Deuda pública de Brasil sube a valor récord y equivale a más de 90 % del PIB

Agencia EFE
·4  min de lectura

Río de Janeiro, 30 oct (EFE).- La deuda pública bruta de Brasil, presionada por la crisis causada por la pandemia, llegó en septiembre al récord de 6,534 billones de reales (1,146 billones de dólares), con lo que ya equivale a más del 90 % del Producto Interior Bruto (PIB) del país, informó este viernes el emisor.

De acuerdo con las estadísticas de las cuentas públicas divulgadas este viernes por el Banco Central, la deuda pública de Brasil saltó en los primeros nueve meses de este año un 18,8 %, frente a los 5,5 billones de reales (965.000 millones de dólares) en que estaba en diciembre, cuando equivalía al 75,8 % del PIB.

Las seguidas emisiones de títulos para financiar los crecientes gastos públicos para atender los efectos de la pandemia del coronavirus hicieron que la deuda pública subiera desde el equivalente al 86,4 % del PIB en julio, al 88,8 % del PIB en agosto y al 90,6 % del PIB en septiembre, su mayor nivel histórico.

El elevado valor de la deuda pública de Brasil es uno de los indicadores que más preocupa a las agencias de calificación de riesgo. De acuerdo con los datos del Fondo Monetario Internacional, la deuda bruta de otros países emergentes no supera el 50 % del PIB.

Además de elevar significativamente los gastos públicos para hacer frente a la pandemia, principalmente por los subsidios que viene distribuyendo entre desempleados, informales y personas sin recursos para ayudarlos a paliar la situación, el Estado viene sufriendo con disminución de los ingresos fiscales por la paralización de las actividades económicas.

Con mayores gastos y menores recursos, el déficit en las cuentas públicas brasileñas también alcanzó niveles récords, según los datos divulgados por el emisor.

El déficit nominal brasileño, incluyendo las cuentas del Gobierno central, los regionales, los municipales y las empresas estatales, subió en los nueve primeros meses del año hasta los 888.522 millones de reales (unos 155.881 millones de dólares), un valor en un 171,98 % superior al acumulado entre enero y septiembre del año pasado.

Mientras que la diferencia entre los ingresos y los gastos públicos de Brasil acumulada en los primeros nueve meses de 2019 equivalía al 6,09 % del PIB, el saldo en rojo entre enero y septiembre de 2020 ya equivale al 16,7 % del PIB, igualmente récord.

DÉFICIT FISCAL ACUMULADO EN DOCE MESES TAMBIÉN ES RÉCORD

El déficit fiscal acumulado en los últimos doce meses hasta septiembre también alcanzó un nivel récord, 990.996 millones de reales (unos 173.858 millones de dólares), equivalente al 13,74 % del PIB, es decir que subió seis puntos porcentuales en los últimos cinco meses, desde el 7,51 % a que equivalía en abril pasado.

Brasil registró en 2019 un déficit nominal de 429.154 millones de reales (unos 75.290 millones de dólares), igual al 5,91 % del PIB y el menor registrado desde 2013, cuando el saldo negativo era equivalente al 2,96 % de su economía.

El déficit fiscal llegó a ser igual al 10,22 % del PIB en 2015 y al 8,98 % en 2016, pero comenzó a caer con las medidas fiscales impulsadas por el entonces presidente, Michel Temer (2016-2018), que decretó la congelación de los gastos, las cuales también han continuado y se han fortalecido con el actual mandatario, Jair Bolsonaro.

Pese a que las agencias de calificación de riesgo tienen en cuenta el déficit nominal, el Gobierno brasileño usa como referencia de las cuentas públicas el llamado déficit primario, que no incluye los recursos destinados al pago de intereses de deuda y que también ha sufrido una fuerte subida en los últimos meses.

Según el Banco Central, Brasil acumuló en los nueve primeros meses del año un déficit primario de 635.926 millones de reales (unos 111.565 millones de dólares), valor casi quince veces superior al acumulado entre enero y septiembre de 2019 (42.491 millones de reales o 7.454 millones de dólares).

El déficit primario acumulado hasta septiembre ya supera más de cinco veces la meta de saldo negativo que el Gobierno se había impuesto para todo el año antes de la crisis (118.900 millones de reales o 20.859,6 millones de dólares).

Sin embargo, ante el estado de calamidad pública aprobado por el Congreso por la pandemia, que suma 158.969 fallecidos y casi 5,5 millones de infectados en el país, el Gobierno ya no está obligado a cumplir su meta de ajuste fiscal.

La situación fiscal tiende a agravarse debido a que, igualmente por la pandemia, la economía brasileña puede terminar el año con una retracción histórica.

Tanto el Gobierno como los economistas prevén que el país sufrirá en 2020 la mayor retracción en las últimas décadas, con una caída del PIB estimada entre el 4 % y el 5 %.

La contracción azotará una economía que venía recuperándose lentamente de la histórica recesión que sufrió en 2015 y 2016, cuando su PIB encogió cerca de 7 puntos porcentuales.

(c) Agencia EFE