Deuda de empresas: la petrolera de los Bulgheroni ofrece pagar antes el saldo de un bono en dólares

Javier Blanco
·4  min de lectura
El presidente Alberto Fernández, y el CEO de Pan American Energy Group, Marcos Bulgheroni, descubren la placa de la puesta en marcha de la Unidad de Hidrotratamiento de Diesel
Axion

Para cortar de cuajo las especulaciones en torno a la determinación que tomaría, y preservar su impecable historial crediticio, Pan American Energy (PAE) lanzó ayer al mercado una oferta para pagarles a sus inversores con 15 días de anticipación -si así lo desearan- el total remanente de un bono emitido hace 11 años. La oferta estará abierta hasta el jueves 22 del corriente.

La jugada del holding energético implica no optar por el atajo que habilitó la comunicación A 7106 del Banco Central (BCRA), que invitó a todas las empresas locales con deuda en moneda extranjera a refinanciar al menos el 60% de los pasivos que venzan hasta fin de año para que, sólo bajo esa condición, puedan comprarle a la entidad los dólares para atender una cancelación parcial del 40%. El BCRA dictó esa norma a mediados de septiembre pasado para reducir aun más la demanda de dólares y poder recomponer su por entonces casi pulverizada tenencia de reservas reales.

De hecho, por las versiones de mercado que en los últimos días mencionaban esa posibilidad y el impacto que empezaban a mostrar en la cotización de sus papeles, la compañía, conducida por Marcos Bulgheroni, optó por anunciar la oferta para hacer incluso un rescate anticipado del 100% de la obligación negociable 2021 (OPNS1), que vence el 7 de mayo.

La oferta, en la que subyace un compromiso para cancelar con fondos propios ese compromiso, apunta a preservar el diferencial que el holding supo marcar en los mercados respecto del vapuleado riesgo argentino.

“Esto no es un canje ni un rescate compulsivo destinado a generar un ahorro financiero, algo que queda a la vista porque la oferta incluye la amortización del 100% del bono que queda en circulación junto con los intereses devengados e impagos desde la última fecha de pago de intereses correspondiente a las obligaciones negociables, inclusive, hasta la fecha de liquidación de la oferta ya en curso”, explicaron a LA NACION en la compañía.

Marcos Bulgheroni junto a su tío Alejandro Bulgheroni
Marcos Bulgheroni junto a su tío Alejandro Bulgheroni


Marcos Bulgheroni, CEO de PAE, junto a Alejandro Bulgheroni, presidente de la compañía

La operación de la que habla el mercado, y que en la jerga se conoce como cash tender offer, apunta a terminar con las especulaciones al ofrecer la recompra del capital que queda de la ON Clase 1 a tasa fija del 7,875% por US$500 millones emitida el 7 de mayo de 2010, en el marco del programa global de emisión de este tipo de títulos que fue aprobado por la Comisión Nacional de Valores (CNV): el monto remanente a rescatar es de US$166,4 millones, ya que el resto del capital había sido cancelado en 2019 y 2020.

¿El objetivo? Marcar un diferencial con el resto de las compañías locales, incluso varias del sector, que adhirieron (mayoritariamente a desgano) al paraguas que ofrecía la normativa oficial para ampliar los plazos de pago, y mantener su reputación como deudora (tiene una calificación de riesgo internacional que supera la soberana de Argentina). Esto le permitiría a PAE acceder al mercado de crédito global (por cierto, hiper líquido), en condiciones más favorables de lo que podrían hacerlo otras empresas más arrastradas por el riesgo soberano. El pago anticipado de la deuda con capitales propios busca además dejar en claro que la empresa no dependerá de la aprobación del regulador del Estado para cumplir con sus compromisos.

De esta manera, intenta mantener abierta la posibilidad de encarar inversiones, si así lo decidiera, dado que el rubro en que opera demanda fuertes desembolsos de capital. Por caso, invirtió US$18.000 millones entre 2001 y 2019 para explorar y explotar yacimientos en el país.

“El incentivo de la maniobra es puramente reputacional. En momentos en que la mayoría de las compañías lanzan ofertas de reestructuración con parte de pago en cash y otra en nuevos bonos para cumplir con la disposición del BCRA, lanzar un pago total y en efectivo genera una fuerte diferenciación positiva respecto del resto. Apunta a mantener una mejor nota de calidad crediticia y, por ende, también la aspiración de pagar tasas más bajas en futuras emisiones respecto de sus competidores locales”, explica el analista Federico Broggi, de Invertir en Bolsa (IEB).

“Es lógico imaginar que un inversor podría pensar en el futuro: cuando el BCRA no daba todos los dólares y las compañías refinanciaban su deuda, PAE pagó igual el 100%, así que me siento más cómodo prestándole a PAE”, concluye.

En la compañía señalaron que la oferta fue posible porque el capital remanente no era tan alto y el pago ya había sido debidamente previsionado en los últimos años. “Nuestro plan financiero 2021, desarrollado con antelación, ya lo tenía contemplado”, se limitaron a señalar, sin más detalle, para observar la cláusulas de confidencialidad que acompañan a este tipo de ofertas.