Detienen en México a un capo que buscaba apoderarse del cártel de "El Chapo"

Yemeli ORTEGA
1 / 2

Dámaso López, alias "El Licenciado", es escoltato por la policía después de su arresto en Ciudad de México el 2 de mayo de 2017

Dámaso López, alias "El Licenciado", es escoltato por la policía después de su arresto en Ciudad de México el 2 de mayo de 2017 (AFP | STR)

Un capo que disputaba el liderato del poderoso cártel mexicano de Sinaloa, tras la captura de su fundador Joaquín "El Chapo" Guzmán, fue aprehendido este martes en un aparatoso operativo que atiza, una vez más, las pugnas por el trono de este imperio de las drogas.

Se trata de Dámaso López, alias "El Licenciado", quien llegó a ser mano derecha de "El Chapo" y, según expertos, se perfilaba como uno de los grandes candidatos a suplantar al legendario Guzmán.

"Es considerado como uno de los principales operadores de trasiego de estupefacientes y generador de violencia" en Sinaloa y Baja California Sur (noroeste), dijo en conferencia de prensa Omar García, director de la Agencia de Investigación Criminal.

Su arresto estuvo encabezado por soldados del Ejército en un edificio de Ciudad de México.

López cuenta con una orden de detención con fines de extradición por los delitos "contra la salud y lavado de dinero", al ser requerido por la justicia estadounidense del estado de Virginia (noreste), precisó el funcionario.

Una nutrida delegación de periodistas captó en vivo el momento en que López era escoltado fuera del edificio donde fue capturado por decenas de uniformados encapuchados y armados, hacia una caravana de vehículos blindados que sonaban sus sirenas a todo volumen.

El presidente Enrique Peña Nieto celebró en Twitter la detención de este "objetivo clave en el combate a la delincuencia".

Las autoridades también capturaron a otro hombre "del primer círculo de confianza" de López y se incautaron paquetes de metanfetaminas, armas cortas, equipo de telefonía celular y computadoras.

- De compadres a enemigos -

"El Licenciado" era subdirector del penal de Puente Grande (Jalisco, oeste) en 2001, cuando Guzmán estaba recluido ahí.

Según el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, López llegó a ser un gran lugarteniente narcotraficante del cártel de Sinaloa (noroeste) tras ayudar a "El Chapo" a realizar su primer escape de esa prisión de máxima seguridad.

Así, López "se integró a las filas del cártel y se volvió un personaje de toda la confianza para 'El Chapo'", comentó a la AFP Alejandro Hope, exagente de inteligencia mexicano y consultor en seguridad.

Según algunos medios, Guzmán es padrino del hijo de López, quien formó un brazo armado al servicio del cártel de Sinaloa.

Tras permanecer 13 años prófugo, Guzmán, de 60 años, fue detenido de nuevo a principios de 2014, aunque logró escapar por segunda vez a mediados de 2015. Las autoridades lo recapturaron en enero de 2016 y lo extraditaron un año después a Estados Unidos, donde enfrenta un largo juicio en Nueva York.

Desde entonces, López "rompe" con los hijos de Guzmán y con uno de los cofundadores veteranos del cártel de Sinaloa, Ismael "El Mayo" Zambada, para empezar una pugna por el liderato del cártel, el mayor imperio de droga de América con un multimillonario negocio expandido por todo el mundo, explicó Hope.

Según medios locales, el bando de López iba ganando la pugna al contar supuestamente con el apoyo del ascendente cártel Jalisco Nueva Generación, enemigo acérrimo del de Sinaloa.

Su detención "disminuye la posibilidad de una alianza que (López) buscaba generar con otro grupo de la delincuencia organizada que opera en diversos estados del país", aseguró García.

- Nuevas generaciones -

Dos semanas después de la extradición, los hijos de Guzmán escribieron una carta a un periodista para denunciar haber sido víctimas de un supuesto atentado perpetrado por Dámaso López.

Según ellos, "El Licenciado" habría convocado el 4 de febrero una reunión conciliatoria con los Guzmán y Zambada, pero en realidad mandó a sus hombres para que los asesinara.La detención de López "exacerba la disputa interna" por el poderío del cártel de Sinaloa y acelera su "proceso de fragmentación", llevando la guerra hacia una nueva generación, considera Hope.El hijo de López podría acusar a los hijos de Guzmán de haber revelado a las autoridades el paradero de su padre, y así iniciar una nueva espiral bélica, explica.De hecho, Sinaloa y Baja California Sur ya viven un recrudecimiento de la violencia con numerosos enfrentamientos armados y homicidios.