"Queremos despedirlos como se merecen"

·1  min de lectura

TLALNEPANTLA, Méx., septiembre 15 (EL UNIVERSAL).- "Le pedimos mucho a Dios para que salgan y despedirlos como se merecen", declaró Jorge, quien ahora vela los restos de su hija Mía, pequeña de 3 años que murió tras el derrumbe en el Cerro del Chiquihuite y está a la espera de que rescatistas den con los cuerpos de su otro hijo y esposa.

Mía Mayrin, de tres años de edad; Jorge Dilan, de cinco, y Paola Gabriela, de 22, son los nombres de la madre de familia y sus dos hijos que quedaron bajo las rocas tras el derrumbe en el Cerro del Chiquihuite en Tlalnepantla, el pasado viernes.

Ayer martes, rescatistas lograron recuperar el cuerpo de Mía Mayrin de un hueco entre las pesadas rocas que destruyeron su casa.

Este miércoles, amigos y familiares acompañan a Jorge, quien dos días después de la tragedia

Jorge mantiene la esperanza, ya no de encontrarlos vivos, sino de al menos recuperar sus cuerpos.

"Donde encontraron uno, debe estar el otro, estamos con Dios y le pedimos mucho para que salgan y despedirlos como se merecen”, dijo a diversos medios.

El padre de familia contó entre lágrimas que se encontraba en el trabajo cuando ocurrió el derrumbe.

"Estaba en el trabajo, desgraciadamente ya cuando llegué no pude hacer nada, ya era demasiado tarde, eran muchas piedras las que estaban ahí".

"Me siento terrible, es algo que nunca había sentido, pero tengo que ser fuerte porque me faltan otros dos", finalizó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.