Deuda: el Gobierno colocó otros $49.957 millones en Letras, pero el 69% vence este mismo año

·4  min de lectura
Ministerio de Economía
Ministerio de Economía

El Gobierno comenzó hoy el duro sendero que le tocará recorrer en la segunda parte del año para captar pesos del mercado para refinanciar la deuda que le vence y cubrir el fuerte diferencial negativo que mantienen sus ingresos -en aumento y reforzados- en relación a su nivel de gastos.

Así lo hizo en la primera de las tres licitaciones que tiene previstas para este mes, en la que consiguió hacerse de $46.224 tras recibir y aceptar 836 ofertas de compra, y emitir un total de $ 49.957 millones en nuevas letras (la diferencia de montos surge porque varias de ellas se adjudican con un “descuento” que determina su costo). Por eso, pagó tasas de interés que fueron del 39% al 40,39% nominal anual, o de 1,62 o hasta 2,3% por encima de la inflación que se registre en en el período de duración de los títulos emitidos con capital protegido por esa cláusula indexatoria.

La mirada del mercado no estaba puesta en esta subasta sino en lo que viene. Después de todo, $270.000 millones de los $285.000 millones que vencen a lo largo de julio expiran en las últimas dos semanas.

A esto se agrega la montaña de compromisos que se vienen en la segunda mitad del año: suman casi $1,9 billones (dos tercios de la base monetaria) y representan 1,2 veces los afrontados entre enero y junio. Esto implica que se necesitaría un roll over del 124% promedio mensual como mínimo en caso de que el déficit llegue al 4,5% del PBI, como dice el presupuestado, y se cubra sólo 40% con colocaciones de deuda y no 60% como había proclamado Martín Guzmán para calmar al mercado a fin del año pasado.

Los compromisos que vienen son mayores
Los compromisos que vienen son mayores


Los compromisos que vienen son mayores

Por otro lado, con el proceso electoral a punto de iniciarse, es probable que “aumente la tendencia cortoplacista del mercado, algo que, como consecuencia, engrosaría los vencimientos de este semestre haciendo necesario un mayor rolleo para cumplir con la meta. De hecho, ya el 45% de lo colocado en junio, cuando ya regía la norma que propicia que los bancos pasen de Leliqs a bonos, fue a letras que caducan antes de fin de año, cuando en mayo dicho porcentaje había sido del 36% en mayo”, hizo notar el economista Nery Persichini, de GMA Capital. “La incertidumbre electoral dificultaría aún más la captación de nuevos fondos frescos y la renovación de las tenencias en pesos de los acreedores extranjeros todavía cautivos”, acotó teniendo en cuenta experiencias históricas al respecto.

Por lo pronto hoy, con la reapertura de de cinco Letras del Tesoro de distinto tipo (2 a descuento -Ledes S29O1 y S31D1-, 1 a tasa variable -Lepase S31D1- y otras dos ajustadas por inflación- Lecer X31D1 y X30J2-), el Ministerio de Economía pareció dedicarse a testear al mercado, dado que no enfrentaba algún compromiso inmediato y que el total de vencimientos por enfrentar en el mes (por los canjes previos) es relativamente bajo con relación a los $540.000 millones por vencer el mes que viene.

Tal vez por eso en el menú ofrecido sólo la Lecer X30J1 cumplía con las disposiciones del Banco Central (BCRA) respecto de integración de encajes con bonos del Estado; estos son los instrumentos que le habían ayudado a mejorar la captación el mes pasado, aunque a costa de empezar presionar los balances de los bancos con papeles de la deuda pública, un camino que en los 90 terminó mal.

El resultado de la subasta dejó a la vista lo que se temía: el 56% de lo colocado fue al plazo más corto (113 días), es decir, a títulos por unos $26.700 millones que vencerán en poco más que tres meses. Y el 69% en total se colocó en Letras que van a vencer durante este ejercicio, si se agregan los $7671 millones de la Lede a vencer a fin de año.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Según el cronograma de colocaciones que difundió el Ministerio de Economía, durante el presente mes restan las licitaciones del martes 20 (cuando buscarán captar unos $108.000 millones para enfrentar en remanente no canjeado del Boncer TC21 en manos de tenedores privados) y del miércoles 28, fecha en que el objetivo será captar los $161.744 millones que vencen a fin de mes entre una Letra a Descuento (Ledes) y una Letra a Tasa Variable (Lepase), según la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC).

Será el precalentamiento para la prueba de fuego del 05 de agosto, cuando vencen alrededor de $440.000 millones producto del pago de los Bonos TX y TB 21, con ajuste CER y Badlar, respectivamente.

Por lo pronto desde la cartera que conduce Guzmán se destacó la obtención de unos $38.100 millones que sirven para hacer “caja” de cara a los $270.000 millones por vencer en la parte final del mes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.