Desplome de helicóptero deja una persona muerta

·2  min de lectura

David Carrizales, corresponsal

MONTERREY, NL., abril 24 (EL UNIVERSAL).- Un helicóptero privado se desplomó y se incendió la tarde de este viernes, luego de haber salido del Aeropuerto del Norte; el saldo del incidente fue de una persona fallecida, quien era el piloto de la aeronave.

El percance, cuyas causas se desconocen hasta el momento, se registró a la altura del kilómetro 19 de la carretera a Nuevo Laredo, cerca de las instalaciones de la Séptima Zona Militar.

Tras haber recibido el reporte, al sitio acudieron diferentes corporaciones de auxilio, como Protección Civil y Bomberos, para atender o rescatar al o los ocupantes de la aeronave y con el fin de extinguir el fuego. También arribaron elementos de cuerpos de seguridad para llevar a cabo el acordonamiento de la zona.

Fue necesario desviar el tránsito vehicular, mientras se realizaban las maniobras de sofocación del fuego que, tras el desplome, consumió la aeronave, y para que las autoridades competentes realizaran labores a fin de determinar las posibles causas del accidente.

El director estatal de Protección Civil, Miguel Ángel Perales, señaló que, según información preliminar, en la aeronave viajaba una sola persona. Se trataría del piloto de helicópteros Francisco Javier Elvira Domínguez, un ingeniero en ciencias aeronavales, quien proporcionaba servicios de taxi aéreo.

La aeronave Augusta Koala 109, matrícula N119AA, había salido del Aeropuerto del Norte para dirigirse a un helipuerto privado, cuando instantes después del despegue se precipitó a tierra; prácticamente, sobre la banqueta que se halla entre la cerca de malla ciclónica que delimita las instalaciones de la Séptima Zona Militar y los carriles de circulación en sentido de norte a sur de la carretera Monterrey-Nuevo Laredo.

Esta aeronave se desplomó sobre los cables del tendido eléctrico, por lo que fue necesario cortar la corriente de energía para proteger al personal que realizaba las maniobras tanto para sofocar el fuego, como para el rescate del cuerpo del piloto, y para mantener un cordón de seguridad en la zona.