Detienen a un destacado líder político birmano y cercano aliado de Suu Kyi

Rangún (Birmania), 5 feb (EFE).- La Policía birmana detuvo esta madrugada a Win Htein, uno de los principales líderes de la Liga Nacional para la Democracia (LND) y cercano a la nobel de la paz Aung San Suu Kyi, cinco días después del golpe de Estado militar.

El arresto se produjo después de la media noche en la casa de la hija del político en Rangún, la antigua capital y ciudad más poblada del país, confirmó este viernes en Facebook Kyi Toe, portavoz de la LND.

Win Htein, de 80 años y miembro del comité ejecutivo del partido, había regresado el jueves a Rangún desde Naipyidó, la capital política del país donde reside y donde ha sido trasladado de nuevo tras su detención.

El veterano político pasó más de 20 años entre rejas por su militancia democrática durante la anterior Junta militar que gobernó Birmania desde 1962 hasta 2011.

UNOS 150 DETENIDOS

La Asociación para la Asistencia de Prisioneros Políticos de Birmania apuntó el jueves en un comunicado que al menos 147 personas, entre ellas Suu Kyi y el depuesto presidente Win Mying, además de otros 131 políticos y 14 activistas, han sido arrestadas desde que el Ejército tomara el control del país el pasado lunes.

"Estas detenciones arbitrarias son el esfuerzo para someter (el resultado de) las elecciones democráticas del 8 de noviembre" en las que arrasó la LND al imponerse en el 83% de los escaños en liza, denuncia la asociación.

DESOBEDIENCIA CIVIL

Numerosos movimientos de protesta y desobediencia civil han surgido durante los días posteriores al golpe, entre ellas ruidosas caceroladas nocturnas a lo largo del país.

Las autoridades, que el jueves bloquearon la red social Facebook, han aumentado la represión contra estas manifestaciones en rechazo del golpe y han detenido a varios de los manifestantes, confirmaron a Efe personas cercanas a algunos de los arrestados.

Este viernes hay convocadas protestas en varias universidades.

Suu Kyi, cuyo paradero se desconoce desde el martes, afronta una acusación por un delito de importación ilegal de dispositivos telefónicos, penado con 3 años de cárcel.

El Ejército alegó un fraude masivo en los pasados comicios, aunque todavía no ha detallado las supuestas pruebas del amaño, para tomar el poder de Birmania, que ya fue gobernada durante casi cinco décadas por una sucesión de juntas militares.

El Ejército cedió el poder en 2011 a un gobierno de transición trufado de antiguos generales y en 2015 celebró las primeras elecciones consideradas democráticas en más de medio siglo, donde se impuso la LND de Suu Kyi, cuyo mandato popular fue revalidado por amplia mayoría en las urnas el pasado noviembre.

(c) Agencia EFE