Dirigentes de Colorado elaboran proyecto de ley para proteger a inmigrantes

Agencia EFE

Denver (CO), 7 may (EFE News).- Dirigentes de la Alianza Popular de Colorado (COPA) anunciaron este jueves que ya están colaborando con legisladores estatales para desarrollar un proyecto de ley que, de aprobarse, ofrecería protección y ayuda a los inmigrantes, incluso indocumentados, residentes en este estado.

La propuesta, conocida como Plataforma del Pueblo y aún en su etapa inicial, se basa en historias compiladas por COPA sobre el desproporcionado impacto que la pandemia de COVID-19 ha tenido en la comunidad inmigrante de Colorado, con o sin presencia legal en Estados Unidos, en cuanto a incumplimiento de los derechos de estas personas, especialmente los trabajadores.

“Se necesitan acciones audaces e inmediatas para proteger a todas las familias trabajadoras en Colorado de los inminentes daños económicos causados por la pandemia de COVID-19”, expresó Lisa Chacón, directora ejecutiva de COPA, en declaraciones enviadas a Efe.

“Ningún trabajador, sin importar su situación migratoria, debería preocuparse de que perderá su trabajo solo por pedir un tiempo para cuidarse a sí mismo o cuidar de su familia por la COVID-19”, agregó.

Sin embargo, eso es exactamente lo que le sucedió a María (una inmigrante que pidió usar ese seudónimo), quien compartió su historia durante una conferencia de prensa virtual organizada por COPA, organización promotora de la justicia social.

“Yo trabajaba en una tienda y tuve que seguir presentándome al trabajo a pesar de que otras tiendas ya habían cerrado por la pandemia. Donde yo trabajaba no nos dieron ni guantes ni máscaras. Me ignoraron. Y luego la tienda cerró y me despidieron. La tienda no me pagó lo que me debía y no tengo hasta ahora empleo”, dijo María.

En su proyecto de ley, COPA también pide que el Gobierno estatal exija que las empresas cumplan con las mejores prácticas de prevención para evitar nuevos contagios y que, como parte de esas medidas, todos los trabajadores esenciales reciban no solo equipo de protección personal sino el entrenamiento necesario para detener el virus y mantenerse saludables.

Otra trabajadora inmigrante, Claudia (también seudónimo), comentó la situación de los empleados en el frigorífico de JBS en Greeley (aunque sin mencionar a la empresa por nombre), donde se registraron hasta el momento unos 260 contagios con coronavirus.

“Ir a trabajar se convirtió en algo muy peligroso por la falta de acceso a protección adecuada. Es una amenaza (para la salud) de todas las familias. Pero las personas tienen que ir si quieren mantener el trabajo. Y están frente a frente con la COVID-19”, indicó, pidiendo que las empresas “les den prioridad a las personas y no a las ganancias financieras”.

La propuesta de COPA también incluye el pedido de medidas para cancelar desalojos y reposesiones bancarias, y para no interrumpir los servicios públicos por falta de pago, así como ayuda para pagar deudas hipotecarias o de alquileres, o el perdón de esas deudas.

“No deberían morir siete personas en el frigorífico JBS de Greeley o tres personas en la tienda de Walmart en Aurora, todas ellas de minorías, para tomar consciencia de la falta de respuesta por parte de esas empresas”, dijo Ana Rodríguez, portavoz de COPA.

“Proteger a todos los inmigrantes es proteger a todos los residentes en Colorado. Debemos asegurarnos de que todos están protegidos para que los trabajadores esenciales no sean trabajadores sacrificiales”, agregó.

Por el momento, por la pandemia, la sesión 2020 de la legislatura de Colorado ha sido suspendida, pero cuando la situación cambie habrá una sesión extraordinaria corta para tratar temas como el nuevo presupuesto y, precisamente, la ayuda pública. Los dirigentes de COPA confían que en esa sesión se presentará el proyecto que ahora impulsan.

En Colorado, según el Buró del Censo, 10 % de los casi 6 millones de residentes son hispanos. COPA estima que unos 150.000 de esos inmigrantes serían indocumentados.

(c) Agencia EFE