Despiden a elementos fallecidos en el Águila 1

En un emotivo evento que encabezó Tere Jiménez, se rindió homenaje a Porfirio Javier Sánchez Mendoza, ex secretario de Seguridad Pública del Estado; el piloto Olegario Andrade Zamorano; el capitán Víctor Manuel Valdez Sánchez; y los artilleros Juan Humberto Rincón Martínez y Alejandro Serafín Guerrero, “quienes -expresó la gobernadora- fueron seres humanos ejemplares”.

Durante su mensaje, Tere Jiménez dijo que Aguascalientes no perdió a 5 de sus mejores elementos, sino que ganó a 5 héroes que serán motivación para no bajar la guardia y continuar con las labores de seguridad tal y como ellos lo hubieran hecho.

“Recordamos su memoria para no olvidar nuestro compromiso con Aguascalientes y con su gente, ya que siempre trabajaron con honor y lealtad para garantizar la paz y la seguridad de nuestro estado”, indicó la gobernadora.

Tere Jiménez reiteró su apoyo y solidaridad incondicional a las familias de los policías, así como su compromiso por mantener el trabajo coordinado con la Catorceava Zona Militar, la Guardia Nacional, la Fiscalía General del Estado y las corporaciones de los tres órdenes de gobierno, para que la entidad siga siendo referente en materia de seguridad.

“Es lo que ellos hubieran querido, es lo que hubieran hecho y es lo que haremos. Lo digo con firmeza: Aguascalientes se mantendrá seguro; esa es la mejor manera de honrar a los que hoy se nos adelantaron en el camino”, aseguró.

Por su parte, el secretario general de Gobierno, Florentino Reyes Berlié, aplaudió la labor que desempeñaron y mencionó que dar la vida fue una muestra de su compromiso por un mejor estado, y que ese nivel de servicio es ejemplo para los servidores públicos que trabajan por un mejor Aguascalientes.

Durante este acto solemne se realizó el último pase de lista a los elementos y se montó la primera y segunda guardia.

Al homenaje se sumaron familiares, fuerzas armadas de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, la Guardia Nacional, la 14ava Zona Militar, funcionarios estatales, municipales y la sociedad aguascalentense que reconocieron la carrera y vida de los elementos.