Detienen a policías por exigir dinero en Sonora

PUERTO PEÑASCO, Son., mayo 19 (EL UNIVERSAL).- Por el delito de abuso de autoridad, dos agentes de la Policía Municipal fueron condenados a dos años de prisión luego de que fueron denunciados a través de redes sociales por pedir dinero a choferes para dejarlos circular por la carretera, ante restricciones por la pandemia de Covid-19.

Luego de las investigaciones realizadas por personal de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE), con la colaboración de funcionarios del Ayuntamiento de Puerto Peñasco, a partir de la "viralización" de los audios de los hechos ocurridos el 4 de abril, fueron sentenciados.

En procedimiento abreviado, el Juez dictó las penas para Guillermo "N" y Juan "N", quienes además deberán pagar de multa 8 mil 688 pesos cada uno, y quedaron inhabilitados por dos años para poder desempeñar cargo o comisión pública.

Ambos fueron hallados culpables de exigir dinero a choferes de transporte de carga, quienes circulaban por el municipio con suministros.

A través de audios, se dieron a conocer los hechos y partiendo de ese dato de prueba, la Fiscalía solicitó a personal del ayuntamiento de Puerto Peñasco su colaboración para proceder.

Con personal de las diferentes áreas de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Sonora (FGJE) se inició con las indagatorias, dentro de una carpeta de investigación en la que colaboraron funcionarios del Ayuntamiento.

Se obtuvieron datos de prueba con los que se logró establecer el hecho que la ley señala como delito de abuso de autoridad, estableciendo la participación de los ahora sentenciados, Guillermo "N" y Juan "N", agentes de la Policía Municipal.

Fue solicitada, y obtenida, la orden de aprehensión que cumplieron elementos de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC), para quedar los imputados a disposición del Juez quien decretó la vinculación a proceso.

Además, impuso la prisión preventiva como medida cautelar, pero en la misma audiencia se realizó el procedimiento abreviado donde los policías aceptaron los hechos de abuso de autoridad, por lo que fueron sentenciados a dos años de cárcel.