Desplante de Jeanine Áñez: se fue de La Paz y no le traspasará el mando a Luis Arce

LA NACION
·4  min de lectura

LA PAZ (ANSA).- El electo presidente de Bolivia Luis Arce, del Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales, asumirá mañana su cargo en medio de un clima de tensiones con los miembros de la anterior administración interina que ya se marcharon, y con una huelga cívica en Santa Cruz y en Cochabamba.

La mandataria interina Jeanine Añez se fue ayer de La Paz para instalarse en su tierra natal Beni (centro-norte), por lo que mañana no asistirá a la ceremonia de investidura. Además denunció en Twitter que estaba siendo acosada legalmente por la administración entrante.

Todos los miembros de su gobierno ya renunciaron. Aunque algunos esperan la llegada de sus sucesores a la capital el lunes para las entregas oficiales, la mayoría ya regresaron a sus regiones de origen para reunirse con sus familias, lo que el periódico Página Siete, leyó como un desplante.

Diputados: el oficialismo demora la reforma judicial y responsabiliza a la oposición

El diario La Razón dijo que todos los ministros renunciaron al cargo, entre ellos: Luis Fernando López Julio, de Defensa; Álvaro Rodrigo Guzmán, de Energías; Álvaro Eduardo Coimbra, de Justicia; María Heidi Roca, de Salud; Gonzalo José Quiroga, de Planificación del Desarrollo; y Branko Marinkovic, de Economía.

En tanto, el Ministerio Público de La Paz ordenó una alerta migratoria para evitar que los exministros interinos de Interior y Defensa, Arturo Murillo y Fernando López, salgan del país por no responder en un juicio abierto en su contra por un supuesto recargo pagado en la compra de gas lacrimógeno.

Elecciones en EE.UU.: los líderes bolivarianos ironizan sobre los reclamos de Donald Trump

La Comisión de Transición del MAS encargada de elaborar un informe sobre la gestión del gobierno saliente realizó una rueda de prensa en La Paz en la que calificó la situación como "un desastre".

Wilfredo Chávez, representante de la Comisión, argumentó que "estamos recibiendo información de un gobierno del desastre, información caótica, que lamentablemente solo demuestra y prueba casi un año de caos y robos del que el gobierno de transición fue protagonista", reportó Página Siete. También denunció que el gobierno saliente se llevó información del Ministerio de Salud, consolidó el traspaso de tierras en favor de la familia del ministro Branko Marinkovic y estos días pagó cifras millonarias a una empresa constructora.

Anteanoche, además, se registró un "extraño robo" sobre los informes del caso de los respiradores comprados a sobreprecio para la pandemia de Covid-19.

En tanto, según el diario La Razón, las Fuerzas Armadas hicieron saber que garantizarán el respeto al gobierno "legal y democráticamente" constituido y que encabezará desde mañana Arce.

"Las Fuerzas Armadas nacen antes que la Patria misma y se convierten en el baluarte de la convivencia pacífica (.) en cumplimiento de su misión constitucional garantizan a la población el resguardo de la soberanía, la independencia, el respeto a la Constitución Política del Estado y al gobierno legal y democráticamente constituido", establece un comunicado del Arma.

Arce ganó las elecciones del 18 de octubre con el 55,10% de los votos y una diferencia de más de 26 puntos con el segundo, Carlos Mesa, pero movimientos civiles de Santa Cruz y Cochabamba y otros grupos cuestionan el resultado y denuncian que hubo fraude, aunque sin mostrar pruebas.

Además se están desarrollando cabildos abiertos y marchas en esas regiones que exigen una auditoría a las elecciones.

Añez había asumido la presidencia transitoria de Bolivia en medio de una crisis política con el desafío de convocar elecciones en un clima de tensión al que luego sobrevino la pandemia.

El 12 de noviembre del año pasado la entonces senadora opositora de Unidad Demócrata y vicepresidenta segunda del Senado asumió la presidencia interina del país tras la renuncia dos días antes de Morales.

El líder indígena denunció que fue forzado a renunciar por un golpe de Estado, luego de que una comisión de la Organización de Estados Americanos (OEA) denunciara fraude en las elecciones en las que Morales había vencido.

Evo partió primero hacia México y luego se instaló en Argentina asilado, donde aún se encuentra, aunque el lunes regresará a su país.