos Aires son pobres, los datos de personas que viven en situación de pobreza extrema son inaceptables y la situación es aun más crítica en los más pequeños: más del 60% de los niños de la provincia de Buenos Aires vive en la pobreza”.

Actualmente, el plazo de la invitación expira el próximo viernes 26 de marzo y no hay acuerdo a la vista. Tampoco se informó sobre procesos judiciales en abiertos en tribunales de Estados Unidos, pese a que los comités de acreedores ya advirtieron que podrían optar por esa vía, declarando formalmente el default.

“Los acreedores son conscientes de los retos a los que se enfrenta la provincia y esperamos que ellos reflejen ese entendimiento en sus contrapropuestas”, dijo el Ministerio de Hacienda y Finanzas.

Acuerdo fallido

El 20 diciembre de 2019, el gobierno bonaerense inició el proceso de consultas con sus acreedores privados externos con miras a definir medidas tendientes a asegurar la sostenibilidad de la deuda pública provincial.

En febrero de 2020, el gobernador Kicillof anunció que se iniciaba el proceso de reestructuración de la deuda pública en moneda extranjera y se avanzó en el proceso de identificación de las principales tenencias. Mientras tanto, en los tres primeros meses del año pasado este estado canceló servicios de deuda en moneda extranjera con el sector privado por unos US$388 millones.

El 24 de abril se concretó la primera oferta a los bonistas: propuso un período de gracia de 3 años, una quita del 55% en los intereses y otra de alrededor del 7% en el capital. No tuvo aceptación.

En agosto pasado, el gobierno nacional dio a conocer su oferta definitiva para los acreedores de títulos nacionales bajo ley extranjera, y el 31 del mismo mes se conocieron los resultados del canje. Despejado el panorama a nivel nacional, durante septiembre la provincia hizo una reunión con aquellos acreedores que habían conformado un comité de bonistas, en la cual actualizó la información fiscal, económica y social, intensificando el diálogo de buena fe con los asesores de los principales tenedores de títulos que aún no habían aceptado la oferta.

“Este proceso se vio interrumpido y retrasado por la decisión del comité de bonistas de cambiar a sus asesores”, afirmó ayer la provincia. “En noviembre de 2020, el comité de bonistas contrató a nuevos asesores, lo cual permitió retomar el diálogo de buena fe para encontrar una solución constructiva al problema de insostenibilidad de la deuda denominada en bonos bajo legislación extranjera”.

“Los nuevos asesores del comité manifestaron que los inversores esperaban una modificación de los términos de la oferta inicial en numerosos aspectos. A su vez, el comité de bonistas acercó propuestas cuyas características exponían a la provincia a incumplimientos futuros, poniendo en riesgo la sostenibilidad a nivel agregado y el propio interés del conjunto de acreedores provinciales”, continúa el comunicado oficial.

Durante los primeros meses de este año, se intensificaron las conversaciones con los asesores de GoldenTree Asset Management LP, que incluyeron las mejoras a la oferta inicial mencionadas anteriormente. Hasta ahora la oferta no tuvo éxito, mientras se acerca un nuevo límite.