Destituyen a ocho oficiales del Ejército por la muerte del subteniente Chirino en un “rito de iniciación”

·3  min de lectura
El subteniente Matías Ezequiel Chirino, víctima de una "fiesta de iniciación" en el Ejército
El subteniente Matías Ezequiel Chirino, víctima de una "fiesta de iniciación" en el Ejército

La Justicia militar destituyó a ocho oficiales del Ejército por su responsabilidad en la muerte del subteniente Matías Ezequiel Chirino, que falleció hace dos meses en un regimiento de Paso de los Libres, luego de haber sido forzado a beber alcohol en exceso y ser arrojado a la pileta, en una “fiesta de iniciación”. Otro oficial fue castigado con 25 días de arresto y todos pertenecen al Grupo de Artillería de Monte 3 de esa ciudad correntina, cuya cúpula ya había sido relevada.

La destitución es la máxima sanción disciplinaria prevista y fue dispuesta por el Consejo de Disciplina de la Brigada de Monte XII, que actuó en la investigación del caso en la esfera castrense. Se aplicaron los castigos por “desobediencia y abuso de autoridad”.

Los turbios nexos que tenía José López con el empresariado local

Según pudo saber LA NACION, entre los oficiales sancionados con la destitución habría tres capitanes, un teniente primero, dos tenientes y dos subtenientes.

El viernes próximo se darán a conocer los fundamentos de la medida y las identidades de los oficiales sancionados, aunque el avance de la causa iniciada en la justicia federal ya hizo trascender algunos nombres de los militares a los que se les atribuyen responsabilidades.

Los nueve imputados en la causa judicial son los capitanes Claudio Luna, Rubén Darío Ruiz y Hugo Reclus Martínez Tárraga, el teniente primero Darío Martínez, los tenientes Exequiel Aguilar y Franco Grupico, los subtenientes Facundo Acosta, Gerardo Bautista y la subteniente Claudia Cayata.

Tras el anuncio que el Consejo de Disciplina hará el viernes, los militares sancionados tendrán diez días para apelar la decisión ante el Consejo General de Disciplina, cuya sede está en Buenos Aires.

Los hechos

Según la reconstrucción de los hechos, se estima que el subteniente Chirino, de 22 años, debía incorporarse a la unidad militar correntina el 20 de junio, pero un oficial le comunicó que adelantara su presentación y llegara dos días antes, para organizar una comida de bienvenida a él y a otros dos subtenientes que también se integraban al regimiento.

Los testimonios de estos dos subtenientes habrían sido fundamentales para determinar las responsabilidades y el desarrollo de los acontecimientos, que terminaron en tragedia.

Chirino y sus dos compañeros habrían sido forzados a ingerir alcohol en exceso y a tirarse a una pileta que tenía agua sucia y bajas temperaturas, según trascendió.

Fuentes castrenses dejaron trascender su satisfacción por la celeridad de las actuaciones disciplinarias. “En menos de sesenta días, con Código de Disciplina vigente, se cumplió en imponer las más rigurosas sanciones. Queda ahora la justicia federal para juzgar los delitos que correspondan”, evaluaron.

El proceso en la jurisdicción militar se siguió adelante luego de que el ministro de Defensa, Jorge Taiana, ratificara la política de “tolerancia cero” frente a estos hechos graves. Incluso, a través de una resolución, prohibió los “festejos y ritos de iniciación” en las unidades militares.

A la muerte del subteniente Chirino siguió semanas después otro “rito de iniciación” en el Regimiento de Infantería de Monte 30 de Apóstoles, en Misiones, que ocasionó lesiones graves al cabo Michael Nathanael Verón.