Hay una nueva detenida por el intento de asesinato a Cristina Kirchner

·3  min de lectura
Fernando Sabag Motiel, detenido tras el atentado a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner; hoy, se suma un detenido más
Fernando Sabag Motiel, detenido tras el atentado a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner; hoy, se suma un detenido más - Créditos: @ENRIQUE GARCIA MEDINA

La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) detuvo anoche a una mujer en el marco de la investigación por el atentado contra la vicepresidenta Cristina Kirchner. Según fuentes de la causa, se trataría de Agustina Díaz, una amiga de 21 años de Brenda Uliarte, la novia de Fernando Sabag Montiel, el atacante de la vicepresidenta.

Díaz -la tercera detenida en esta causa- fue arrestada anoche durante los operativos policiales realizados en la localidad bonaerense de San Miguel. No pertenecería al grupo de vendedores de copos de nieve, al que pertenecían tanto Uliarte como Sabag Montiel. “Era una persona de extrema confianza de Brenda”, dijo a LA NACION una fuente que trabaja en el expediente, que informó que Uliarte la tenía agendada como “amor de mi vida”. El nexo de Díaz con el atentado surgió del análisis del teléfono de Uliarte.

Díaz habría intercambiado mensajes con Uliarte después del atentado y colaborado con ella para que no la descubrieran. A primera hora de hoy, los padres de Díaz se presentaron en el juzgado de María Eugenia Capuchetti, en los tribunales de Comodoro Py, preguntando por su hija, que está detenida en una dependencia de la PSA.

Capuchetti le tomará declaración en las próximas horas a la nueva detenida, que antes deberá designar a un abogado defensor. No se sabe todavía si será un defensor público. Es probable que la indagatoria se concrete mañana, dijeron fuentes que trabajan en la causa.

Traslado de los detenidos del por el atentado contra Cristina Kirchner desde juzgado a dependencia de la PSA
Brenda Uliarte, cuando la trasladaron a declarar a los tribunales de Comodoro Py - Créditos: @PSA

Anoche se realizaron tres allanamientos, dos en la provincia de Buenos Aire y uno en la ciudad de Buenos Aires para secuestrar teléfonos celulares y dispositivos electrónicos, dijeron a LA NACION fuentes del caso.

El humo que Massa necesita y que nubla al kirchnerismo

Mientras tanto, fuentes policiales informaron que a pedido de la jueza y el fiscal Carlos Rívolo se concentran en la reconstrucción de los días anteriores al atentado. Detallaron que están observando “pormenorizadamente” las imágenes, revisando las comunicaciones y analizando la “georeferenciación”, para intentar establecer los “circuitos y recorridos” de los acusados y otros posibles cómplices.

Además, buscan “posibles presencias reiteradas de terceros en las inmediaciones del domicilio de Juncal y Uruguay”, la casa de la vicepresidenta donde se cometió el atentado.

En las últimas horas se conoció además que había existido otro intento previo de atentado contra Cristina Kirchner, el sábado 27 de agosto pasado, que fue abortado. El dato surge, según fuentes de la causa, de comunicaciones entre Sabag Montiel y Uliarte de ese día, en el que referirían haber perdido la oportunidad para actuar. Uno de los mensajes de ese día, siempre según fuentes oficiales, decía: “No, ya se me metió adentro y el escenario el anfiteatro lo sacaron. Le toqué la espalda a Axel Kicillof y se metió en un Toyota Etios eh y se fue, un quilombo. Ella está arriba pero no creo que salga así que ya fue, deja, voy para allá, quédate ahí. No traigas nada”, le dice Sabag Montiel a la novia.

Ese día, las imágenes de las cámaras de seguridad ubican a Sabag Montiel en las inmediaciones del departamento de Cristina Kirchner y la cámara del teléfono celular de unos de los manifestantes lo registró a unos tres metros de Axel Kicillof.