Detenidos decenas de opositores en Cuba antes de arribo de Obama

1 / 4

Una integrante de las Damas de Blanco es detenida en una protesta en La Habana el 20 de marzo de 2016

Una integrante de las Damas de Blanco es detenida en una protesta en La Habana el 20 de marzo de 2016 (AFP/Archivos | Adalberto Roque)

Poco antes de la llegada este domingo del presidente Barack Obama a La Habana, decenas de activistas encabezados por las Damas de Blanco que protestaban contra el gobierno comunista fueron detenidos por varias horas.

Al término de la marcha que suelen hacer los domingos las Damas de Blanco por Quinta Avenida de la capital cubana, y que esta vez contó con la participación de otros opositores, grupos oficialistas arremetieron y acorralaron a los manifestantes.

Casi al momento irrumpió la policía. Las Damas de Blanco y activistas de la disidencia fueron arrastrados hasta autobuses en medio de los insultos que les espetaba una muchedumbre afín al gobierno, observó un equipo de la AFP.

Los dirigentes Danilo Maldonado y Berta Soler, presidenta de las Damas de Blanco, se encontraban entre los detenidos.

Maldonado, Soler y su esposo, el ex preso político Angel Moya, quedaron en libertad horas más tarde, según confirmó la propia dirigente en una conversación telefónica con AFP, aunque precisó que varios disidentes seguían detenidos.

"Obama está siendo cómplice de un gobierno, de una dictadura", había dicho Maldonado a la AFP una hora antes de ser detenido.

La policía cubana, que no interrumpió la marcha ni el mitin de las Damas de Blanco en Quinta Avenida, empleó la fuerza para inmovilizar a los hombres. Al menos dos de ellos fueron puestos contra una verja y esposados.

Las mujeres, por su parte, ante la llegada de la policía, se sentaron en el suelo para intentar evitar su traslado, en medio del acoso de los manifestantes a favor del gobierno que les gritaban "mercenarias" y "gusanas" (anticastristas).

Montadas en los autobuses, seguían gritando "libertad".

- Críticas a Obama -

Las Damas de Blanco se concentraron en el Parque Mahatma Gandhi de la Quinta, contiguo a la iglesia de Santa Rita, para repudiar al gobierno comunista antes de asistir a misa y marchar en silencio.

Sin embargo, en esta ocasión periodistas de varias partes del mundo que están en La Habana por la visita de Obama acompañaron su acto, cargado de críticas al presidente de Estados Unidos por su supuesta condescendencia con el gobierno de Raúl Castro.

"Obama ha llegado en un momento en que no debiera haber venido", dijo Soler a la AFP.

Y dirigiéndose al presidente, agregó: "Usted expresó que vendría si había avances en derechos humanos, y eso no ha pasado". Cuba y Estados Unidos restablecieron relaciones en 2015 después de más de medio siglo de rivalidad.

El mandatario estadounidense prometió que trataría directamente con Castro los "obstáculos" a los derechos humanos en la isla, según una carta dirigida hace ocho días a las Damas de Blanco, una organización considerada ilegal en Cuba que surgió de la iniciativa de esposas de presos políticos.

Obama prevé reunirse con disidentes y ofrecer un discurso al pueblo cubano que será transmitido en directo por la televisión, entre otras actividades que marcarán el regreso de un presidente de Estados Unidos a la isla después de 88 años.

Cuba, que niega tener presos políticos y atribuye las detenciones a infracciones del derecho penal, anticipó que no negociará con Estados Unidos ningún cambio en su política como consecuencia de la llegada de Obama.

Muy crítica del presidente estadounidense, Soler dijo que confía en que al menos Obama le "exija al gobierno que cese la violencia" y otorgue "amnistía a los presos políticos".

La activista, que está entre los invitados a la reunión con Obama, pidió igualmente a Estados Unidos que condicione cualquier "negocio" en Cuba al respeto a los derechos humanos.