Detenidos y policías heridos en Peñarol-Palmeiras

1 / 2
El jugador de Palmeiras de Brasil, Felipe Melo, segundo desde la derecha, lanza un golpe al jugador de Peñarol, Matías Mier, tras un partido por la Copa Libertadores el miércoles, 26 de abril de 2017, en Montevideo. (AP Photo/Matilde Campodonico)

MONTEVIDEO (AP) — Unas 30 personas fueron detenidas, 18 policías resultaron heridos y seis vehículos policiales fueron dañados en los incidentes violentos que ocurrieron antes, durante y después del partido entre Peñarol y Palmeiras por la Copa Libertadores, informó el jueves el Ministerio del Interior de Uruguay.

El partido del miércoles terminó con golpes de puño y corridas entre los jugadores en la cancha, y los episodios de violencia entre los seguidores de ambos clubes y con la policía continuaron en las tribunas y fuera del estadio Campeón del Siglo, de Peñarol. No quedó claro qué motivó las peleas entre los futbolistas.

Tras el partido, parciales del club uruguayo arrojaron piedras a la policía, hiriendo a 18 agentes y rompiendo los vidrios de seis coches policiales, según el ministerio. A un policía le robaron su pistola en los enfrentamientos. Antes de empezar el encuentro, varios seguidores de Peñarol habían sido apresados por tratar de entrar al estadio en avalancha, amenazar a la policía y provocar desórdenes.

En el primer tiempo, un aficionado de Palmeiras de Brasil fue detenido cuando pretendía ir a pelear con la hinchada de Peñarol.

“Lo de ayer fue lamentable”, dijo el jueves el ministro del Interior, Eduardo Bonomi. “Empezó en la cancha, y después parecía una incongruencia que los jugadores les pidieran a los hinchas que no se pelearan, cuando la pelea había comenzado en la cancha”.

“El verdadero responsable de esto es una forma de encarar el deporte, que no se ha dejado encausar”, agregó. “La responsabilidad es de los que no soportan perder, adentro de la cancha también, pierden la perspectiva de las cosas y en definitiva le hacen daño al club de que son hinchas. Porque yo no sé qué va a pasar en la Libertadores con el estadio Campeón del Siglo”.

La Conmebol no se expresó de inmediato sobre los incidentes.

Tras el partido las redes sociales se vieron invadidas de imágenes y videos de los incidentes. Entre ellas, se observa al jugador de Palmeiras, Felipe Melo, conectar un puño en el rostro del futbolista Matías Mier, de Peñarol. También a los jugadores de Peñarol Nahitan Nandez y Lucas Hernández golpeando juntos al portero brasileño Fernando Prass, y al colombiano Yerry Mina, que defiende a Palmeiras, aprovechando el tumulto generado para tomar el equipo de un fotógrafo.

Peñarol no emitió un comunicado oficial por los incidentes, pero su presidente José Pedro Damiani le restó importancia y culpó a Felipe Melo.

Por su parte, en la conferencia de prensa posterior al encuentro, Cristian Rodríguez señaló: “No queremos tocar detalles, fue algo que quedó ahí. No pasó a gravedad”.

En el campo de juego y con dos goles de Willian, Palmeiras le dio la vuelta al marcador para vencer 3-2 a Peñarol y se afianzó en la primera posición del Grupo 5 de la Copa Libertadores.