Destruyen la sede de una ONG nicaragüense en un edificio controlado por el Gobierno

Agencia EFE
·3  min de lectura

Managua, 30 ene (EFE).- Una sede de la ONG Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) apareció destruida, según se confirmó este sábado, lo que despertó muestras de repudio, ya que el edificio se encuentra en una zona controlada por el Gobierno de Nicaragua, señalado de violar los derechos fundamentales.

El inmueble del Cenidh en Managua, vecino a la mansión del presidente Daniel Ortega, estaba en manos del Gobierno, que lo confiscó en diciembre de 2018, luego de que la ONG denunció supuestos "crímenes de lesa humanidad" cometidos por policías y sandinistas contra cientos de personas que participaron en las protestas masivas antigubernamentales de ese año.

Fotografías tomadas aparentemente de manera clandestina, muestran que lo único que quedó en pie del edificio fueron las paredes.

"El Cenidh no son cuatro paredes, unos muebles, una sola persona, Cenidh es toda #Nicaragua que exige justicia, libertad, democracia y derechos humanos #Nonoscallarán", publicó la ONG, en su cuenta en Twitter.

El Cenidh ha responsabilizado al Gobierno de al menos 325 muertes, incluyendo decenas de policías, durante los ataques armados contra las manifestaciones pacíficas, que dejaron cientos de presos, muertos o desaparecidos, miles de heridos, y decenas de miles en el exilio.

"El hostigamiento a las organizaciones de defensa de derechos humanos no tiene fin. Toda mi solidaridad con Cenidh", destacó la relatora para Nicaragua de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Antonia Urrejola.

CULPAN A ORTEGA

La activista de origen nicaragüense, Bianca Jagger, a nombre de la fundación que lleva su nombre en Reino Unido, señaló directamente a Ortega por la agresión al Cenidh.

"En nombre @TheBJHRF (Fundación de Derechos Humanos Bianca Jagger, por sus siglas en inglés) denuncio y condenó este nuevo acto de agresión del dictador #Ortega en contra del respetado Centro Nicaragüense de Derechos Humanos @cenidh. Nos solidarizamos con los valientes defensores DDHH que están siendo perseguidos y hostigados. #SomosCenidh", escribió la activista, en su cuenta en Twitter.

Por su parte, el ex secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao, enumeró en un tuit las acciones del Gobierno de Nicaragua contra el Cenidh. "1 Estado reprime y asesina, 2 (quita) la personalidad jurídica, 3 confisca su sede, 4 criminaliza su libre financiación, 5 destruye sus instalaciones”.

Abrao resaltó que Nicaragua vive un "Estado de Excepción".

El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil), con sede en Costa Rica, también recurrió a Twitter para mostrar su rechazó "esta nueva agresión en contra del @cenidh y el decomiso de facto ejecutado por el Gobierno. Nuestra solidaridad con las y los defensores de DDHH que, a pesar de las circunstancias, siguen firmes en su labor".

Según las denuncias, la destrucción ocurrió ayer viernes, día en que el Cenidh y otras cuatro ONGs defensoras de los derechos humanos en Nicaragua emitieron un informe en el que revelaron que al menos 49 indígenas fueron asesinados en 2020, sin que las autoridades investigaran los crímenes.

Nicaragua atraviesa una sangrienta crisis sociopolítica que no se observaba desde los años 1980 a 1990, también con Ortega en la Presidencia.

(c) Agencia EFE