El detrás de escena de la primera excursión de campaña al conurbano del tándem Santilli-Manes

·7  min de lectura
Santilli y Manes, en Escobar
Santilli y Manes, en Escobar

Facundo Manes se baja del auto y encara. Vestido con una chomba negra, un pantalón beige y zapatillas sport, atraviesa a toda marcha la calle Jujuy, en Garín, en medio de una marea de militantes que agitan banderas argentinas y levantan carteles de Juntos. Faltan minutos para las once de la mañana y en esa esquina de Escobar, uno de los baluartes electorales del kirchnerismo en el conurbano , se respira una atmósfera peronista: aturde el ruido de bombos, redoblantes y trompetas en la previa del acto.

Los colaboradores del médico lo persiguen e intentan contener a los vecinos, que se amuchan alrededor del candidato con los celulares en mano: “Le piden de todo, hasta le hacen consultas médicas”, bromean. Apenas sube a la vereda, el neurólogo se abalanza sobre Diego Santilli. Enfundado en una camisa celeste, el exvicejefe porteño lo agarra del rostro, lo apretuja y le susurra un comentario en el oído. Los dos estallan con una carcajada después del chascarrillo final de Santilli y se vuelven a abrazar. “¡Te veo bien, eh!”, le devuelve el médico. Enseguida, se acercan a la ventana de un kiosco para charlar con una mujer. A unos metros de allí, mientras reparten panfletos del intendente local Ariel Sujarchuk y Victoria Tolosa Paz, un puñado de seguidores del Frente de Todos observa atónitos la secuencia.

Santilli y Manes, la gran apuesta de Juntos para la batalla electoral con el kirchnerismo, compartieron hoy su primera actividad de campaña con miras a las legislativas del 14 de noviembre. En su debut proselitista en el territorio, el tándem que conformaron el dirigente de Pro y la carta de la UCR exhibieron sinergia y buen feeling, para dejar atrás los resquemores que generó la pulseada de las PASO. “¡Once puntos! Hay química con Facundo”, repetía Santilli, un especialista a la hora de tejer vínculos personales en política, antes de despedirse de su nuevo coequiper. El médico también se fue conforme: “El 14 le tenemos que ganar al kirchnerismo”.

Pro: tensa calma y peleas por 2023 en la provincia tras la mudanza de María Eugenia Vidal

El exvice de Horacio Rodríguez Larreta y el neurólogo desembarcaron esta mañana en Escobar con una misión: mantener su identidad discursiva para retener los votos de Juntos y mostrar complementariedad para sumar adhesiones para arrebatarle el distrito al oficialismo. Allí, la boleta de la coalición opositora quedó a cuatro puntos de la lista encabezada por Tolosa Paz.

Santilli y Manes, durante su primera actividad de campaña en el conurbano
Santilli y Manes, durante su primera actividad de campaña en el conurbano


Santilli y Manes, durante su primera actividad de campaña en el conurbano

La excursión de Manes y Santilli a Garín tuvo como anfitrión al senador provincial Roberto Costa (JxC), un radical que compite como candidato a concejal y busca posicionarse en la carrera por la sucesión de Sujarchuk, una de las espadas de Cristina Kirchner en la provincia. Costa fue el encargado de buscar a los candidatos entre la muchedumbre para que ingresaran al polideportivo Los Tulipanes para la charla con decenas de vecinos y militantes de Juntos. El arranque de la actividad se demora y pone ansiosos a los organizadores. Es que Santilli y Manes caminan a paso lento, entre selfies y saludos con los vecinos. Cuando están por cruzar el portón, Joaquín de la Torre, candidato a senador provincial de Juntos, los intercepta en el camino. “¡Joaquín!”, le grita Manes, con una sonrisa de oreja a oreja, y se funden en un abrazo. Y entran todos juntos, rodeados de un escuadrón de asesores y fotógrafos de la campaña.

Al pisar la cancha del club, epicentro de la actividad, Santilli y Manes se encuentran con un mosaico de colores políticos: hay pancartas con el logo de Juntos, carteles azules con el escudo del PJ y banderas rojas y blancas de la UCR de Garín. También entran los militantes de la agrupación peronista Movimiento Nueva Argentina, con los bombos y las trompetas.

El randazzismo minimiza las deserciones de candidatos propios que se alinearon con Insaurralde y Espinoza

Sinergia y guiños

Apenas arrancan las preguntas de los vecinos para los candidatos, Santilli y Manes muestran cierta complicidad. Escuchan los reclamos -les piden trabajo, educación e imploran por seguridad-, anotan e intercambian comentarios en voz baja, tapándose la boca con la mano. Y, casi en forma simultánea, levantan los brazos y aplauden cuando un hombre, quebrado por la muerte de su esposa por Covid-19, apunta contra el Gobierno por el “vacunatorio vip”. Atento a contentar a sus nuevos socios, Santilli señala con su mano a De la Torre, cuando una vecina destacó las políticas del municipio de San Miguel en materia de primera infancia, y pide que lo aplaudan. Hasta le da palmadas en la espalda a Manes , antes de que agarre el micrófono.

Cuando Manes toma la palabra, se enmudecen los asistentes y se detiene el ruido de los bombos. El médico enumera datos y describe el impacto de la pandemia en la salud mental de la población en un lenguaje coloquial. Y critica la falta un abordaje integral. Sin cambiar el tono, hace su diagnóstico de la situación económica y social: dice que la Argentina necesita un “cambio cultural”, para dejar de “administrar la pobreza y subdesarrollo sustentable”. En su mensaje no hay menciones a Mauricio Macri ni a la gestión de Pro en la Ciudad. “La educación es la economía del siglo XXI. Necesitamos una revolución educativa y cultural”, enfatiza. Santilli asiente con la cabeza y aplaude. En el cierre de su discurso, arenga a los vecinos para que salgan a buscar cada voto y lanza: “Ya le ganamos al kirchnerismo y volvieron. Ahora le tenemos que volver a ganar y transformar a la Argentina”.

Santilli y Manes, en Escobar
Santilli y Manes, en Escobar


Santilli y Manes, en Escobar

Ni bien salta de la silla y agarra el micrófono, Santilli mira a sus espectadores y le dedica el primer guiño a Manes: “¡Qué difícil es hablar después de Facundo! Te deja la vara allá arriba” , suelta, mientras señala el techo con el dedo índice. El médico sonríe ante el elogio de su nuevo socio. Los gestos de cortesía del exvicejefe porteño también se extienden a De la Torre, escudero de Manes en el evento. “Fue un gran intendente”, lo ensalza.

En cada tramo de su alocución, Santilli intenta complacer a su aliado. Mientras explica cómo quiere combatir la seguridad y relata sus propuestas para enfrentar la crisis, suelta una batería de frases dedicadas al médico: “Como planteó Facundo…”; “Facundo habló de lo cultural y la educación como pilares centrales para salir…”; “Paso a paso. Dando el paso, como afirma Facundo”. Tampoco menciona a Macri.

Luego, Santilli promete impulsar el tratamiento de la reforma del Código Penal para que los “delincuentes cumplan la condena”: “Ellos tienen que estar preocupados, no ustedes”, exclama. El médico radical aplaude a su aliado y se prepara para la retirada: pliega la hoja donde anotó los reclamos vecinales y la guarda en el bolsillo.

Vencedor en la interna de Juntos en las PASO, Santilli entiende que enfrentó una prueba de fuego al medirse con Manes, la gran apuesta de la UCR. “Era un partido difícil. Facundo es un rival con volumen, no un Carlitos Bala”, repiten cerca suyo. Por eso, el exvicejefe explota sus virtudes como “armador” para aunar fuerzas con el médico.

Alberto Fernández, un presidente lleno de pesos y vacío de poder

Después de un raid de selfies con militantes y vecinos, Manes y Santilli logran salir del gimnasio con la ayuda de sus colaboradores y se quedan en el patio trasero del club, donde los espera una rueda de prensa con medios locales. “Acá hay conocimiento, Facundo”, desliza Santilli, mientras señala la cabeza de un seguidor. El médico se engancha y suelta una carcajada.

Cuando pisan la calle, los seguidores gritan por “Santilli gobernador”. El exviceje celebra la ocurrencia, pero, de inmediato, busca a su socio: “A ver, a ver, cantemos todos: ‘Facundo, Facundo’”, les pide y salta.

En medio de una visita relámpago a una panadería y una verdulería, Manes y Santilli se frenan en la vereda para charlar mano a mano. El médico usa una ventana como pizarrón para explicarle la idea a su socio. Unas cinco vecinas aguardan impacientes que terminen el intercambio. “Están ‘en una’, como dicen los pibes”, lanzan alrededor del tándem del Pro y la UCR para la contienda electoral en Buenos Aires.

Santilli y Manes, con comerciantes
Santilli y Manes, con comerciantes


Santilli y Manes, con comerciantes

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.