Detienen a un cerdo por perseguir a un hombre de madrugada

Cuando el Departamento de Policía de North Ridgeville, Ohio, recibió la llamada de un hombre que denunció el acoso de un cerdo en mitad de la madrugada, los policías pensaron que el tipo esta ebrio.

Cuando se personaron en el lugar, comprobaron que el denunciante estaba dentro de sus cabales y no había tomado una gota de alcohol. Efectivamente, un cerdo le estaba persiguiendo de manera intimidatoria.

“A las 5:26 esta mañana recibimos una llamada de un varón que declaró que caminaba a casa en el centro de Ridge desde la estación de tren de Elyria. Declaró que estaba siendo seguido por un cerdo y que no sabía qué hacer”, escribieron desde el departamento policial en una publicación de Facebook explicando todo lo sucedido.

“El turno de noche respondió a lo que obviamente era un hombre borracho que caminaba a casa desde un bar a las 5:26 de la mañana. Estaba lo sificientemente borracho como para llamar a la policía mientras alucinaba. Cuando llegaron, encontraron a un hombre muy sobrio que venía de la estación y no del bar. Ah, y estaba siendo seguido por un cerdo. Sí, un cerdo”, rezó el post.

Lo único que los agentes pudieron hacer fue detener al animal, ya que eran unas horas intempestivas. Le subieron a la patrulla y se lo llevaron a comisaría no sin antes hacerle una foto desde el lado trasero del coche de policía. Tres horas después, fue devuelto a su dueño, quien no dio crédito a las andanzas nocturnas de su peculiar mascota.

La publicación de Facebook se hizo viral rápidamente y superó las 30 mil interacciones en la red social. Lo policías por su parte quisieron evitar que los comentarios se llenaran de ironías relativas al hecho de tener a un cerdo dentro de la patrulla.

“También queremos mencionar la ironía de tener a un cerdo dentro del auto de la policía ahora para que todo el que piense que es gracioso se dé cuenta de que sería muy poco original”, escribieron.

No faltó el humor en esta historia, por ninguna de las partes menor, quizás, por la de un animal que tuvo una noche de lo más inusual.