El detalle que apunta a que algo no va bien entre Charlene y Alberto de Mónaco

·4  min de lectura
Princess Charlene of Monaco poses during the annual charity ceremony in Monaco on November 17, 2018. - Prince Albert II and Princess Charlene are attending several events ahead of the Monaco National Day on November 19. (Photo by VALERY HACHE / POOL / AFP) (Photo by VALERY HACHE/POOL/AFP via Getty Images)
La princesa Charlene de Mónaco podría no vivir en palacio junto a Alberto (Photo by VALERY HACHE / POOL / AFP) (Photo by VALERY HACHE/POOL/AFP via Getty Images)

Charlene de Mónaco vuelve a estar en el punto de mira de algunos medios de comunicación que aseguran que su divorcio del príncipe Alberto es algo inminente.

Hace pocos días Charlene regresaba desde Sudáfrica junto a su familia, su marido y sus dos hijos tras diez meses de ausencia. La ex nadadora olímpica había pasado varios meses en su país natal promoviendo proyectos solidarios contra la caza furtiva y en favor de la conservación de los tesoros naturales del gran continente africano.

Mientras ella estaba lejos y en vistas de que no volvía, los rumores de crisis empezaron a crecer y es que Charlene emprendió su viaje solitario cuando saltó el escándalo sobre la nueva demanda de paternidad que acusaba al príncipe Alberto de ser el padre de la que sería una tercera hija secreta.

Según la mujer brasileña de 35 años que le demandó ante el Tribunal de Milán pidiendo una prueba de ADN, su hija de 15 años es fruto de un romance que tuvo con Alberto cuando éste ya estaba saliendo con Charlene.

Aunque el juicio estaba previsto para febrero de este año, al final la susodicha se esfumó de la vida pública y no llegó a celebrarse por lo que medios como ‘Bunte’ apuntan a un posible acuerdo extrajudicial con el abogado del príncipe.

Sin embargo, habiendo reconocido a dos hijos secretos y con esta demanda sobre sus espaldas es normal que Charlene quisiera alejarse y poner tierra de por medios para, además, hacer lo que más disfruta que son sus viajes solidarios con la Fundación.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Al ver que tardaba tanto en regresar a Mónaco se hizo público que estaba enferma y no estaba en condiciones de viajar de vuelta al reino donde la esperaba su esposo y sus hijos. Fue intervenida de una fuerte infección por sinusitis aguda y se recuperó hasta que, finalmente, ha regresado a casa visiblemente más delgada debido a la enfermedad.

Ahora que Charlene vuelve a su hogar y se esfuerza, junto con Alberto, para posar ante la prensa a modo de dulce reencuentro familiar que, honestamente, ya pocos se creen; una nueva persona entra en escena y hace que todo se tambalee de nuevo avivando los rumores de crisis matrimonial.

Chantell Wittstock es la esposa de Sean, el hermano de Charlene, ha decidido hablar con el tabloide británico ‘Daily Mail’ y lo que ha contado no deja a nadie indiferente. La cuñada de la princesa ha dicho que antes de irse a Sudáfrica, Charlene ya no vivía con Alberto en Palacio sino que vive en un apartamento a 300 metros del palacio Grimaldi y, por lo tanto, ya no convive con su marido.

Al volver de su viaje de tantos meses, Chantell asegura que todavía no se sabe donde se instalará de manera definitiva la princesa, si en Palacio o en su apartamento y eso hace que la crisis sea algo casi evidente porque, de otro modo, ¿por qué Charlene no vive con su marido en palacio? No tiene ningún sentido que viva apartada del hombre al que se supone que ama si no hay crisis de pareja.

Además de esto y con los crecientes rumores de divorcio, la agenda de Charlene también es un indicativo y es que los actos y eventos públicos en solitario o junto a Alberto, brillan por su ausencia. Su agenda institucional está vacía y su cuñada asegura que la prioridad de la princesa es pasar tiempo con sus hijos y recuperarse además de “tomárselo todo con calma”.

Viviendo presuntamente separada de Alberto, disfrutando de sus dos hijos, de vuelta a Mónaco y reposando de su intervención, Charlene parece vivir en una burbuja aislada de los medios y ajena a los rumores de separación pero, de ser cierto lo que cuenta Chantell, las cosas en el matrimonio no funcionan como deberían y, tarde o temprano, acabará estallando… o eso, o vivirá como Carolina de Mónaco con Ernesto de Hannover, vidas separadas pero sin divorcio oficial a pesar de las mil y una polémicas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.