Despedida a la titular de Asociación Madres de Plaza de Mayo

ARGENTINA HEBE DE BONAFINI (AP)
ARGENTINA HEBE DE BONAFINI (AP)

Cientos de militantes políticos y sociales despidieron el jueves en Buenos Aires a Hebe de Bonafini, la fallecida titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, en un acto de homenaje en el que fueron depositadas sus cenizas en la misma plaza donde pervive el reclamo de justicia por los crímenes de la última dictadura militar argentina (1976-1983).

La combativa mujer referente de derechos humanos, quien falleció el domingo a los 93 años, había pedido expresamente que sus cenizas descansaran en la Plaza de Mayo, escenario de las rondas que encabezaba todas las semanas junto a otras madres en reclamo de la aparición con vida de sus hijos desaparecidos.

“El día que me muera no tienen que llorar, tienen que bailar, tienen que cantar, hacer una fiesta en la plaza, porque hice lo que quise, dije lo que quise y peleé con todo”, dijo aún en vida De Bonafini, cofundadora de la asociación humanitaria en 1977, acerca de cómo le gustaría su despedida final.

Sus seguidores eligieron un jueves, el día en el que las mujeres que cubren sus cabezas con pañuelos blancos siguen realizando sus caminatas alrededor de la pirámide que se alza en la plaza por las 30.000 personas que desaparecieron en manos de los militares.

Como es tradición cada vez que fallece una integrante de la Asociación Madres, también las cenizas de Bonafini fueron enterradas en la zona ajardinada que rodea a la pirámide, momento que fue acompañado por integrantes de la agrupación.

La verja que rodea el monumento lucía a su vez con imágenes de la dirigente y mensajes dirigidos a ella, algunos escritos en grandes pañuelos.

En el homenaje participaron funcionarios que pertenecen al kirchnerismo, el movimiento que encabeza la vicepresidenta y exmandataria argentina Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) dentro del peronismo, militantes de organizaciones sociales de izquierda y sindicalistas.

De Bonafini es elogiada por esos sectores por su valentía durante la dictadura -cuyos máximos jerarcas terminaron siendo enjuiciados y encarcelados- y su posicionamiento político en contra de Estados Unidos y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

De Bonafini también fue muy crítica en los últimos tiempos con el presidente argentino Alberto Fernández, por considerar que con la renegociación de la deuda con el FMI profundizó la pobreza. Sin embargo, la dirigente humanitaria permaneció siempre leal a la vicepresidenta Fernández de Kirchner.

Símbolo mundial de la lucha por los Derechos Humanos, la mujer era una figura controvertida que despertaba adhesiones y odios en el país sudamericano.

Su estrecha cercanía con el kirchnerismo le valió duros cuestionamientos de otras fuerzas políticas y disputas con otros organismos defensores de los derechos humanos.