El detonante de las protestas contra el presidente ecuatoriano Guillermo Lasso

El descontento social se profundizó luego de que el pasado 22 de octubre el jefe de Estado ecuatoriano aumentara hasta el 12% el costo de los combustibles. Un día después el país amanecía con el precio de la gasolina extra en 2,55 dólares por galón, después de costar 2,50, y el diésel pasó de 1,69 a 1,90 dólares. El jefe de Estado señaló que esos precios se mantendrían congelados por un tiempo indeterminado, pero ese no es el primer aumento a estos recursos en los últimos meses, lo que avivó la ira de indígenas, trabajadores y otros grupos sociales, que ya han venido participando en algunas manifestaciones en la última semana.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.