Destituyen al gobernador de Río de Janeiro por un esquema de corrupción vinculado a la pandemia

·2  min de lectura
El gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel
El gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel

RÍO DE JANEIRO.- El gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, quien ya había sido apartado de sus funciones en agosto, fue definitivamente cesado este viernes, después de ser sometido a juicio político por una trama de corrupción en la que se desviaron fondos destinados a la construcción de hospitales durante la pandemia.

El Tribunal Mixto Especial (TEM), formado por jueces y diputados de la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro, alcanzó la mayoría necesaria para condenar y apartar a Witzel del cargo. Lo reemplazará oficialmente Claudio Castro, que ejercía como gobernador interino.

Alivio: un estudio británico subraya la baja incidencia de infecciones y muertes entre los vacunados

En agosto del año pasado, Witzel, del conservador Partido Social Cristiano (PSC), fue acusado de desviar fondos estatales destinados a la construcción de hospitales e instalaciones médicas para hacer frente a la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, que solo en Río tuvo hasta ahora 738.000 casos y 44.000 muertos.

En julio del año pasado, la ‘Operación Placebo’ de la Policía de Río de Janeiro llegó hasta el Palacio de las Laranjeiras, la residencia oficial de Witzel.

Médicos del hospital Badim de Río de Janeiro ayudan a los pacientes en la puerta del edificio
Fabio Teixeira/dpa


Médicos del hospital Badim de Río de Janeiro ayudan a ingresar a los pacientes al edificio (Fabio Teixeira/dpa/)

Una investigación había señalado al antiguo aliado del presidente Jair Bolsonaro como principal cabecilla de una trama en la que también habría sobrecostos en la compra de respiradores y tratos de favor al empresario Mário Peixoto, investigado por el Tribunal de Cuentas de Brasil.

El relator del proceso, Waldeck Carneiro, fue el primero en expresar su voto a favor de la condena de Witzel. El congresista leyó su decisión durante más de dos horas. Reprodujo algunos extractos de interrogatorios realizados durante el proceso y testimonios entregados a la Procuraduría General de la República (PGR) por los involucrados en el esquema de corrupción.

Los líderes de las FARC aceptaron por primera vez la responsabilidad por secuestros

“Considero fundado el reclamo acusatorio, dado que este acto, por parte del imputado, contribuyó directamente a proteger intereses privados, mezquinos e ilegítimos en a expensas de un alto interés público”, dijo Waldeck.

“La actitud del imputado, al evitar el ejercicio de su rol de máximo director ejecutivo del Estado de Río de Janeiro, en una clara acción omisiva, contribuyó directamente a las maquinaciones criminales de uno de los grupos económicos que disputaban, a través de la seducción criminal, de los agentes públicos y el pago de ventajas indebidas, los contratos de la Secretaría de Estado de Salud”, concluyó.

Agencia DPA y O Globo/GDA