Despidieron a dos empleados por decorar una pizza con símbolos nazis

LA NACION

El sábado pasado, cerca de la hora de la cena, Mitsy and Jason Laska decidieron que no cocinarían. Ordenaron una pizza de pepperoni en un local de Little Caesars cerca de su casa en Middleburg Heights, Ohio. Al regresar a su hogar se dieron cuenta de que su comida contenía un mensaje antisemita y, tras su denuncia, dos empleados de la tienda fueron despedidos.

Cuando abrieron la caja de la pizza, se dieron cuenta que sobre la mozzarella el salamín estaba dispuesto en forma de cruz esvástica, el típico símbolo nazi de la Segunda Guerra Mundial. Boquiabiertos e indignados, la pareja decidió tomar cartas en el asunto.

"Miss Hitler": aspiraba a ser una reina de belleza neonazi y terminó en prisión

"Mi esposo fue al local de Little Caesars para comprar algo para comer. Al llegar a casa trae con él esto [la pizza con la esvástica de pepperoni] Estoy muy decepcionada. Esto es entristecedor y preocupante y para nada gracioso. Estas no son bromas graciosas y no deberían hacerse, menos en horario laboral", escribió la mujer en su cuenta de Twitter.

Según reproduce The Independent, desde la cadena de pizzerías le aseguraron a la agencia de noticias Reuters que dos empleados involucrados en la elaboración de la pizza reconocieron que la hicieron como una broma y que no se suponía que el producto debería colocarse en el exhibidor para ser vendida. A raíz del hecho despidieron a los dos empleados.

El sorprendente momento en el que un águila caza a un tiburón en la playa

"Tenemos tolerancia cero en lo que se refiere a racismo y discriminación, en cualquiera de sus formas. Los empleados de esta franquicia fueron despedidos. Estamos muy decepcionados con lo ocurrido ya que este tipo de conductas se contrapone a nuestros valores. Nos hemos puesto en contactos con el cliente para disculparnos", aseguraron desde la cadena en una comunicado a la cadena local 19 News.

En diálogo con la agencia de noticias, Laska aseguró que además de la pérdida del empleo, era importante que los responsables de esa acción discriminatoria entendieran el por qué. "Si el odio se esparce así y la sociedad no lo toma con seriedad el mundo seguirá dividido. En el escenario actual un gesto como este es completamente inaceptable. Espero que los dos responsables del hecho aprendan una valiosa lección. Debemos esparcir el amor, no el odio", concluyó.